En kioscos: Enero 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Trabajo en equipo. Por Carlos López Dawson

HISTORIAS CINEMATOGRÁFICAS

Recientes películas sobre la historia del pais han sido reconocidas a nivel i internacional por su calidad. Dos de ellas cuentas capítulos sobre la formación de la república a partir de vivencias pequeñas y particulares pero que grafican nuestra experiencia histórica. La primera es sobre la Patagonia, “Los Colonos”, dirigida por Felipe Gálvez, que trata sobre mercenarios que ocupan tierras y exterminan a una comunidad originaria de Tierra del Fuego por motivos de lucro. Se cuenta como un millonario terrateniente que contrata a tres hombres para demarcar su terreno en el sur donde habitaban pueblos originarios, el pueblo Selk’nam, el que es exterminado. Devela una parte terrible de nuestra historia ocultada por los historiadores tradicionales. El elenco incluye a actores como Alfredo Castro, Marcelo Alonso, Benjamín Westfall, entre otros. Fue ovacionada en Cannes y ha recibido excelentes comentarios. La otra es “La contadora de películas” basada en una novela escrita por Hernán Rivera Letelier que cuenta una historia de las pampas chilenas, específicamente en la región salitrera. Es un relato precioso sobre la sobreviciencia y la dignidad. La protagonista, María Margarita, una niña de 13 años, con su trabajo de contadora de películas nos permite enterarnos sobre la vida difícil de los trabajadores y sus familias del norte salitrero durante los años 60. Si bien el Chile oligárquico parecía que había desaparecido con la Constitución de 1925, sin embargo, en la vida cotidiana quedan muchas prácticas sociales oligárquicas, como la enorme distancia entre el pueblo y las elites, que muy bien muestra esta película ambientada en los años 60 del siglo veinte. A través de las emociones de María Margarita, la novela da cuenta de la situación socioeconómica de los mineros explotados en la pampa nortina y las profundas diferencias sociales. Estas películas reconocidas por su calidad en muchos lugares, no solo en Chile, ilustran la verdadera historia del pais y contribuyen rectamente al desarrollo de la cultura. Es necesario conocer la verdadera historia del país para construirlo sobre la verdad. De hecho, los conflictos armados nada dejan y es necesario partir de cero. Los que intentan escribir una falsa historia serán finalmente derrotados, como le sucedió al pueblo alemán (https://www.dw.com/es/tambi%C3%A9n-en-alemania-la-cultura-tuvo-que-reconstruirse/a-5267903). Por ello las filosofía políticas que no tienen presente la historia debieran fracasar. LAS IDEOLOGÍAS Todos tenemos derecho a imaginar un mundo mejor y a luchar por ello. Ese principio es sin duda moderno y refleja el estado actual del modo diverso de producción, que se caracteriza por el creciente subjetivismo. Como lo muestra la historia las ideologías políticas son numerosas y la forma de resolverlo es mediante la democracia. Para que la resolución sea real es fundamental contar con una administración imparcial, y ello incluye a los encargados del orden. Si estos últimos carecen de imparcialidad y predominan en ellos los prejuicios políticos, entonces todo se corrompe dando lugar a la rebelión. Las mentiras triunfan por un tiempo, pero, finalmente se diluyen y los pueblos reconstruyen su historia y su cultura. Desde luego habrá una competencia ideológica la que se expresará en movimientos o grupo políticos que reconocemos como partidos.

LOS PARTIDOS POLÍTICOS

Luego de las revoluciones burguesas aparecen los partidos, grupos de personas que se identifican con determinadas filosofías, las que se denominarán ideologías. Estos grupos competirán por lograr el control del Estado, pero deberán hacerlo ajustándose a la ley mediante métodos democráticos.

LA DEMOCRACIA

El gobierno de la mayoría, o cuando el pueblo gobierna. Se materializa en la democracia representativa. Pero, no es la única forma de la democracia, también puede ser directa, participativa, permanente, etc. Para que sea real se requiere un contexto democrático que no existe en Chile, toda vez que la educación es selectiva, la salud de calidad solo para los ricos, el derecho a la información dominada por grupos monopólicos, la distribución del ingreso es regresiva, la corrupción perdura impunemente, los corruptos y violadores de derechos humanos mueren sin sanción. La democracia representativa está en crisis debido al creciente fenómeno de la corrupción.

Es cierto que el fundamento de la democracia es el reconocimiento de la dignidad de la persona humana, reconociendo que esta es una unidad materializada en un ser corporal biológico, psíquico, racional y moral, cuyo comportamiento se orienta en el respeto de los demás. Pero, cuando los representantes elegidos burlan a sus representados, entonces el sistema entra en crisis. Y cuando los corruptos logran el control de los partidos políticos entonces las ideologías contestarias ganan espacio en un largo y agotador itinerario.

LAS MILITANCIAS

Desde luego hay muchas corrientes políticas que se reclaman a sí mismas como demócratas y progresistas. Muchos partidos son copias de modelos europeos y norteamericanos, entre ellos en republicanismo. Las características distintivas de este último fueron establecidas durante el imperio romano y se encuentran plenamente desarrolladas en la literatura clásica, en Cicerón, Polibio y Seneca ( https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18113/filosofia-romana/), que reconoce seis: el bien común, la virtud ciudadana, la libertad, la igualdad, el imperio de la ley y la estabilidad. La República se implantó en Roma en el año 509 a.C y se mantuvo hasta la Época Imperial en el año 27 a.C. En los últimos años de la República estuvieron al cargo dictadores como Julio César. Desde luego era un régimen no democrático toda vez que solo tenían poder de elegir los senadores que representaban a los Patricios, la nobleza de entonces. Posteriormente, surgirán en diferentes lugares movimientos políticos que se reconocen como republicanos. En EE.UU. de América a mediados del siglo XIX se fundó el Partido Republicano, cuyos principios eran liberales, y, en un proceso confuso, surgirán diferentes tendencias liberales y conservadoras, predominando estas últimas en el presente siglo. En muchos países se han fundado partidos con el nombre de republicanos, copiando al norteamericano, pero no han tenido éxito. Todas las ideas liberales se inspiran en la filosofía ilustrada que fundamentó el discurso revolucionario burgués a fines del siglo XVIII en Europa y que fuera retomado en América en su lucha por la independencia. El fenómeno de tomar las banderas que se combaten es muy común, muchos partidos progresistas se tornan conservadores con el tiempo o viceversa, y ejemplos hay muchos en todas partes. No es fácil encasillar a los partidos y sus lideres en determinadas corrientes, de hecho, en lo esencial coinciden en muchos aspectos, aun cuando sus eslogan parezcan diferentes. Un caso paradójico es el del fallecido expresidente Sebastián Piñera, que encabezaba una coalición política conservadora, pero que, sin embargo, promovió políticas democráticas apoyadas por la izquierda. Como nos recuerda Jorge Baradit, en una columna que circula en internet, su alianza se ha opuesto en los últimos años a todas las políticas sociales, tales como “subir el sueldo mínimo, a tocar el sistema de AFP, de negarse a que las ISAPRES paguen la estafa que le hicieron a todos los chilenos, de negarse a aumentar la PGU, de negarse a subirle los impuestos a los más ricos, de negarse a condonar el CAE, de presentar un proyecto de Constitución que los desnudó como los autoritarios, ultraconservadores y elitistas que son. Ahora, sin embargo, encontraron en la muerte de un líder, al que internamente detestaban, la oportunidad de blanquearse frente a la gente”. Es probable que no lo logren debido a su oposición impopular.

SER O NO SER

Cuando se producen vacíos de liderazgos, surgen líderes políticos que promueven discursos contradictorios e incomprensibles. Es el caso de un líder argentino que se declara anarco libertario y que proclama el fin del Estado y triunfo del libre mercado. Sin embargo, la teoría del libre mercado está obsoleta hace mucho, desde los años 30 del siglo pasado, el discurso de ese líder no es económico, ni es de teoría económica es solo un discurso populista que se suma a un supuesto ganador como es el imperio americano que no es capaz de resolver sus propios problemas sociales y que ha creado desgracias en todo el mundo, incluido en su propio país. El discurso libertario, según sus críticos (https://www.revistaanfibia.com/11-tesis-sobre-milei/), garantiza más hambre, más cesantía, más políticas de chok como se hizo en Chile con la inspiración de la Escuela Austriaca y el apoyo del gobierno de EE.UU., que significó 17 años de dictadura con crímenes de lesa humanidad.

HACIA DÓNDE VAMOS

La política es difícil de encasillar. Cada uno debe formarse una idea y juntarse con los que piensan parecido, así se fundan los partidos políticos. La esencia sigue siendo la comunicación racional y el respeto de la opinión y decisión de la mayoría. Pero, en algo si tenemos que estar de acuerdo: es inaceptable la política basada en la mentira, la desinformación y el chantaje. Después que vecinos trabajando en equipo lograron detener a chilenos sospechosos de iniciar incendios ahora aparecen mensajes culpando a delincuentes colombianos y venezolanos de ser los autores sin ninguna prueba. Crear chivos expiatorios es una práctica conocida en la historia. Recordemos que durante siglos se culpó a Nerón de haber incendiado Roma, en circunstancia que el emperador no se encontraba allí. Los nazis culparon a un inmigrante rumano por el incendio del Reichstag, en 1933. La dictadura militar en Chile inventó miles de versiones contra la Unidad Popular, siendo el más conocido el Plan Z, documento preparado por la CIA de EE.UU.

Nadie puede negar que hay psicópatas que son capaces de incendiar el pais para satisfacer sus enfermas inclinaciones, por ello la ciudadanía debe permanecer alerta. El trabajo conjunto de las juntas de vecinos y organizaciones de la sociedad civil es fundamental para prevenir y perseguir a eventuales autores de estos crímenes. Un buen ejemplo es lo que hicieron los vecinos del Barrio Botania en Viña del Mar, que, trabajando comunitariamente, lograron impedir que su barrio fuera consumido por la llamas. Del mismo modo Chile se organiza para ayudar solidariamente a las víctimas del desastre, con activa participación del Estado por medio de políticas de gobierno. Y como sea, en lo social y en lo político, el trabajo en equipo será siempre el que rinda frutos.

Compartir este artículo