En kioscos: Mayo 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Victimización y política. Por Ibán de Rementería

Paz Ciudadana ante el previsible fiasco constituyente cabalga de nuevo con sus manipulaciones estadísticas sobre victimización delictual, informa que: en 2019 el 40,6% de los hogares fue victimizado, en 2020 el 27,4%, en 2021 31,6% y en 2022 32,7%, muy por debajo del promedio del 40.0% de victimización en los últimos 10 años.

Esa institución fundada por Agustín Edwards, el gran promotor internacional y nacional del golpe militar en 1973, desde 1990 a partir de los inicios de la transición política, se ha propuesto utilizar a la manipulación informativa de la delincuencia como el gran instrumento de control social y político, siguiendo el modelo estadounidense que al ponerse fin en 1973 al New Deal con el cual desde 1945 se manejaba desigualdad económica y la diferenciación social mediante ayudas públicas, asistencias sociales que entonces se suprimen para instalar en su reemplazo el endeudamiento personal de las necesidades familiares, la “financiarización” de la vida cotidiana, de esa manera se racionaliza la realidad económica y social, lo que se ha llamado el neoliberalismo a nivel planetario, entonces en EUA la pobreza aumenta la delincuencia y casi triplica la población carcelaria entre 1977 y 1997.

Aquí en Chile la instalación del neoliberalismo también desde 1973, llega en el presente a que el 70% de los hogares debe el 70% de sus ingresos, lo cual generaliza la ansiedad, la depresión y la angustia cuya autogestión mediante las drogas hace crecer su demanda, mientras que la torpe penalización de su provisión y consumo, hace prosperar al narcotráfico; entonces, las maneras violentas de los narcotraficantes para resolver sus “asuntos de negocios”, además de la guerra que le declara el estado, así como la guerra a la delincuencia común, generalizan el miedo y la ansiedad entre la población: ese es el lado social y cultural del neoliberalismo.

La gran prensa y los otros medios de comunicación amplifican la sensación y el temor creciente de la población, desligados de su percepción real de la victimización por la delincuencia. Así, recientemente El Mercurio, comentando a Paz Ciudadana, titula: “Victimización sube por tercera vez consecutiva y el temor a sufrir delitos llega a su nivel más alto en 23 años”. No obstante, en el análisis de los resultados la misma Paz Ciudadana en su Informe 2023 reconoce que para el año 2022, el: "32,7% de los hogares reportó que alguno de sus miembros fue víctima de robo o intento de robo en los últimos 6 meses, sin diferencia estadísticamente significativa respecto a la medición del año 2021". Pero, esa diferencia estadística poco significativa en victimización, informativamente bien manipulada tiene la virtud de aumentar el índice de temor de 19,6% en 2019 a 44,4% en 2023, mientras que las confianzas en las policías de 55,4% en 2019 sube a 64,8% en 2023, asimismo, el desempeño de Carabineros elevó su nota de 4,1 en 2019 a 4,4 en 2023. Osease, a la supuesta mayor victimización más confianza hay en las policías.

Otro misterio es la desinformación oficial sobre la delincuencia, como ha sido la extraña des continuidad de los informes de la ENUSC (Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana) que realiza el INE (Instituto Nacional de Estadísticas), por instrucciones del Ministerio del Interior (Subsecretaria de Prevención del Delito), que no reporta la victimización por hogares desde el año 2020, esta abstinencia informativa oficial se explica por sí misma ya que los datos objetivos habrían contradicho los discursos políticos tanto de la oposición como del Gobierno, que señalaban el aumento grave de la delincuencia mientras que la victimización disminuía según el INE, de 26,0% en 1917, a 25,24% en 1918 y concluye con 23,3% en 1919.

Estas son unas pruebas más de que la desinformación, o la abstinencia informativa, es la base de su manipulación para generar temor con finalidades política, como aconteció en la elección de los consejeros constituyentes el pasado 7 de mayo, donde el Partido Republicano arrasó con su dureza contra la delincuencia y el crimen, a lo Presidente Bukele de El Salvador. *Corporación Ciudadanía y Justicia

Compartir este artículo