En kioscos: Enero 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

"Seremos los hablantes diremos la verdad": 50 años de la cantata. Por Alex Ibarra

A inicios de los noventa, en calle Balmaceda daba vuelta la cassette, alumbrandonos con unos cigarrillos, en actitud solemne sin ser militantes, escuchábamos la Cantata Santa María de Iquique, intuiamos que nos hablaba de un Chile que conocíamos. Seguro era una noche larga de invierno maulino.

Quizá cuántas historias diferentes son las que componen el relato sobre la primera vez que escuchamos la cantata. Esta noche casi sin estrellas, cantabamos como un himno desde inicio hasta el final la epopeya de la Primera Línea de la nefasta historia salitrera. Las pausas del unísono coro, solo en las intervenciones instrumentales y en el intenso relato del actor Alfredo Castro. En parte de la puesta en escena, el legendario grupo pudo haberse dado el lujo de sentarse a escucharla, pero no hubiera sido lo mismo. Los cumpleaños tienen mayor sentido con la participación de sus protagonistas: Quila amigo el pueblo está contigo!

Emocionante noche al aire libre, con parte de un Chile despierto, un pueblo unido que no se siente vencido. Son tres meses de revuelta popular con el crecimiento de la concientizacion en la que el ser volvió a su centro. Se nos paraban los pelos en cada estrofa cantada, es que la verdad no está tan lejos de la belleza.

La historia de la Escuela Santa María resuena como un largo transitar, incluso más allá del desierto que esconde al mineral, alimento que nutre al pampino. Aquí estamos, miles de miradas que destellan la emocion de un pueblo unido cantando. Somos esa historia confirmada por hechos concretos, poros y marcas de una piel. Explotados seguimos siendo, pero con fuerza para alzar el brazo que sólo cae cuando la bala asesina penetra el cuerpo: "Piñera...asesino igual que Pinochet". Seguiremos insistiendo #BastaYaDeRepresion.

Este canto representa la historia del sur oprimido, la utopía sigue encendiendo ese horizonte que permite ver que la belleza no es de los privilegiados. Lo hemos jurado compañero algún día será la liberación, por eso vamos por todo, otra vez hasta recuperar lo que nos pertenece.

Gracias Quila son parte de nuestra historia seguiremos cantando después de cada primavera. Este canto es para siempre, es canto valiente. La balas matan, pero no son el silencio, de voz en voz se pasa la verdad, eso lo sabían nuestros ancestros. Esta cantata es parte de nuestra memoria por eso nos ayudan a seguir cantando por siempre sin despedida.

Alex Ibarra Peña.
Dr Estudios Americanos.

Compartir este artículo /