En kioscos: Julio 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Retejer el tejido social. Por Carlos López Dawson

LOS MURMULLOS DEL SILENCIO

Desde hace décadas que los movimientos sociales vienen solicitando mayor participación, ser más escuchados por los actores políticos y por los medios de comunicación. Esta demanda es en realidad política y trata de resolver la crisis que causó la dictadura al destruir el tejido social levantado durante décadas. El proceso de lo que he denominado retejer el tejido social no ha sido fácil y en ello no solo ha incidido la grave y criminal represión que sufrieron los dirigentes sociales y sindicales y las propias organizaciones, sino también el modelo económico que acentuó el individualismo y los valores del egoísmo. Esta situación fue denunciada en su oportunidad por muchos cientistas sociales concluyendo que era el resultado del neoliberalismo (González, Francisco. (2014). El neoliberalismo y su crisis: Causas, escenarios y posibles desenvolvimientos. Problemas del desarrollo, 45(178), 181-182. Recuperado en 14 de marzo de 2023, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0301-70362014000300009&lng=es&tlng=es.) Algunos autores han confirmado los antiguos diagnóstico que mostraban como el modelo desarmó ideológicamente a los jóvenes (. https://pijamasurf.com/2018/01/informe_petras_el_diagnostico_que_hace_20_anos_predijo_la_ruina_de_la_juventud_contemporanea/ ), permitiendo el transitorio éxito económico de tal modelo económico.

Todo indica que las organizaciones sociales fueron la fuerza que levantó la más grande manifestación contestaria en el país el 18 de noviembre de 2019, que se ha denominado el despertar de Chile. Las cuestiones planteadas entonces dieron origen al proceso constituyente cuyos hitos fueron una convención constitucional elegida democráticamente y un proyecto de nueva constitución que fue ampliamente rechazada por los ciudadanos, Como consecuencia de esto los partidos políticos representados en el Congreso Nacional decidieron un nuevo proceso que se inicia este año y que debiera culminar con una propuesta de nueva constitución.

Sin duda que las demandas que dieron origen a este proceso constitucional no han sido respondidas. Sin perjuicio de ello el mismo proceso constituyente no satisface plenamente o en absoluto a parte importante de la ciudadanía no militante Se le acusa de ser una nueva cocina, un acuerdo de la clase política celebrada entre cuatro paredes, de constituir una corrupción del derecho a la participación ciudadana. (. https://twitter.com/SergioGrezToso/status/1632952692434694145?t=Q3s9XEA4H8MAOpR4nYhExA&s=08 ) .

Otra critica importante ha surgido desde las organizaciones de derechos humanos, tanto respecto al proceso considerado no democrático, como a la selección de los expertos algunos de los cuales no cumplen con estándares de ética ( https://m.facebook.com/groups/381362546057957/permalink/1321193918741477/?sfnsn=mo&ref=share&mibextid=VhDh1V ). . Quienes protestan por esta situación estiman que es inaceptable que un cómplice activo, como encubridor de los crímenes cometidos en Colonia Dignidad, forme parte de una comisión tan relevante como la encargada de redactar la nueva constitución de Chile, donde se tratarán temas fundamentales como los derechos humanos que regirán en las próximas décadas en el país. Con ello, sostienen se revictimiza y humilla a quienes sufrieron torturas y a sus familiares, pone en entredicho la legitimidad y transparencia del proceso y empaña la imagen del país a nivel internacional.

LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Existen reglas ampliamente compartidas sobre el carácter que debe tener el Estado social de Derecho democrático, basado en los procesos realizados equitativa, transparente y de buena fe, con mecanismos que garanticen la participación ciudadana. La Participación Ciudadana se fundamenta en el reconocimiento y garantía de derechos humanos. Se materializa cuando con la participación del individuo tanto individualmente como colectivamente en el diseño y elaboración de políticas sociales. ( Habermas, Jürgen .1999. La inclusión del otro. España, Editorial Paidós).

Participación ciudadana, participación social y participación política, son las tres caras de la participación. Cuando ellas son coherentes y compatibles entonces la democracia se realiza. Generando la integración de los actores sociales ( Individuos-Instituciones de Administración del Estado) , necesaria para la consecución de una identidad y autonomía vista desde el principio de una concepción ciudadana, que se fundamente en la necesidad de contar con políticas de consenso y la configuración de nuevas áreas de solidaridad atingentes al territorio, lo económico, cultural y social.

Debemos entender conceptualmente que la alocución “Participación Ciudadana”, es aquella que se refiere al hecho o circunstancias en que los ciudadanos de un Estado se hacen parte, involucran, manifiestan, interactúan con el Estado, a objeto de participar activamente mediante los canales pertinentes de participación ciudadana en la gestión pública de ese Estado.

Lo anterior no significa que esos miembros o ciudadanos pertenezcan al aparato de la administración del Estado para ello; sino que conforme a las numerosas definiciones que existen al respecto la Participación Ciudadana, es dable consignar aquellas que primeramente la definen como el mecanismos en virtud del cual el cuerpo social (población) incide en las decisiones del Estado en materias públicas, de forma independiente de la administración pública ; en segundo término como se permite a las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) incidir también en materias tan sensibles como de tipo social (Vivienda, Salud; DD HH etc.); y en tercer término dicha participación ciudadana se da en aquellos espacios de discusión abierta sobre temáticas actuales y contingentes como lo serían Foros, Convenciones, Cabildos, etc., Por lo tanto, la participación es mucho más que elecciones donde se eligen representantes.

TEORÍAS CONSTITUCIONALES DE LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA: La participación ciudadana se reconoce mediante las cartas fundamentales (Constituciones) mediante la garantía y respeto de un derecho humano de naturaleza política mediante su expresión, en cuanto a su ejercicio ello se produce a través de diversos medios; dado que además supone que esa participación ciudadana del sujeto se realizará en forma gradual para su integración sea en forma individual (sujeto) ó colectivamente, en el proceso de fiscalización , control y ejecución de las políticas gubernamentales en materias sensibles como lo son educación, salud, vivienda, economía y vivienda, que propendan a satisfacer el desarrollo comunitario y que recojan las necesidades de esa comunidad.

Por otra parte, debemos distinguir que esa participación se ha de caracterizar por ser Activa (Como Derecho y Deber fundamental del sujeto a insertarse en la tarea común); Que sea Consciente, libre y responsable, dado que supone que la ciudadanía esté informada para que esta participación sea objetiva, completa y compresible; que sea Eficaz, ello necesariamente supone que ocurra mediante la inserción del sujeto (ciudadano) en la temática de la tarea común, permitiéndole una real y seria participación de éste y del colectivo( comunidad).

Las cartas fundamentales de varios Estados recogen y reconocen claramente este derecho humano de todo ciudadano a ejercer su participación y algunas son más modernas al permitir la participación ciudadana de manera amplia e incluyente, recogiendo con ello la teoría democrática contemporánea que considera a la participación ciudadana con la función de moderar o influir en el ejercicio del poder político desde la estructura del Estado mediante la expresión de preferencias y demandas de los diversos sectores de la sociedad.

La participación ciudadana se asocia con mecanismos de democracia directa, por ejemplo, iniciativa de ley, referéndum, plebiscito, consulta pública, revocación del mandato, así como la integración de consejos ciudadanos en organismos públicos para el diseño o reorientación de políticas públicas. La participación política en cambio se relaciona con el involucramiento de los ciudadanos en las estructuras formales de acceso y control de las posiciones de poder del Estado, partidos políticos, elecciones, integración del poder legislativo, contienda por el poder ejecutivo. La diferencia fundamental entre participación ciudadana y participación política es que la primera busca influir en la toma de decisiones públicas, mientras que la segunda busca los mecanismos de acceso al control del Estado.

NO DESECHAR LO TEORICO

La Convención Constitucional en su propuesta de nueva constitución hizo un aporte innegable que debería recogerse. En efecto, se integraron mecanismos de democracia directa como la utilización de herramientas digitales y normas para garantizan la participación de la ciudadanía en la vida política, económica, cultural y social del país. la participación ciudadana, materia consagrada constitucionalmente bajo un modelo de Estado Democrático, con un robusto cuerpo de articulados para la incidencia vinculante de la ciudadanía en la toma de decisiones.

Las herramientas establecidas para este fin se detallaban en 21 artículos y sus respectivos incisos, mientras que la actual Constitución de 1980 no hace alusión alguna a instancias de participación, ya que solo reconoce la democracia representativa formal, elecciones periodificas en su capítulo IV sobre Gobierno, la forma de elección del Presidente de la República y -en su capítulo X- sobre la justicia electoral y el funcionamiento del sistema de elecciones. La propuesta de la Convención, en cambio propuso la Democracia participativa.

El capítulo IV ofrecía algunos principios generales sobre la consagración de un Estado Democrático con elementos de representación, tanto directa como representativa, consagrando, además nuevos principios rectores como la paridad. La Convención propuso asignar un rol al Estado para generar mecanismos, como también se establecen herramientas específicas como la iniciativa popular de Ley, estableciendo normas como las siguientes: "La ciudadanía tiene el derecho a participar de manera incidente o vinculante en los asuntos de interés público. Es deber del Estado dar adecuada publicidad a los mecanismos de democracia, tendiendo a favorecer una amplia deliberación de las personas, conforme a esta Constitución y las leyes" "Los poderes públicos deberán facilitar la participación del pueblo en la vida política, económica, cultural y social del país. Será deber de cada órgano del Estado disponer de los mecanismos para promover y asegurar la participación y deliberación ciudadana incidente en la gestión de asuntos públicos, incluyendo medios digitales".

"Mecanismos de democracia directa regional. El estatuto regional deberá considerar mecanismos de democracia directa o semidirecta que aseguren la participación incidente o vinculante de la población, según corresponda". "Deberán considerar, al menos, la implementación de iniciativas populares de normas locales a nivel regional y municipal, de carácter vinculante, así como consultas ciudadanas incidentes".

"Iniciativa popular de ley. Un grupo de ciudadanos habilitados para sufragar, equivalente al tres por ciento del último padrón electoral, podrá presentar una iniciativa popular de ley para su tramitación legislativa".

MIRAR AL FUTURO

Las propuestas citadas son técnicamente correctas y es de esperar que sean recogidas en el nuevo proceso. El miedo no tiene fundamento cuando al ciudadano le dan la oportunidad de participar. Permitir a la sociedad civil participar a través de sus organizaciones en las decisiones de gobierno puede significar el fortalecimiento de la amistad cívica. Pero, se requiere atacar los contextos políticos desde una perspectiva integral, tales como democratizar los partidos políticos, mejores leyes para combatir la corrupción, educación cívica para la población, capacitación y enseñanza de derechos humanos para los funcionarios del Estado, mecanismos de resolución de conflictos entre el Estado y los ciudadanos (ombudsman), garantizar los derechos humanos, garantizar la libertad de expresión y sancionar el monopolio y la falta de democracia y transparencia al interior de los medios, acordar normas de justicia social que permita una justa distribución del ingreso, educación laica y gratuita, con vocación humanista y pacificadora .La democracia participativa es mucho mas que elegir a un representante, por cuanto tiene que ver como logramos entre todos calidad de vida.

Marzo, 2023.

Compartir este artículo