En kioscos: Abril 2020
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Violencia y conciencia: "con el grito y con el baile llega la revolución". Por Alex Ibarra

La pasividad frente al genocidio del neoliberalismo es un mal que desde octubre se vio legítimamente desafiado. El estallido social, sin poder presagiarse una fecha, era evidente dada la violencia establecida por los gobiernos de la posdictadura que fueron acentuando la represión contra el pueblo que comenzaba a levantarse, principalmente desde el estudiantado joven y el pueblo mapuche. Sin duda, muchos sujetos han sido violentados por la condición de explotación y/o por la represión.

Las condiciones para la rebelión legítima estaban dadas desde hace muchos años, no había cese de la brutalidad neoliberal y la corrupción ya no tenía pudor. La injusticia ni siquiera era maquillada.

Desde octubre asistimos a una maduración del proceso de conciencia a favor de un proceso revolucionario. Este aumento de la conciencia revolucionaria es lo que ha hecho que figuras como Piñera, Chadwick, Guevara y Blumel, junto a los cínicos que siguen en el Congreso tengan hoy sus manos manchadas por los muertos, torturados, violadas, heridos, encarcelados, desaparecidos y reprimidos. Recordemos que en "Los condenados de la tierra", Fanon nos decía que la única violencia justificada es la de las víctimas.

La violencia del Gobierno y su persistencia en un modelo neoliberal fundamentado por la corrupción que apoyan el injusto sistema económico y político , hoy nos colocan frente al desafío liberador de la transformación revolucionaria.

Las condiciones de injusticia no han cambiado, la clase política sigue aferrada a sus privilegios e insiste en la vía equivocada de mantención del sistema nefasto. Por otra parte, entre los explotados la conciencia va en aumento, a pesar de la desinformación que realizan los medios de comunicación convencionales. La resistencia organizada está madurando y 2020 desde marzo será altamente revolucionario.

La expectativa por un mejor 2020 es un sueño posible en el amparo de un programa utópico que comienza a crecer como Fuerza Constituyente en cada protesta y en cada cabildo. El rechazo a Piñera por su cargo actual, aparece como el principal responsable, se intensificará y no se debe permitir que sea él quien firme la Nueva Constitución. Recordemos que estos políticos suelen no estar a la altura del proceso histórico.

Las protestas seguirán y la crisis, dado lo que hemos visto en el actuar del Gobierno, aumentará . La conciencia del pueblo chileno, abandonó el lema "por la razón o la fuerza" por el de "hasta que la dignidad sea costumbre". La transformación política, una vez producido el proceso de conciencia deviene en la revolución organizada que establece el nuevo orden político. Vienen los nacimientos de la nueva vida espiritual y estética que orientará nuestra nueva forma de existencia individual y colectiva.

Alex Ibarra Peña.
Dr Estudios Americanos

Compartir este artículo /