En kioscos: Enero 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Sobre el origen del neoliberalismo, octubre 18 de 2019 y algunas consecuencias. Por Oscar Orellana

1.- (Primer Antecedente) Por lo menos desde los clásicos en adelante (Siglo XIX: Smith, Ricardo, Malthus y Marx, aunque Marx fue más bien un crítico de la Economía Clásica), un Problema Central de la Economía ha sido la Distribución del Ingreso, problema que ellos intentaron (con diferencias importante) resolver con la así llamada Teoría del Valor Trabajo, la cual es una teoría económica heterodoxa que considera que el valor de un bien o servicio está determinado por la cantidad de trabajo socialmente necesario para producirlo, en lugar de la utilidad que le encuentre el propietario, trasladando el problema al ámbito personal-psicológico. Pero, no olvidemos que, junto al problema de la Distribución del Ingreso viene el Problema del Poder.

La idea de valorar un bien o servicio usando la cantidad de trabajo socialmente necesario para producirlo tiene un cierto grado de objetividad intersubjetivo, pero es discutible, tiene problemas teóricos y no les gustó mucho a los capitalistas de la época, porque si el trabajo es la fuente del valor de las mercancías y servicios (es decir, el que cristaliza en valor), entonces el obrero o trabajador debería ser el que se vea beneficiado de éste. Por este motivo y en ese contexto histórico-teórico se levantó la Revolución Marginalista contra los Clásicos, particularmente contra Marx y la Teoría del Valor Trabajo.

La Economía siempre ha sido un Campo de Batalla, donde el más poderoso impone sus términos o como dice el refrán popular “la regla de oro es: que el dueño del oro hace las reglas”. Chile, este país relativamente minúsculo, ha sido un lugar, un territorio, junto a su gente, donde algunas de estas batallas se han peleado sin mayor conocimiento del origen, supuestos y consecuencias de semejantes teorías. Aquí intentaremos darle un poco de contexto al levantamiento ciudadano del 19 de octubre de 2019, y además sacaremos algunas enseñanzas.

A lo largo de la Historia de Chile tales batallas teóricas se han transformado en batallas sociales en las calles y ciudades, las cuales siempre han sido impares, por un lado están los que defienden sus intereses y privilegios, utilizando al pueblo contra el pueblo y los militares como respaldo, y por el otro lado están los que arriesgan su vida para lograr alguna reivindicación de naturaleza socio-económica. Según el historiador Gabriel Salazar, los Militares Chilenos han atentado más de 40 veces contra su propio pueblo para defender los intereses de la elite y desde el siglo XIX en adelante han intervenido directamente 23 veces en favor de la oligarquía con las consecuentes matanzas y muertes. La más grande de todas fue la matanza de la Escuela Santa María de Iquique.

Hoy, Chile tiene la oportunidad de ser un ejemplo para el resto del mundo, si logramos desterrar las batallas sociales en las calles y ciudades, y los poderosos se allanan a compartir el ingreso de manera justa y solidaria, poniéndonos de acuerdo de modo civilizado en cómo se debe “repartir la torta generada por la comunidad de trabajadores”, y que a la vez constituya la base material de una sociedad decente y justa. Para ello es necesario, pero obviamente no suficiente (dijo el ingenuo o cándido optimista que escribe estas notas) examinar rigurosamente cuales son los supuestos y las consecuencias del ordenamiento económico, político y social que proponemos por medio de nuestros esquemas o andamiajes teóricos y así la gente pueda elegir con conocimiento de los supuestos y consecuencias, el sistema de ordenamiento socio-político-económico de convivencia.

2.- (Segundo Antecedente) Friedrich August von Hayek (1899-1992) en su manifiesto fundacional titulado “Camino de Servidumbre” (1944) hace una defensa del Liberalismo criticando la Economía Planificada y al Socialismo, que considera un peligro para la libertad individual y conducente al Totalitarismo. Una de las tesis centrales que von Hayek expresa en el libro citado es que los altos impuestos y un Estado de Bienestar grande son contrarios a un desarrollo económico dinámico.

En la década de los treinta, estando en la London School of Economics, von Hayek comienza a desarrollar una rivalidad beligerante en contra de la conceptualización teórico-económica de J.M. Keynes. Lamentablemente, para sus pretensiones, durante los años 30, fueron las ideas de J.M. Keynes (el así llamado Estado de Bienestar) las que se hicieron populares y hegemónicas debido a sus éxitos en la superación de la depresión de los años treinta y como estrategia para detener el avance del comunismo Ruso. Además, después de la Segunda Guerra Mundial triunfaron Gobiernos Socialdemócratas o Socialistas, por lo cual von Hayek perdió relevancia y parte de la fama que había ganado previamente.

En 1947 el empresario suizo Albert Hunold crea y financia la Societé Mont Pelerin (Sociedad del Monte Peregrino). El Señor Hunold reúne a industriales y banqueros suizos con el objetivo de reunir fondos para financiar un cuerpo de expertos que fueran capaces de proveer consejos e ideas sobre problemas políticos y económicos específicos. Friedrich von Hayek participa activamente en esa fundación, la cual reunía a grandes banqueros, industriales, a monetaristas como Milton Friedman, a miembros de la escuela del “Public Choice” como James M. Buchanan, personalidades de la escuela neo-austríaca, y filósofos como Karl Popper. En este contexto fundacional nace el neoliberalismo de la mano de von Hayek, el cual junto a los demás integrantes abogan por un Capitalismo Puro y Sin Restricciones (o Sin Regulaciones). A partir de la crisis del petróleo de los años setenta esta ideología se hizo hegemónica en el mundo, época en la que se hicieron las primeras aplicaciones de ella en Chile, en el contexto de la dictadura militar (1973-1990).

Pero, esta doctrina e ideología político-económica no logra desmontar el Estado de Bienestar keynesiano en EEUU, ni en Inglaterra hasta la década de los 80 con R. Reagan y M. Thatcher, respectivamente, y solo lo logra parcialmente. Las consecuencias de la desregulación económico-financiera neoliberal se vivieron e hicieron sentir primero en la llamada Crisis de la Deuda, entre 1982 y 1985, que se debió al mal manejo monetario y aproximadamente 30 años después, durante la crisis de fines de 2007 y 2008 (la tristemente célebre crisis “subprime”), y todavía no salimos de ella. En la primera media hora de la crisis quedaron 30 millones de cesantes en el mundo (ver el documental “Inside Job”). Posteriormente, la crisis es exportada desde EEUU a Europa y países como Grecia y España quedan al borde de la quiebra. En EEUU aparecen campamentos de desocupados y niveles de pobreza nunca antes visto, exceptuando el periodo correspondiente a la gran depresión que se inicia en el año 1929. El estado de Chile durante el año 2009 se vio en la obligación de inyectar alrededor del 4,4% del PIB para salir de la crisis, a pesar de que no fuimos los responsables de generarla.

Los antecedentes del neoliberalismo en Chile se remontan a la década de 1950. En 1955 la Pontificia Universidad Católica de Chile hace los primeros intentos por suscribir acuerdos con la Facultad de Economía de la Universidad de Chicago, lugar en que se desarrollaban los fundamentos y soporte teóricos del Neoliberalismo. Los primeros Chicago-Boys chilenos, fueron: Sergio de Castro, Pablo Baraona, Álbaro Bardón, Emilio Sanfuentes, Rolf Luders, Sergio de la Cuadra, Manuel Cruzat, Ernesto Silva, Cristián Larroulet (Actual asesor del presidente Piñera), Felipe Lamarca, Ernesto Fontaine, Miguel Kast y Joaquín Lavín (actual alcalde de Las Condes). Varios de ellos ocuparon cargos durante la dictadura militar (1973-1989). Los primeros en egresar de Chicago se instalaron en la dirección de la Facultad de Economía de la Pontificia Universidad Católica de Chile, reformando el currículo de economía y crearon: el centro de Investigación Económica, la página económica del diario el Mercurio, el Centro de Estudios Socioeconómica y la revista Qué Pasa. En el año 1972 aparece un texto prologado por Sergio De Castro titulado “El Ladrillo” y cuyos principales autores fueron los economistas Andrés Sanfuentes, Juan Villarzú y José Luis Zabala Ponce, documento que posteriormente se trasformará en el fundamento del Neoliberalismo Económico Chileno.

Después del golpe militar (11 de septiembre de 1973) Sergio de Castro asume como asesor del ministro de economía a la sazón, y los Chicago-Boys ocuparon cargos claves durante la dictadura militar. Es público y sabido, que al comienzo de la dictadura militar no todos los militares estaban de acuerdo con la Doctrina Económica Neoliberal. Pero, en el año 1978 el predominio de la doctrina económica neoliberal al interior de la Junta Militar se hizo evidente. Las políticas de shock de los años 1974 y 1976, las visita de Milton Friedman en 1975 y las orientaciones político-económicas conversadas con el General Pinochet, y las reformas llamadas “las siete modernizaciones” de 1979, dejaron claro que estábamos siendo encapsulados en un sistema de convivencia político, económico y social neoliberal, el cual perdura hasta nuestros días (interpósita la Constitución de 1980, que vino a consagrar dicho sistema de convivencia político, económico y social).

Así, esta angosta y larga franja de tierra llamada Chile y su gente se transformaron en el insumo y protagonistas, respectivamente, de un experimento económico ideológico, impuesto a la fuerza que todavía no termina. En el periodo de la dictadura militar (1973-1989) murieron, desaparecieron y fueron torturados miles de chilenos. En el periodo subsiguiente (1990-2019), recuperada la “democracia” los gobiernos de centro izquierda (5) y de centro derecha (2) se dedicaron a perfeccionar el modelo neoliberal que consiste en colocar todo en el mercado. Bienes y servicios básicos quedaron sujetos a la especulación de los operadores del mercado. No se ha respetado nada. La salud, la educación, los planes de retiro (o jubilaciones), el agua, etc., todo fue privatizado y fue a parar al mercado como materia de especulación, sin las mas mínimas regulaciones o restricciones necesarias para que no ocurrieran abusos en las fases de producción del valor, de realización del valor, y de distribución del valor.

Actualmente, en Chile campea el rentismo y el mercantilismo que no crean riqueza, abusando de una economía extractiva y de exportación de materias primas que vienen desde la época de la Colonia sin agregarle valor e inteligencia a los productos y a un valor de intercambio negativo que ha empobrecido a nuestro país de manera notable. Los capitalistas les pagan sueldos miserables a sus trabajadores, los cuales no tienen poder de negociación debido a las limitaciones que le impone a la organización sindical la constitución de 1980 y las correspondientes leyes orgánicas constituyentes. Los grandes mercaderes, comerciantes y rentistas y sus colusiones abusan del consumidor, el cual se encuentra abandonado a su suerte sin ningún o muy poco apoyo institucional para defender sus intereses. Cuando el Senado de Chile el año pasado (2018) le quiso dar “dientes y garras” al SERNAC, para que pudiera perseguir y multar a los abusadores por medio de una ley, el Tribunal Constitucional declaro dicha ley inconstitucional, a pesar de haber sido aprobada democráticamente. Ni hablar de los abusos que han sufrido los deudores de parte de los prestamistas (Bancos, Cadenas de Retail, Grandes Tiendas, Cadenas de Supermercados, Cadenas de Farmacias, Grandes Laboratorios Químicos, etc.). Además, la corrupción, desprestigio y pérdida de confianza que han sufrido las instituciones de la república (gobierno, congreso, militares, carabineros, marina, sistema judicial, etc.), es delirante, solo se están salvando los bomberos (es decir, los que apagan incendios). Bajo estas condiciones y circunstancias dan ganas de parase y cantar el himno nacional a todo pulmón.

Pero de nuevo, hoy tenemos una gran oportunidad (que podría servir de ejemplo al mundo entero), terminando con el egoísmo y propensión autodestructiva e insensata, sentándonos a discutir civilizada y democráticamente (dijo el ingenuo e iluso que escribe las presentes notas) un sistema de convivencia socio, político y económico justo, digno y decente, que sea la base de una Nueva Constitución. Para ello se necesita que los privilegiados de siempre aprendan a compartir el ingreso (o producto) de manera justa y equitativa (es decir no sigan con su “estrechez de corazón”), y el gobierno no saque a pelear al pueblo contra el pueblo. Así, por una parte, no tengamos que lamentar muertes, daños a las personas y destrozos, y por otra parte, no tengamos que volver a bailar “el baile de los que sobran”.

3.- (Las Cuentas Claras Conservan la Amistad): (3.1) La desigualdad en Chile hoy es la misma que la de 1969 (Gini 0,47 según J. Rodríguez, 2014), recién se recuperó en 2017 (CASEN) luego de un grave y largo empeoramiento que se prolongó hasta 1989, y lo hizo con un PIB per cápita (PIB global/población total) que el 2018 fue de USA$ 15.923 vs USA$ 870 de 1969. En este tipo de comparaciones no se puede usar dólares nominales (actualmente Chile tiene alrededor de USA$23.000), sino que dólares constantes del último año de la comparación, el cual es usado para deflactar los valores nominales. Estas comparaciones o declaraciones las hace el Banco Mundial utilizando un método específico denominado Geary-Khamis, en honor a los economistas que lo crearon.

A su vez, el PIB per cápita puede reflejar el total de la producción, total de los ingresos (renta) o total del gasto en una economía. De tal modo que, cuando se dice que un PIB per cápita pasó de USA$870 en 1969 a USA$15.932 se está diciendo que el tamaño, ingreso y gasto de una economía por persona se multiplico casi 16 veces entre ambos hitos.

En consecuencia, esto no es para cantar el himno nacional a todo pulmón, más bien es un tremendo desastre, porque revela un inmenso proceso de concentración de la renta entre 1969 y 2017 (distribución factorial de la renta). Por lo tanto, la gente no está equivocada, los equivocados son los que no saben Historia Económica. Por otro lado, los indicadores de calidad de vida discurren por otro carril y la gente lo percibe (Easterlin, 2003) y son complementarios. [a] Mario Matus; Rol de la desigualdad y los salarios en el estallido de octubre de 2019 y en su canalización; Pre-print; Universidad de Chile; 2019.La Información contenida entre los puntos (3.2) y (3.6) ha sido extraída de este trabajo. [b] Mario Matus; Detección, amortiguación y seguimiento de estallidos sociales. Instrumentos analíticos y aplicaciones desde la Historia Económica; Ponencia en las Jornadas de análisis crítico del paradigma económico dominante y propuestas alternativas; UTFSM; noviembre 2019.

(3.2) Un análisis de evolución de los salarios reales desde 1986 hasta hoy también muestra un desempeño muy favorable, que hablaría muy bien de la reciente historia económica de Chile (Matus y Reyes, 2019). Pero, si observamos esa evolución dentro de un largo plazo detectamos que en 2008 recién se vino a recuperar el jornal de $ 8,11 de 1969. De modo que el crecimiento neto de los salarios recientes arranca sólo a partir de 2009 hasta hoy, con un forado gigantesco de derrumbe salarial entre 1972 y 2008. Tal forado se explica por una notable caída de la “labour share” como porcentaje del PIB entre 1975 y 1988, que solo se ha recuperado parcialmente entre 1990 y 2012 (Alarco, 2017). [a] Mario Matus; Detección, amortiguación y seguimiento de estallidos sociales. Instrumentos analíticos y aplicaciones desde la Historia Económica; Ponencia en la Jornadas de análisis crítico del paradigma económico dominante y propuestas alternativas; UTFSM; Noviembre 2019.

(3.3) La “labour share” más reciente de Chile estaría en torno a 39% en el 2014 y habría caído respecto a la de 2003 que fue de 41,2% (Alarco, 2017). (3.4) La media de 20 países que alcanzaron (en distintos años) el PIB per cápita de Chile es de un salario mínimo un 70% superior al de Chile en 2017. Es decir, los trabajadores de esos países. Por lo tanto, a los trabajadores de Chile les ha sido escamoteado por lo menos 1/3 de su salario en comparación con aquellos países. (3.5) El 70% de los chilenos vive con un salario inferior a los $400.000 pesos. (3.6) El 2014 los supermillonarios chilenos retenían el 25% del PIB (Milanovic, 2014) y en 2016 el 1% más rico del país capturaba el 33% de los ingresos nacionales (Blanco Cosio, 2016), la cifra más alta de todo el planeta.

En consecuencia, de acuerdo a lo escrito hasta aquí, está claro quiénes y bajo qué condiciones se han llevado “la tajada del león” de la renta generada en nuestro país durante los 50 años que van de 1969 a 2019, produciendo una desigualdad y una concentración de la riqueza oprobiosa.

4.- (18 de Octubre de 2019) El Pueblo de Chile despierta de un prolongado letargo durante el cual ha sido explotado y abusado hasta decir basta. Se produce un levantamiento y explosión social que da origen a un Movimiento Ciudadano sin precedentes en la Historia de Chile.

El Movimiento Ciudadano durante estas siete semanas de demostraciones ha dado una muestra de madures cívica impresionante. El Movimiento Ciudadano se ha organizado en Cabildos y ha preparado, promovido y realizado: foros, conferencias, conversatorios, eventos culturales, y marchas a lo largo y ancho de todo el país, dando inicio a un Proceso Constituyente ejemplar, que debiera culminar con la conformación de una Asamblea Constituyente y una Nueva Constitución. El Movimiento Ciudadano se ha ganado el derecho a organizar de principio a fin el Proceso Constituyente en marcha. Sin embargo, el 15 de noviembre de 2019 un grupo de políticos de centro derecha y centro izquierda arranchados en el edificio del congreso nacional ubicado en la ciudad de Valparaíso intentan escamotearle este derecho al Movimiento Ciudadano, llegando a un “Acuerdo Por la Paz Social y la Nueva Constitución”, documento que establece los primeros criterios, plazos y metas de un proceso constituyente para llegar a escribir una nueva constitución.

Por su puesto, como ciudadano aprecio y valoro que los firmantes de dicho acuerdo se sumen y participen en la tarea de mediano plazo para escribir una Nueva Constitución, porque después de todo ellos también son ciudadanos. Pero, perdieron el derecho de diseñar y organizar el Proceso Constituyente que nos lleve a generar una Nueva Constitución. La así llamada Clase Política tuvo 30 años para generar las condiciones para escribir una Nueva Constitución y no lo hicieron, por el contrario la perfeccionaron y han usufructuado de una constitución de origen ilegitimo por 30 años. Pienso, que los Señores congresistas debieran abocarse, por ahora, a generar una agenda corta que resuelva las demandas más urgentes de la ciudadanía, para que los Ciudadanos nos podamos dedicar tranquilamente a organizar el Proceso Constituyente que nos lleve a generar una Nueva Constitución, que sea la base (la piedra angular) de un sistema de convivencia político-económico con poderes equilibrados de participación; y distribución del producto de modo justo y solidario, respectivamente.

5.- (Los Responsables) Durante los últimos treinta años los gobiernos de centro izquierda (P. Aylwin, E. Frei, R. Lagos, y M. Bachelet dos veces), y los gobiernos de centro derecha (S. Piñera dos veces) se han dedicado a administrar y perfeccionar el sistema de convivencia socio-político-económico heredado de la dictadura militar. Los senadores designados, las leyes de amarre, la transición pactada, el sistema binominal, el tribunal constitucional, leyes orgánicas constitucionales y la constitución de 1980 han frenado gran parte de las reforma progresista, manteniendo intacta las bases y fundamentos estructurales, hasta el día de hoy, del sistema neoliberal extremo que se instaló en Chile durante la dictadura militar.

Antes de 1973 no existía (ni de cerca), un modo de convivencia socio-político-económico neoliberal. Era un sistema completamente extraño y desconocido para la mayoría de los chilenos, excepto para aquellos que lo importaron y lo implementaron. Desde 1978 en adelante tal sistema de convivencia se fue instalando y actualizando, hasta llegar a cosificarse, legalizarse e institucionalizarse completamente bajo la dictadura militar, alcanzando la reificación. Se vendieron las empresas del Estado de Chile a “precio de huevo”; se crearon las AFP para usarlas como bancos y obtener capital para invertir; se inventaron las ISAPRES; se privatizo la salud, la educación y el agua; se minimizaron o hicieron desaparecer los sindicatos; se inventó la ley de reservada del cobre para financiar a las fuerzas armadas; se escribió la constitución de 1980 y las subsecuentes leyes orgánicas constitucionales; etc. En consecuencia, al día de hoy el sistema socio-político-económico neoliberal tiene una estructura institucional e infraestructura legal que aparentemente hace que aparezca como el único sistema posible. Pero, esto no es así, porque todo sistema socio-político-económico no es más que un andamiaje o esquema cultural inventado, construido e implementado a la fuerza o democráticamente por seres humanos, para efectos de ordenar la vida socio-política-económica de una comunidad, nación, región, o todo el mundo si es necesario.

Por supuesto que existen alternativas. De hecho, en el pasado, hemos tenido sistemas esclavistas, feudales, capitalistas, socialistas, etc. Algunos de los cuales todavía son practicados con mayor o menor éxito e intensidad, en diferentes partes del mundo. En los países nórdicos existen sistemas Social Demócratas que propenden a tener sistemas nacionales de salud, educación y retiro asegurados por el Estado.

Gran parte de la así llamada clase política que ha gobernado este país durante los últimos treinta años, ha vivido amparada en la constitución ilegitima de 1980 y ha usufructuado de intereses y privilegios nunca antes visto. “La izquierda y la derecha unidas jamás serán vencida”, se podía leer en uno de los artefactos (1972) del poeta nacional Nicanor Parra. Durante los últimos 30 años pareciera que la clase política chilena ha actuado bajo el “dictum” que expresa el artefacto de Nicanor Parra. Sin embargo, en términos generales (con algunas excepciones por ambos lados) existe al menos una diferencia cualitativa entre los políticos de centro izquierda y los políticos de centro derecha, que ha quedado en evidencia durante los eventos previos y posteriores a octubre 18 del 2019, a saber: algunos políticos de centro derecha han proferido frases irritantes, tales como: levántese más temprano, alienígenas en lugar de humanoides, etc., de lo cual se puede inferir que a esta gente le falta calle y viven en una burbuja. Esta clase de gente, no tiene la experiencia de vivir endeudado para pagar las cuentas de fin de mes, de andar al tres y al cuatro para comer y vestirse, de no tener un servicio de salud digno y de calidad, de no tener las “lucas” para enviar tu hijo al colegio con un pan en la mochila, de vivir en la incertidumbre respecto de tu jubilación, etc. Esta falta de empatía de la clase política solo se puede explicar a partir de un completo desconocimiento (ignorancia) de las condiciones existenciales bajo las cuales ha sido forzado a vivir el pueblo, la gente. Otros han posado cínicamente como defensores de los intereses del pueblo.

En efecto, durante 46 años (1973-2019) el pueblo de Chile ha sufrido un proceso notable de desposesión de sus derechos (proceso amparado en una constitución ilegitima), como por ejemplo (de lo más concreto a lo más abstracto y diferente naturaleza): alimentación, salud, educación, jubilaciones, defensa y protección como consumidor, vivienda, agua, seguridad y protección, organizaciones sindicales poderosas, participación en la toma de decisiones, elección de modelos alternativos, valores, ideas, lenguaje, etc.; generándose un descontento y malestar que encuentra su justificación y explicación en: (a) la corrupción y consecuente desprestigio de las instituciones fundamentales de la república; (b) los abusos que viven los trabajadores por medio de la minimización de sus salarios y sindicatos; (c) las colusiones y alzas de precio arbitrarias a que son sometidos los consumidores con un SERNAC “sin dientes, ni garras” para sancionar a los infractores; (d) el drama de los deudores de cara a la usura de los prestamistas; (e) un modelo económico que fomenta el individualismo, la desigualdad y la concentración de la riqueza en pocas manos, sin discusión de modelos de ordenamiento socio-político-económicos alternativos; (f) una clase política autista que vive en una burbuja, y completamente desconectada de las necesidades de la ciudadanía, que ha llevado a algunos de ellos a proferir frases irritantes y ofensivas en contra del ciudadano de a pie, reflejando una desubicación e ignorancia completa de las condiciones de existenciales a que ha sido sometido el soberano; (g) Una democracia supuestamente representativa que no se ha ampliado , ni profundizado, para dar paso a una democracia participativa y directa; (h) un alto porcentaje de chilenos que no les alcanza para cubrir sus necesidades básicas y el consecuente endeudamiento; (i) una sociedad altamente segregada desde el punto de vista económico, que ha generado discriminación y violencia, (j) etc.

La ciudadanía debe hacerles un juicio político y demandas por daños y perjuicios a los responsables de la implementación del sistema socio-político-económico neoliberal (1973-1989) y a los que lo han perfeccionado y usufructuado de él durante los últimos treinta años (1990-2020).

6.- (Las Demandas y Acciones a Seguir Debieran ser Obvias) Primero hagamos la lista de las demandas más mencionadas: (a) Salud garantizada y asegurada por el Estado para todas y todos, (b) El derecho a una educación de calidad garantizada y asegurada por el Estado para todas y todos; (c) Jubilaciones dignas garantizadas y aseguradas por el Estado para todas y todos, (d) una distribución del ingreso (o producto nacional) justa y equitativa, (e) Una escala salarial cuya proporción sea de uno a diez, (f) Terminar con la concentración de la riqueza en pocas manos, (g) Recuperación del poder político y económico de la ciudadanía, (h) Recuperación de recursos naturales y servicios básicos, (i) Igualdad y paridad de género, (j) Terminar con la corrupción, el nepotismo, los privilegios, los crímenes de cuello y corbata, etc., (k) dejar de ser un país que exporta principalmente materias primas, (l) Un proceso constituyente que termine con la conformación de una asamblea constituyente y una Nueva Constitución, (ll) etc.

Algunas acciones a seguir relacionadas con las demandas son: (a) Profundizar y ampliar el proceso democrático haciéndolo participativo y directo, (b) Transitar de un Estado Subsidiario y Policiaco Mínimo a un Estado Mixto provisto de una Democracia Participativa y Directa, (c) Creación de un Área Social garantizada y asegurada por el Estado que al menos provea los derechos a una salud y educación de calidad, una jubilación digna, y bienes y servicios básicos, para todas y todos, (d) Creación de un sistema de impuestos progresivo y elevación de los aranceles por Royalties, (e) Industrializar el país, agregarle valor e inteligencia a los productos, (h) Aumentar el crecimiento del país y distribuir el producto de modo justo y equitativo, (i) Organizar el Proceso Constituyente, para formar la Asamblea Constituyente y redactar una Nueva Constitución, (j) Fortalecer y ampliar las atribuciones de instituciones tales como: los sindicatos, el instituto Nacional de los derechos humanos, el SERNAC, etc. (k) Institucionalizar el Movimiento Ciudadano, para que continúe más allá de la actual coyuntura fiscalizando el comportamiento de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, (l) Creación de nuevas instituciones que protejan a los trabajadores, consumidores y deudores para equilibrar los poderes de los Capitalistas, Rentistas o Mercantilistas y Prestamistas ( Bancos, grandes cadenas de supermercados y tiendas), (m) Fortalecimiento del poder judicial, las leyes y procedimientos relacionados con la corrupción y los crímenes de cuello y corbata; (n) Implementación de una plataforma tecnológica a la altura de los tiempos que nos permita realizar plebiscitos vinculantes en materias fundamentales para la convivencia nacional, (ñ) Vincular la investigación científico-tecnológica y la innovación con un proyecto país que tenga como objetivo la construcción de una sociedad decente, (o) etc. Es básico y fundamental que se le restituya al pueblo, la gente y la ciudadanía, todo aquello de lo que fueron desposeídos a lo largo de los años.

7.- (Lo Aprendido en el Proceso) ¿Tenemos algo que aprender de esta prolongada experiencia histórica en que hemos sido sometidos a toda suerte de ideologías y doctrinas político-económicas y sus consecuencias? Por supuesto que sí, porque “Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla” (Marcos Tulio Cicerón, 106-43 A.C.):

(a) El pueblo de Chile, ha madurado y se sabe soberano. Ya no está disponible para pedir y que se le ofrezcan promesas, el soberano esta para mandar. (b) No podemos seguir eligiendo gente insensible, sin experiencia, e ignorante de las condiciones de existencia del pueblo, para que nos represente en el gobierno y el congreso.

(c1) No a las promesas. Las autoridades que elijamos deben ir provistas de un mandato soberano y responder por ello. (c2) (Accountability) Las autoridades que elijamos deben responder legalmente por el mandato recibido, para que no se corroa el respeto público de los líderes políticos, entre otros. En caso contrario, deben recibir el castigo que les corresponda de acuerdo a la ley.

(d) La Ciudadanía no se puede ir para la casa y dejar en las manos de los políticos la conducción del país. La Ciudadanía debe crear las instituciones que sean necesarias para permanecer en el tiempo fiscalizando al gobierno y congreso de turno, entre otras instituciones. El voto es necesario, pero ha demostrado que no es suficiente para: (d.1) mantener los equilibrios de poder, (d.2) velar y proteger los intereses de la mayoría.

(e) Cuando no se le pone riendas, ni montura al capitalismo y vivimos de acuerdo a la doctrina e ideología (“cultura”) llamada neoliberalismo, permitiendo que nos reduzcan a mero consumidor-deudor, ocurren el tipo de excesos que hemos visto que ocurren en las fases de creación de valor, realización del valor y distribución del valor. Abusos por los cuales nadie responde, ni se recibe castigo.

(f) Bajo el neoliberalismo se han hecho evidentes las tensiones y relaciones desequilibradas respaldadas legalmente, entre: trabajador y capitalista; consumidor y mercantilista; deudor y prestamista, en favor de los segundos. Sueldos bajísimos, precios abusivos, intereses usureros. (g) El neoliberalismo es clasista y violento, nos ha traído de vuelta la “lucha de clases” y la violencia.

(h) Lo que nos ha mostrado la naturaleza de la bestia llamada neoliberalismo es, que un capitalismo individualista extremo (sin regulaciones, ni restricciones), el cual reduce el Estado a su expresión mínima, y a los ciudadanos a meros consumidores y “socios cooperadores”, nos lleva a un mundo desalmado.

(i) El neoliberalismo es un sistema enajenante y alienante, concibe a los humanos como recurso (como mercancías), reduce las relaciones humanas al intercambio de mercancías, e instala la mercancía como fetiche, generando segregación, discriminación y violencia. No es de extrañarse que Chile ande por el suelo en los índices de felicidad y enfermedades mentales.

(j) Bajo el sistema neoliberal chileno contradictoriamente los socios capitalistas del sistema de AFP e ISAPRES no son los dueños de la empresa, solo son socios cooperadores, sin representación en el directorio de la empresa. Por su puesto, de vez en cuando nos hacen una encuesta para preguntarnos si estamos satisfechos con los servicios prestados.

(k) Bajo el neoliberalismo, por ejemplo: las AFP tienen un modelo de negocio en que socializan las pérdidas y privatizan las ganancias (gracias a una reforma introducida en el gobierno de Ricardo Lagos); las ISAPRES mientras no te enfermes no te suben los aranceles de tu plan de salud, pero siguen cobrando por ley, cuando te enfermas o llegas a viejo no te echan, pero te empiezan a subir el precio de tu plan de salud haciéndolo prohibitivo; otras empresas en su modelo de negocio tienen incluido el pago de multas en lugar de cumplir con la legalidad y pagar los impuestos, porque les sale más a cuenta pagar las multas; otras se coluden para estafar al consumidor; etc.

(l) Otras enseñanzas.

El 2 de diciembre de 2019 el ministro de hacienda (Señor Briones), escoltado por el ministro del interior y seguridad pública (Señor Blumel); el ministro de economía, fomento y turismo (Señor Palacios); y la ministra del trabajo y previsión social (Señora Zaldivar); lanzo un paquete de medidas por USA $5.500 para activar la economía, particularmente la inversión y el empleo. Si bien es cierto que este es un comienzo para “apagar el incendio”, no resuelve el problema de fondo. Más bien se continúa con la política de los subsidios, bonos, condonaciones de deuda, etc. El problema de fondo es que necesitamos cambios estructurales, necesitamos pasar de un Estado subsidiario y policiaco mínimo a un Estado mixto que provea y asegure un área social que al menos contenga los servicios de salud, educación y jubilación. Necesitamos pasar del sistema socio-político-económico neoliberal a un sistema de ordenamiento socio-político-económico más humano y solidario, que sea el fundamento de una comunidad. Para esta tarea de largo plazo, es necesario, pero no suficiente seguir adelante con la tarea de mediano plazo de diseñar y organizar un Proceso Constituyente, que nos lleve a generar la Asamblea Constituyente y escribir una Nueva Constitución. Sin una Nueva Constitución y un Nuevo Contrato Social es difícil, si no imposible realizar los cambios necesarios y suficientes para tener una sociedad más decente y un sistema de convivencia más humano, justo y solidario.

VALPARAÍSO, 6 DE DICIEMBRE DE 2019.

Oscar Orellana (oscar.orellana@usm.cl)
ACADEMICO DE LA UNIVERSIDAD TÉCNICA FEDERICO SANTA MARÍA DEPARTAMENTO DE MATEMÁTICAS  

VALPARAÍSO, 6 DE DICIEMBRE DE 2019.   

Compartir este artículo /