En kioscos: Junio 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Un luto eterno. Por Miguel A. Yáñez Lagos

Un 11 más, una fecha que evoca muchos sucesos, demasiados sufrimientos, perenne traición de los poderes fácticos y las FF.AA.

El primer acto terrorista de la historia al pueblo Chileno entramado por el ejército y sus secuaces (civiles) fue un duro golpe a la democracia y a los sueños de millones de obreros, campesinos, estudiantes, jóvenes y niños. La oligarquía no soportó el surgimiento de un desarrollo equitativo basado en principios solidarios y de justicia.

Para llegar a la transformación socializadora a la que aspiró el movimiento nacional liderado por el compañero presidente, Salvador Allende, se requirió de un sistema colectivo construido a base de trabajo permanente y educación popular, abarcando, en lo esencial, los problemas más urgente de la sociedad chilena de aquellos años; la pobreza, la salud, trabajo y educación(1). En este levantamiento del nuevo pensamiento revolucionario chileno tuvo mucha importancia el aporte y labor realizada por jóvenes de poblaciones emergentes, púberes con conciencia de clase y de las contrariedades que aquejaban a sus compatriotas. Es así, como nacen movimientos como el MIR y el GAP (Grupo de Amigos Personales del Presidente).

Este bastimento histórico que tiene culminación formal en la elección presidencial del 4 de septiembre de 1970 produjo gran revuelo en las elites nacionales, ya que por un lado llegaba al poder un gobierno de arraigo popular, compuesto por gente de clase trabajadora (obreros, campesinos), y por otro, implicaba que los grupos económicos debían abandonar su permanente explotación a la clase obrera distribuyendo equitativamente la producción de la riqueza.

El nuevo orden social fue un golpe certero al corazón del capitalismo chileno, pues la nacionalización del cobre motivo que todas la trasnacionales, especialmente las norteamericanas, devolvieran las fortunas usurpadas al pueblo. Lo mismo ocurrió con la culminación de la reforma agraria, pues esta sociabilizó la propiedad, democratizando su uso y beneficiando a gran parte del campesinado. Se vislumbraba entonces, un verdadero cambio en el paradigma social, un nuevo Estado colectivo. Obviamente, los grandes grupos económicos no soportaron semejante avance democrático, por lo que conspiraron para atentar contra este gran logro humano, la igualdad.

No quiero profundizar más en el horror que fue el golpe de Estado y la tiranía de Pinochet, pues existe abundante literatura y fallos judiciales que amparan mi posición. Solo quiero hacerme eco del homenaje a los jóvenes revolucionarios que quisieron un país distinto, más igualitario y más solidario. Dentro de ellos, como no mencionar a Miguel Enríquez, un soldado del pueblo que luchó hasta el final en contra del tirano. Asimismo, enaltezco a mi tío OSCAR LAGOS RÍOS, joven popular, miembro del Gap, que con solo 21 años dio la vida por el proyecto popular, creyendo hasta el final en el ideario social de la UP. Rindo honores a las miles de familia de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos que aún no tienen justicia y que siguen luchando por ella. Su esfuerzo y tesón son ejemplo de dignidad de un país avasallado por la avaricia y codicia del empresariado.

El tirano, su junta nefasta y los civiles cobardes destruyeron a un país, instalando su sistema abusivo que solo beneficia a unos pocos. La concertación nos traicionó profundizando el sistema y gobernando con la Constitución del genocida. Por eso, a 42 años del peor acto terrorista que recuerde la historia de Chile, no debemos olvidar a nuestros hermanos caídos y sus familias, ya que un país que no tiene memoria y respeto por los DD.HH., no puede progresar. Si no existe justicia y seguimos abrigando el pacto de silencio de los militares será difícil lograr la anhelada conciliación nacional.

¡¡¡Hasta nuestro último aliento avancemos por la democracia verdadera y la justicia ambicionada!!!

¿Dónde está? (Canción para Oscar Lagos Ríos)

  • I
  • Hay un ahombre que quiero conocer
  • Fue de mi sangre y nunca supe de él
  • Oscar…lucho y lucho
  • por su familia y el hambre vencer
  • II
  • Donde está el hombre
  • Donde esta él
  • A donde está su sangre… yo quiero saber
  • Donde está el hombre
  • Donde está él
  • A donde está su cuerpo
  • Yo quiero saber
  • III
  • Su madre …buscó, buscó
  • El cuerpo de su hijo
  • que el asesino despojó
  • Pero ella al final… murió, murió
  • Porque el cuerpo de su hijo nunca encontró
  • Donde está el hombre
  • Donde esta él
  • A donde está su sangre… yo quiero saber
  • Donde está el hombre
  • Donde está él
  • A donde está su cuerpo
  • Yo quiero saber

1) Aunque es semejante al estado actual de la sociedad chilena.

MIGUEL A. YÁÑEZ LAGOS.

ABOGADO

DEFENSOR DD.HH.

MAGISTER EN DERECHO, MENCIÓN DERECHO INTERNACIONAL, UNIVERSIDAD DE CHILE

POSTULANTE DOCTOR EN DERECHO PENAL, UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

PRESIDENTE DE LA AGRUPACIÓN DE FAMILIARES DE LOS DETENIDOS EJECUTADOS Y DESPARECIDOS DEL EQUIPO DE SEGURIDAD PRESIDENCIAL DEL DOCTOR SALVADOR ALLENDE GOSSENS

Compartir este artículo