En kioscos: Mayo 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Unas FFAA y del orden de cara al desarrollo del país. Por Elisa Figueroa

Nunca la verdad me había detenido a ver con calma una celebración de las glorias del Ejército un 19 de septiembre. La Parada Militar 2023. Con asombro miraba en la TV este despliegue de numerosas personas de ambos sexos bien entrenadas, disciplinadas, vestidas y bien alimentadas. Y es solo una pequeña muestra de las dotaciones institucionales.

Todas las ramas de las FFAA más Carabineros marchaban, entonaban cantos militares, tocaban tamboriletes, instrumentos de vientos y otros, hacían bailar guaripolas; algunos marchaban junto a niños y niñas adolescentes mostrando la labor de Carabineros en el sistema escolar, otros lo hacían con perros adultos, con cachorritos Pastores alemanes y Golden más otras razas para el control de drogas, otras aptas para la nieve. Qué decir del cuerpo equino de raza y sendas mulas para el acarreo de carga.

Me pregunto aparte la defensa de las fronteras, seguridad y orden si esta enorme cantidad de personas tan bien entrenadas, nutridas y vestidas para la marcha y otras actividades no podrían quizás contribuir con mayor dedicación al desarrollo del país. Ciertamente podrían hacerlo por la indudable mayor productividad de una mano de obra militarizada dado su disciplinamiento bajo sello institucional.

Está claro que acuden a colaborar con las poblaciones y los territorios como sostenían los discursos pronunciados en la Parada Militar en la medida que pasaba cada rama de las FFAA frente al Presidente de la República. Lo hacían se decía, en tiempos de desastres, terremotos, incendios, aludes, inundaciones y control fronterizo.

La pregunta es si estas actividades corresponden a actividades permanentes, ocasionales o circunstanciales. Me parece que las citadas labores no son actividades permanentes y que tal personal de las FFAA tiene tiempo de sobra para contribuir al desarrollo del país habida cuenta de las necesidades urgentes que ni en Estado ni el mundo privado es capaz de tomar a cargo. Imagino un nuevo tiempo para las FFAA tipo CORFO de los Gobiernos de Frente Popular sin lo cual ni el empresariado hubiese sido capaz de prosperar como lo hizo con la industria lechera, arrocera, aceitera, azucarera, etc. ni el país desarrollarse.

Hoy en cambio la coyuntura no obedece a la Segunda Guerra Mundial y el desamparo en abastecimiento de productos que venían del Norte a que se vio sometido el continente latinoamericano y nuestro país en particular, lo que dio lugar al proceso de sustitución de importaciones. La coyuntura o mejor dicho estos tiempos que vivimos a escala planetaria están bajo la amenaza del cambio climático, la sequía, los incendios y muchos riesgos asociados a este ineludible tipo de problemas mucho más que coyunturales.

¿Cuál es la idea de la CORFO.2.FFAA?

En primer lugar debemos dividir las ocupaciones de las FFAA y Carabineros en dos tipos: las reproductivas, consistentes en producir y reproducir a cada institución (producir la Parada Militar, entrenar a los que ingresan, capacitar a los que están, cambiar los uniformes, modernizar la institución y lo que sigue), y las productivas que corresponden a los aportes que cada rama hace a cada territorio y sus poblaciones para responder a la pregunta tanto sobre la utilidad pública a que responden como al desarrollo del país.

La idea es que cada rama de las FFAA aporte con un porcentaje de su tiempo, por ejemplo 3 meses/año al desarrollo y a la mitigación de los efectos y riesgos del cambio climático para hacer posible un desarrollo y crecimiento que no se vea interferido por los problemas asociados a estos problemas del tiempo presente.

En este sentido cada rama de las FFAA tiene experiencia y familiaridad con determinados espacios y territorios de ahí la necesidad de orientar sus labores a lo que saben hacer o podrían hacer con mayor facilidad.

A la Armada podría asignársele aparte lo que ya hacen, la limpieza de todas las costas y cursos de agua (ríos. lagos, lagunas, esteros, etc. y todo lo que tenga que ver con los cursos de agua, borde costero y los desechos que las habitan. Podrían organizar una tremenda industria (tipo lo que fue FAMAE en su tiempo) de reciclaje de basura y plásticos en las costas y cursos de agua con lo que contribuirían al desarrollo del turismo ecológico (un poeta dijo que el nuestro más que Nación era paisaje) y, como lo hemos visto, a impedir que los ríos llenos de mugre se desborden en zonas pobladas tras cada lluvia. Y aportar al desarrollo, por supuesto, de una cultura del cuidado del medio ambiente.

A la Fuerza Aérea se le podría asignar lo que incumbe los incendios y procesos de reforestación y destronque debidos a las consecuencias de los monocultivos de especies que los provocan. De más está decir que pueden pedir apoyo al Ejército que tiene una numerosa dotación para efectos de replantar con especies nativas en los terrenos afeitados por el corte de pino radiata y eucaliptus. Ello supone si medidas previas como lo realizado por el Estado en Portugal de prohibición de plantaciones de eucaliptus para evitar los incendios y la reorientación del Decreto 701 a bosque nativo y algunas expropiaciones de tierras degradadas por el uso forestal.

En cuanto al Ejército que cuenta con mayor dotación de efectivos se les podría asignar tareas de infraestructura. Esta rama que tiene elementos para localizar los sitios más apropiados en cada cuenca hidrográfica, podría dedicarse a construir reservorios de agua, estanques, embalses para recolectar las aguas del deshielo y lluvias (cuando las haya) sirviendo así directamente a sostener la industria frutícola, la agricultura en general además de la minería.

Con respecto a Carabineros, ellos podrían profundizar la magna tarea del proceso de modernización en el cual se encuentran encaminados. Ello supone reorientación del presupuesto de las FFAA y nuevas políticas públicas acordes con las medidas de mitigación del cambio climático y, lo fundamental, para legitimar el papel de las FFAA en cuanto sus aportes al país más allá de las tareas que ya cumplen referidas a seguridad y orden y la ejecución de la Parada Militar.

Los empresarios no verían con malos ojos tales iniciativas dirigidas a fortalecer actividades productivas y al resguardo del medio ambiente en situación de cambio climático y la ciudadanía en general podría constatar la utilidad que presta al país esa numerosa dotación de efectivos del Ejército, la Aviación y la Armada y Carabineros que gozan, digámoslo, de un status privilegiado con respecto de protección social, jubilación a costa edad, vivienda y otras ventajas.

Compartir este artículo