En kioscos: Octubre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Reflexiones en torno al día del Bombero. Por Guido Asencio

Para poder reflexionar acerca de los desafíos que se proponen para los Bomberos de Chile, es importante tomar en cuenta todos los avances que la institución bomberil presenta, en un escenario que hoy en día presenta un cuerpo normativo más amplio que aborda distintas temáticas que por años habían estado relegadas a un segundo plano. Hoy en el día del bombero, se puede rescatar que los avances institucionales han sido bastantes, pues con el establecimiento de la Ley Marco, se viene a suplir una falencia normativa que fue instruida después de muchas discusiones que hoy tienen plena vigencia, profundizando en temáticas tan relevantes como la estandarización de procesos y organización de todas las unidades bomberiles, contando con voluntarios mucho más preparados para enfrentar cualquier emergencia, lo cual radica en un capital humano dispuesto a entregar conocimientos y experiencias de un “Cuerpo Vivo” que presenta profundas transformaciones, que vienen a reforzar que esta institución se ha subido al carro de la modernidad. Por su parte la renovación de material mayor y menor representa una ventaja que permite contar con mejores herramientas que se pueden colocar al servicio de la comunidad, entregando respuestas mucho más eficientes a la hora de enfrentar cualquier emergencia, donde la normalización de los procedimientos abre una ventana hacia la optimización de recursos públicos, de lo cual resulta fundamental enfatizar a cualquier voluntario que el uso de estos, debe ser utilizado con el mayor de los cuidados posibles, puesto que ya no corresponden a ingresos que vienen solamente del esfuerzo de un par de voluntarios o instituciones de beneficencia, sino que cada vez más el erario público apuesta a inyectar recursos que deben ser usados con el debido resguardo, para no afectar la ejecución presupuestaria tanto de sus propias Compañías así como también del Cuerpo de Bomberos en general. Hoy en día se vive en un mundo cada vez más convulsionado, donde la toma de conciencia en cualquier ámbito constituye el punto de partida para hacer las cosas de la mejor forma posible, los bomberos no están ajenos a esta condicionante, pues representan a una institución que por años ha sido prestigiada por las formas de enfrentar cada situación. No es casual que salga destacada en muchas encuestas de prestigio nacional como una de las institución más valoradas por los ciudadanos, eso constituye un valor en sí mismo, donde también surge una gran responsabilidad consistente en perseverar en el tiempo, demostrando la probidad y transparencia necesaria, que ciertamente está consagrada en las normativas legales, pero esto va más allá que eso, sino que viene a constituirse como un valor moral que los bomberos deben aprender a dimensionar en el tiempo. Por otra parte, las reparticiones públicas cada vez más presentan un compromiso con la institución, pasa por ejemplo con los Gobiernos Regionales, los cuales comprometen financiamiento para diversos proyectos, consistentes en robustecer el material aportado que se puede traducir tanto en el llamado material mayor como son los vehículos adaptados a las necesidades de los Cuerpos de Bomberos. Es preciso señalar que en muchos de los casos el financiamiento resulta de gestiones compartidas entre la Junta Nacional de Cuerpos Bomberos, el Gobierno Regional y donaciones particulares, enfatizando en la necesaria colaboración que debe existir entre instituciones que sirven a la sociedad, de diferentes formas pero que en conjunto constituyen un aporte invaluable para todas las personas. Lo anterior ha permitido, enfrentar de mejor forma la diversidad de emergencias a la que hoy están expuestos los bomberos. La existencia de catástrofes en nuestro país obedece una la normalidad, dentro de la cual los incendios son solamente una de los más frecuentes, sin embargo, otras emergencias como: accidentes vehiculares, terremotos, accidentes acuáticos, emergencias químicas, en fin, todas estas hoy forman parte de la cotidianeidad que debe enfrentar el bombero actual, lo cual requiere de una capacitación permanente en diferentes materias, por eso el Cuerpo cada año presenta un plan de capacitación que involucra desde cursos básicos normados por la institución y otros más especializados realizados a través de la Academia Nacional de Bomberos, institución perteneciente a la Junta que ha contribuido de manera sustancial a la profesionalización de la labor bomberil. Entre tanto desafío que se proponen los bomberos, es importante poder reflexionar sobre los aspectos filosóficos y humanos que llevan a decidir a ser un voluntario, donde las clásicas preguntas ¿de dónde venimos?, ¿quién soy? y ¿hacia dónde vamos?, resultan fundamentales a la hora de buscar una respuesta de por qué entramos a esta institución. Hoy tanto hombres como mujeres están dispuestos a incorporarse a los Cuerpos de Bomberos, arriesgando muchas veces su vida sin recibir compensación alguna. Esto obedece a que las personas por su naturaleza buscan la trascendencia con sentido común, en el caso de bomberos muchos chilenos y extranjeros que componen el Cuerpo, ciertamente tienen el convencimiento de que están dando más que un grano de arena para la sociedad donde se desenvuelven, manifestando un sentimiento de humanidad, convencidos de estar dispuestos a ir en ayuda de otros cuando ocurre un incendio u otra emergencia, muchas veces causadas por otros hombres, sin embargo, siempre están dispuestos a asumir las consecuencias de llegar a un llamado. Una de las importancias de contribuir a la seguridad de la emergencia que el Cuerpo tiene presente, es que con su trabajo también ayuda al progreso y desarrollo de la comunidad resguardando los bienes muebles e inmuebles, a esta tarea se han incorporado paulatinamente numerosas mujeres, que junto con los voluntarios se han convertido en verdaderos garantes de la seguridad ciudadana ante las emergencias En el día del Bombero comparto estas reflexiones que están plasmadas de mejor forma en mi libro denominado “150 años del Cuerpo de Bomberos de La Unión 1869-2019” publicado el año 2020.

Guido Asencio Gallardo
Académico

Compartir este artículo