En kioscos: Abril 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Reversible: la inversión del patriarcado. Por Paquita Rivera y Alex Ibarra Peña

«Reversible» es una obra de teatro dirigida y escrita por Claudia Pérez, puesta en escena junto a Rodrigo Muñoz, Tatiana Molina y José Luis Aguilera, por la plataforma del Teatro Nescafé de las Artes. Esta representación resulta ser una propuesta de reflexión pertinente en estos tiempos de encierro pandémico en torno a ciertos modos de vida cuestionados en relación al privilegio patriarcal de dominación.

La atmósfera a ratos es excesivamente elocuente en el diagnóstico a relaciones humanas dañadas por su falta de igualdad, en donde el abuso hacia un subalterno entrona el poder en el abusivo privilegio de la jerarquía institucionalizada. Las relaciones humanas empobrecidas apartadas de la consecuencia que implica lo amoroso.

Los seres humanos negados en la lógica violenta del yo-yo que oprime al otro. Esa forma de existencia propia de la sociedad neoliberal sofocante desde el mal entendido exitismo, es la que remueve conciencias y conduce a la reflexión desde la auto observación a la que naturalmente lleva esta puesta en escena. El patriarcado caricaturizado y exacerbado en la tipificación del “femenino masculinizado”, tomando los conceptos de género tradicionales y las ideas de “roles” que la sociedad por siglos impuso a hombres y mujeres, e invirtiéndolos (de ahí el nombre “Reversible”) para de esta forma, confrontarnos como sociedad que dice haber despertado, y que este 18 de Octubre pretendemos conmemorar como un proceso activo, a un año del inicio del movimiento de revuelta social más importante de las últimas décadas. Una sociedad que tal como un ser vivo atacado en su sistema inmune se debate entre la vitalidad y la agonía, entre el sueño y la vigilia, es instalada frente a un espejo desde la lupa incisiva de Clauda Pérez y es llevada al auto análisis. Justo y necesario a días del aniversario de la revuelta de Octubre de 2019 y del histórico plebiscito que alberga las esperanzas de esta sociedad que lucha por erguirse saludable y vital, con la satisfacción del sueño alcanzado, del inicio de una historia en donde los protagonistas no son los poderes abusivos ni los violentos principios de la dominación.

Más avanzada la presentación, el exceso, a veces propio del arte dramático, se va diluyendo con una baja de intensidad que permite la pausa para la meditación inivitándonos a cuestionar nuestro modo de ser, tantas veces vencido por la estructura del patriarcalismo, causa de nuestra tragedia. Esa que es revivida en el dejo de desesperanza hacia el final de la obra, dejando una puerta abierta a la acción, o más bien planteando una interrogante que cada uno como parte activa de una sociedad pensante y en proceso de despertar, tenemos la posibilidad de responder en estos días, en acciones concretas como es el dirigirnos a las urnas siendo protagonistas de un cambio histórico no sólo para un país sino para una latinoamérica entera expectante y anhelante de esperanza.

La obra nos presenta la posibilidad de reconstruir ese espacio para la transformación paradigmática de nuestros tiempos que siguen pidiendo el cambio existencial a favor de una ética igualitaria propia del nuevo orden constitucional demandado por el movimiento constituyente popular que ha vuelto a su función histórica constructiva y utópica como es necesario que suceda.

Paquita Rivera.
Alex Ibarra Peña.
Colectivo Música y Filosofía:
«desde la reflexión al sonido que palpita».

Compartir este artículo