En kioscos: Julio 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Villarrica y las Jornadas de Lectura Súbita en el corazón de la Araucanía Lacustre. Por Marco Silva Cornejo

Jornadas de Lecturas súbitas en la Araucanía lacustre se toman el ciclo de las rutinas veraniegas de los viernes en Villarrica. En medio del temporal de fuego patrocinado en gran medida por el irracional monocultivo y su rito extractivista de la forestal geografía noliberalozante que se expande en el territorio.

La lectura y los libros, como pretexto de encuentro y relato que persiste y resiste en la onírica misión del tiempo que se incrusta en la retina de los cotidianos insolentes. Rescatando el patrimonio de nuestras luchas y malestares dolientes, hermanados en la complicidad del grifo abierto para regar la fiesta encapuchada de arpillera de los niñxs pobres de nuestros barrios, en el sabor amargo del asfalto que flanquea la comarca insolente de nuestras persistencias y disidencias.

Así se consagra el paso en la rotación del tiempo lacustre, bajo la sonoridad rimosa de un Hip Hop subverso en la métrica frenética de Pungacrew: arquetipo y argumento de una narración con esquina incrustada en la sabia de su ADN, fonética que roza el cielo de las bandurrias y regocija la tranquilidad de salmones que han huido del estero para acompañar su flow.

Un tejido eterno de libro y canto en la noche que nos cobija al compás junto un ketropillan que palpita en fuego su existir. En medio de los ritos más antiguos, los bronces Sharon y la niño Carolo organizan la ofensiva del Ska y su ritmo de alegría interminable; condimento necesario para prevalecer el lúdico descontento con el que “Carolo” acompaña de acordeones el llamado eterno a la huelga.

Súbitas fueron siempre las lecturas primeras que se hicieron eternas, como el primer beso en la esquina de la pobla, como la primera moto que vistió de llamarada en neumático que inscribía nuestro descontento en el asfalto urbano de nuestra pobreza, como la primera certeza de la justeza de nuestras luchas que inscriben hoy su pasaje en el Wallmapu.

Marco Silva Cornejo
Mg. Ciencias Sociales Aplicadas UFRO

Compartir este artículo