En kioscos: Agosto 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

¿Y dónde están las feministas? Por Valentina Pantoja de Prada

“No seré libre mientras existan mujeres sometidas, incluso cuando sus cadenas sean muy diferentes a las mías”
Audre Lorde

 

En el marco de las últimas movilizaciones feministas se ha visibilizado nuevamente una bandera de lucha que lleva ondeando desde el siglo XVIII: La igualdad de derechos y oportunidades entre todas las personas. Llama la profunda atención que estas declaraciones generen una reacción visceral de rechazo o incluso confrontación desde algunos sectores de la sociedad. Sin embargo, aunque la lucha por la igualdad, en especial la igualdad de género, históricamente ha tenido detractores en la materia, muchas voces se han levantado para seguir avanzando y cimentando el camino para las futuras generaciones. El feminismo como principio busca esta igualdad social, el feminismo como movimiento lleva a que esto se concrete.

 

Este movimiento político, económico, social y cultural sigue batallando en medio de esta pandemia mundial. Es evidente que el COVID-19 nos ha vuelto a remecer como sociedad chilena. Pareciera una ola de traslación que viene inmediatamente ulterior al estallido social; nos da un nuevo choque frontal cuando aún no estamos preparados para recibirla. La pandemia nos recuerda a cada paso, y en cada decisión gubernamental, las profundas injusticias sociales de Chile y que la violencia institucional, cimentadas desde un laboratorio neoliberal, se ejerce no sólo desde el Estado sino también en la salud pública, perpetuando, como reflejo fiel de nuestra sociedad, el cierre de las puertas a la población más vulnerable.

 

Este escenario es exponencialmente complejo cuando los determinantes sociales son el ancla histórica y muchas veces genética de tu propia realidad. Un ejemplo de ello es que actualmente las cuarentenas han significado un aumento en las expresiones de violencia de género a nivel nacional e internacional[1]. Las mujeres y disidencias sexuales son socialmente vulnerables en esta nueva realidad, pero cabe destacar que el feminismo no es la entidad encargada de regularizar esta situación. Impresiona las atribuciones que se toman las personas, sobretodo hombres, al hacer llamados públicos y muchas veces anónimos en redes sociales a las feministas, incitando a marchar y a denunciar cada agresión que está pasando en Latinoamérica y el mundo preguntándose a viva voz dónde están cuando no se ve -según su criterio- suficiente activismo.

 

Pues bien, el movimiento feminista está luchando en todos los frentes posibles y no debe ser éste quien esté combatiendo solitariamente todas las injusticias de género que la sociedad impone. Es la misma sociedad y el Estado quienes deben invertir sus roles de agresores simbólicos a figuras de apoyo y respeto para todas y todos. Sin perjuicio de ello, el feminismo como tal conoce de primera mano lo que es la violencia de género, sus agentes la combaten día a día desde sus propios frentes. Así que ¿Dónde estamos? Estamos en los hospitales y centros de salud, en las casas aisladas, en la primera línea, estamos embarazadas con maternidades deseadas, estamos también abortando clandestinamente. Leyendo, investigando, liderando, escribiendo. Estamos articulando redes entre organizaciones civiles, algunas con dobles y triples jornadas, estamos extrañando a nuestras familias a la distancia, generando seminarios online para educar a la población, estamos siendo golpeadas por nuestros compañeros, con trabajo precario o sin trabajo, lavando ropa propia y ajena, hacinadas en espacios pequeños, olvidadas en la cárcel, estamos luchando en territorios colonizados, estamos abriéndonos paso en espacios masculinos, pero sobretodo estamos aquí, luchando desde hace mucho tiempo por las mismas demandas históricas y otras injusticias que se van agregando a nuestro paso. La pregunta entonces es ¿Dónde estás tú?.

 

Valentina Pantoja de Prada
Médica del Depto. de Género y Salud del Colegio Médico de Chile. Activista en Disidencias en Red

 

 


[1] Naciones unidas. Fuente: https://www.un.org/es/coronavirus/articles/igualdad-genero-covid-19

Compartir este artículo