En kioscos: Agosto 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Se estrena “Espíritus del agua” segunda parte de la trilogía documental “Secas - Defensoras de las Aguas”

● Dirigido por el cineasta y montajista Galut Alarcón, y producido por la actriz y cineasta Chamila Rodríguez, ambos fundadores de la productora de cine POETASTROS, se estrenará este jueves 14 de julio en Centro Arte Alameda - Sala CEINA. Posteriormente tendrá exhibiciones a lo largo de Chile.

● Esta segunda entrega fue posible gracias al apoyo de Greenpeace y la Fundación Friedrich Ebert-Chile, y en estrecha colaboración con los movimientos socioambientales y territoriales del norte del país.

● La primera entrega de esta saga, “El río sueña”, obtuvo recientemente el premio Pulsar a la mejor música de audiovisuales. Su autor, el destacado compositor Sebastián Errázuriz, es también quien musicaliza este segundo documental.

● Tráiler oficial https://youtu.be/fCMaswL9YLE

“Espíritus del agua”, es la segunda entrega de la trilogía “Secas - Defensoras de las Aguas”, saga que profundiza en la aguda crisis hídrica que sufren distintas localidades y pueblos a lo largo del territorio nacional producto de los impactos del extractivismo y la agroindustria. Un recorrido que va desde el desierto en el norte del país hasta la región sub antártica, evidenciando las brutales secuelas en las cuencas de ríos y lagos de Chile. Siendo las voces de mujeres defensoras de sus territorios, las que visibilizan la intervención tanto de proyectos del Estado, como de empresas nacionales y transnacionales.

De este modo, SECAS se convierte en una panorámica narrativa y reflexiva contado desde la mirada de la mujer, en donde “lo pequeño” entra en tensión con “lo estructural”, movilizando así la reflexión en torno a una crisis hídrica que, a nivel nacional, afecta a una población cercana a un millón de personas desde el Norte Grande, Zona Central, Wallmapu y Patagonia, y que amenaza las formas de vida de más de la mitad de los habitantes del país.

“Lo que buscamos es que esta reflexión provoque un cuestionamiento respecto a la relación de lo grande devorando lo pequeño y, sobre todo, que con ello se abra un espacio de autoconocimiento de la acción humana en el devenir, y cómo éste debe modificarse para mantener los equilibrios naturales que enfríen el planeta, a través de pulmones verdes, la conservación y restauración de los ciclos del agua en los territorios intervenidos por el modelo devastador de los proyectos extractivos”, aclara su director, Galut Alarcón. Esta nueva realización se estrena además en un momento histórico de un muy posible cambio constitucional, que establece mecanismos para garantizar el acceso al agua como un derecho humano, y que abre curso a una gobernanza distinta de las aguas, precisamente la lucha que vienen dando sus protagonistas. “’Espíritus del agua” profundiza en la fuerza, valentía y convicción de estas mujeres, que van describiendo la realidad de injusticia y despojo hídrico, pero también posibles soluciones (muchas veces personales y no estructurales), las que juegan un rol fundamental a la hora de implementar las nuevas políticas de regulación que estarán escritas en la nueva Constitución que confiamos en que nuestro pueblo aprobará, la primera con representación paritaria y plurinacional, que reconoce el valor de la multiculturalidad en los ejes productivos, generando herramientas nuevas que las comunidades, sus sabidurías políticas y ancestrales las que deberemos aprender a poner en tabla a la hora de equilibrar fuerzas con el Estado y crecer no solo en valores económicos, sino también del buen vivir”, agrega Alarcón.

Con la misma urgencia de la primera obra, “El río sueña”, rodado en la zona central de Chile, en “‘Espíritus del agua” el foco está puesto en vertientes salares, lagunas y acuíferos que en el transcurso de cuatro décadas han desaparecido irreversiblemente o que están siendo degradados de manera acelerada por las necesidades de crecimiento productivo interno del país, y nuevas demandas mundiales externas de materias primas; como son los casos de los yacimientos de litio, las plantaciones de paltas o la contaminante industria de los salmones. Un nuevo modelo de justicia hídrica es urgente en la nueva Constitución de Chile y sus pueblos”, señala Chamila Rodríguez.

“Espíritus del agua”, el despojo hídrico en el norte del país

En el desierto de Atacama, el más árido del mundo, la gran minería ha venido interviniendo caudales de agua durante décadas para utilizarlos en sus múltiples faenas y relaves. Dejando zonas irrisorias de conservación natural y relegando a la población al uso mercantilizado de agua desalinizada o al suministro mediante camiones aljibes.

La demanda mundial de litio para el cambio de matriz energética y expandir la electromovilidad, ha acelerado estos procesos, generando un exponencial sobre otorgamiento de derechos de agua por parte del Estado en el territorio ancestral de los pueblos Kunza, Licanantay, Quechua o Aymara. Esto ha generado un aumento de población flotante, y un radical cambio de uso productivo, ya que se requiere del desvío de los caudales y la intervención de la cuenca del río San Pedro para poder abastecer a una población minera en constante aumento.

Esta es la realidad que enfrentan las defensoras protagonistas de “Espíritus del agua”, como Karen Luza, descendiente del pueblo Licanantay, quien vive en la localidad de Séquitor en el altiplano volcánico. Su casa está emplazada en la ribera del río San Pedro, uno de los más importantes oasis de la región, y en representación de autoridades de diferentes comunidades lucha por defender su forma de vida ancestral y al río que ha generado el milagro de la vida durante milenios, hoy amenazados por las extracciones de la minería.

“Nací en un territorio devastado por el extractivismo y el consumo, he sido testigo de historias y horrores que por siglos se repiten y de los cuales aún no aprendemos ninguna lección. Se hablaba años atrás del cobre para Chile, hoy hablamos del litio para Chile, al parecer a nadie le importa ese proceso en el cual se requieren toneladas y toneladas de agua para su producción y tampoco se habla de los campamentos mineros que aparecen como de la nada en nuestros desiertos, poniendo en riesgo la vida de culturas ancestrales y los habitantes en general por falta de suministro de agua. En este país la importancia del agua mucha gente no lo comprende, ya que es un recurso vital que se agota rápidamente. En la zona de San Pedro de Atacama la corrupción nuevamente nos tiene con cortes repetitivos de agua potable, cosa que no había pasado jamás y ahora estamos tratando de entender la problemática y destapar secretos oscuros que nos tienen en la disyuntiva de qué va a pasar con los habitantes de nuestros pueblos”, nos advierte Luza.

En las afueras de la ciudad de Antofagasta hay un humedal y ahí una pequeña vertiente que genera un delgado trazo verde en medio de la inmensidad mineral y las dunas. En este paisaje suburbano, Carmen Serrano y Ada Calderón, lideran un proyecto autogestionado de defensa de las quebradas del sector de La Chimba. Escucharlas hablar de las aves del lugar, insectos y caracoles endémicos que habitan ese pequeño surco de aguas fósiles, es oír a dos científicas autodidactas que conocen el inmenso valor que ese hilo de agua tiene para la vida del desierto, en riesgo por la actividad minera, la contaminación y la expansión inmobiliaria admitida por el Estado en lugares que antes estaban protegidos como santuarios de conservación. Sin embargo, lejos de claudicar en su tarea, continúan día a día buscando formas de fortalecer esta protección esencial para la vida, para lo cual invitan a Cristina Dorador, microbióloga y convencional electa, para compartir con ella sus hallazgos.

La dirección, guión y montaje de esta nueva pieza documental estuvo a cargo del cineasta Galut Alarcón, acompañado en la dirección de producción por la actriz, directora y productora ejecutiva Chamila Rodríguez. Ambos son fundadores y directores de POETASTROS, productora cinematográfica que además de rescatar y finalizar las películas perdidas de la etapa chilena de Raúl Ruiz, han focalizado su trabajo en visibilizar las problemáticas sociales y ambientales que nos afectan.

En cuanto a la banda sonora, está nuevamente a cargo del aclamado compositor Sebastián Errázuriz, quien recientemente obtuvo el premio Pulsar a mejor banda sonora por “El río sueña”. Para Errázuriz, tanto “Espíritus del agua”, así como “El río sueña”, “ha sido un interesante desafío que me ha puesto Galut Alarcón para entrar en un terreno que transita entre la composición musical y el diseño sonoro. Me siento muy afortunado por la invitación a explorar los sonidos de los territorios adentrándose en los relatos de estas mujeres defensoras de las aguas”, comenta con gran satisfacción.

Defensoras y protagonistas: Karen Luza, San Pedro de Atacama – Séquitor; Cristina Dorador, Antofagasta; Carmen Serrano y Ada Calderón, Humedal Vertiente La Chimba de Antofagasta. La pieza contempla también una performance filmada en el desierto de Atacama y que cuenta con la participación de las defensoras: Karen Luza, Verónica Vilches, Jenny Caru, Constanza Verdejo y Chamila Rodríguez.

El estreno “Espíritus del agua” será este jueves 14 de julio en Centro Arte Alameda, Sala CEINA, ubicada en calle Arturo Prat 33, Metro Universidad de Chile.

Posteriormente tendrá exhibiciones a lo largo de distintos territorios desde Arica a Punta Arenas. Para luego ser puesto a disposición con acceso libre a través del sitio web secas.film días antes del Plebiscito de Salida.

Crédito de Fotografía: Manuela Martinoya

Sitio web: www.secas.film

facebook.com/secas.film

instagram.com/secas.film

Compartir este artículo