En kioscos: Julio 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Un momento crucial para comunidades del Norte Grande: Después de 30 años de operación BHP Billiton implementa plan de cierre de Cerro Colorado. Por Bosco González Jiménez

A fines de 2022, Cerro Colorado (BHP) ingresó a SERNAGEOMIN Plan de Cierre Temporal en consideración a lo dispuesto en Ley 20,551 respecto de “Cierre de Faenas e Instalaciones Mineras”. El organismo emitió (07/24) Res. Ex N°1225 en la cual se da aprobación al Plan de Cierre Temporal Parcial.

Las comunicaciones oficiales (Longino 23/10/23, Pág. 5) indican que este plan considera algunos elementos/hitos que vale la pena revisar y problematizar a la luz de los acontecimientos un año después de la solicitud ingresada a SERNAGEOMIN.

La compañía indica que se realizarán monitoreos para dar seguimiento de las condiciones de estabilidad física y química de las instalaciones y “adicionalmente” se indica que se continuará con los compromisos y monitoreos ambientales y sociales establecidos en las resoluciones de calificación ambiental.

De igual forma se indica que asociadas a la operación y se desarrollarán estudios para evaluar la reactivación de la faena.

30 años de operación, producción y pérdida de valor para el territorio y los actores locales

Está operación minera se ha desplegado en diversos pisos ecológicos de la actual región de Tarapacá, teniendo pozos de extracción y monitoreo de recursos hídricos en el altiplano y operaciones de extracción y procesamiento en tierras bajas, específicamente en el pueblo de Mamiña.

Se trata de amplias articulaciones espaciales que impactan a la Región como un todo y a más de una decena de Comunidades y 3 Ecozonas del Área de Desarrollo Indígena Jiwasa Oraje de Tarapacá.

En el proceso se han producido cantidades monumentales de mineral, lo cual ha generado valor y riqueza para la Corporación, sin embargo este proceso no ha sido inocuo, se han generado impactos dramáticos que han deteriorado el valor de los activos patrimoniales del territorio, las comunidades locales y la región.

En este sentido es relevante señalar que la implementación de acciones “adicionales” en el plan de cierre programado constituyen más bien tareas fundamentales, tanto por las disposiciones de la respectiva RCA como por los diversos impactos desarrollados en 30 años de operación.

Pampa Lagunillas. Un tesoro majestuoso fracturado

El caso de Pampa Lagunilla es significativo. Desde aquí la operación minera extrajo agua para sus procesos desde pozos profundos ubicados a 4.200 msnm., y distante unos 50 km. al noreste del yacimiento. Se trata de instalaciones de extracción hídrica localizadas en terrenos de la comunidad Aymara de Cancosa correspondiente al sector de Huantija emplazados en Área de Desarrollo Indígena, (Decreto Supremo Nº67, 2001 MIDEPLAN)

Cabe mencionar que el consumo promedio del proyecto corresponde a 90 litros por segundo (derechoalagua.cl) y se enmarcan en derechos de agua constituidos en Resolución Nº425 (DGA) en 1982.

8 años después del inicio de las operaciones (2004) la Comunidad Indígena Aymara de Cancosa llamó la atención respecto de que el nivel de agua había bajado drásticamente y que las vertientes de agua dulce y el bofedal se habían secado.

En este contexto DGA señaló que se trataba de “Daño por desecación en casi todo el lugar” y denunció a la corporación indicando que implementó un plan de restitución hídrica para los caudales el cual se sostenía en una “metodología no conocida que habría provocado la pudrición de los humedales”.

En este contexto la Comunidad Indígena desarrolló acciones legales ante el Consejo de Defensa del Estado e interpuso demandas (2) contra Cerro Colorado-BHP Billiton por concepto de daño y reparación medioambiental.

En aquel momento quien fuera presidente de la Comunidad Indígena indicó que lucharán hasta las últimas consecuencias por defender nuestros derechos, porque pensamos que el daño es muy grande. Nos ha dañado un patrimonio cultural, la zona ya no puede ser usada como destino turístico. Nuestros padres se han ido con el dolor de haber entregado inocentemente nuestra riqueza».

Relaciones intercomunitarias y cierre operacional.

Es importante que este proceso de cierre, acompañado de estudios de factibilidad para el eventual reinicio de operaciones, se desarrolle de forma integral con un foco puesto en la no profundización de daños en el ámbito social y organizativo de los pueblos y los diversos actores regionales.

Es fundamental que los gobiernos Comunales, Gobierno Regional, las Delegaciones, autoridades étnicas y profesionales que conocen el proceso desde diversas dimensiones, logren construir una mesa regional de trabajo que promueva la unidad y cohesión de los actores con una mirada puesta en el esquema general de la región, con un especial énfasis en las necesidades y los diagnósticos que cada uno de los territorios y comunidades posea respecto de estos últimos 30 años de operaciones. En esta materia (González, Bosco 2016) en conjunto con CONADI y Gobernación del Tamarugal entregaron un conjunto de antecedentes sobre la situación de las comunidades, sus amenazas y estrategias de desarrollo a largo plazo.

Sería esperable que la compañía tenga una agenda que tienda a promover la integración y recomposición del buen vivir y relaciones entre comunidades.

Un proceso de cierre de operaciones que no considere la mirada regional y opere de forma bilateral “comunidad por comunidad” solamente, podría generar efectos lamentables entre las comunidades del territorio regional como también en el interior de ellas.

Es importante señalar estás cuestiones toda vez que un cierre de operaciones de esta magnitud, se espera, debe aspirar a restituir daños, equiparar condiciones de origen y promover los valores sociales del territorio como la reciprocidad y colaboración social.

Dr. Bosco González Jiménez
Observatorio Sur Andino

Compartir este artículo