Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- DECLARACIÓN CODEPU SOLIDARIZANDO CON BALTASAR GARZÓN
- El guante está tirado. Por José Lizana
- PODER POLITICA Y DINERO por Ángel Saldomando

- Sumario completo



Página de inicio

BRICS: Un nuevo contrapeso en la Banca Internacional. Por Pablo Ruiz

El BRICS, que reúne a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, se ha transformado en el último tiempo en un faro de esperanzas para las economías del tercer mundo subyugadas por las imposiciones del mercado predominante. Si todo resulta bien, los pueblos de Latinoamerica se podrían ver favorecidos por las iniciativas que estas naciones están impulsando.

De acuerdo a información del gobierno de España, los países del BRICS “reúnen al 43 % de la población mundial y acumulan el 25 % de la riqueza, generando el 56 % del crecimiento económico registrado en el mundo en los últimos años. El comercio entre los países del grupo crece a un ritmo del 28 % anual y es ya de unos 230.000 millones de dólares, con vistas a llegar a 500.000 millones en 2015” (1).

Lo que llama la atención es que las iniciativas que promuevan los líderes del BRICS no se limitarán sólo a sus propios territorios nacionales sino también se enfocarán en el desarrollo de los Estados no miembros de la organización.

Para todo esto, en julio de 2014, se anunció en Fortaleza, Brasil, la creación del Banco de Desarrollo del BRICS el que financiará proyectos de infraestructura de los Estados miembros como de países en desarrollo.

El primer Presidente del Banco será, por cinco años, el economista indio Kundapur Vaman Kamath para, posteriormente, entregar la presidencia a Brasil. Su sede se ubicará en Shanghái, China.

En la VI Cumbre del BRICS, en Fortaleza, señalaron los principios de una nueva relación económica que buscan establecer: “Creemos que todos los países deben gozar de los derechos debidos, la igualdad de oportunidades y la participación equitativa en los asuntos económicos, financieros y comerciales mundiales, reconociendo que los países tienen diferentes capacidades y se encuentran en diferentes niveles de desarrollo. Nos esforzamos por una economía mundial abierta con la asignación eficiente de los recursos, la libre circulación de bienes, y la competencia justa y ordenada para beneficio de todos” (2).

El Banco de los BRICS tendrá un capital de 100 mil millones de dólares americanos; que por parte iguales financiarán los cinco países fundadores, garantizando con esto igualdad de voto.

También los países del BRICS acordaron implementar el Acuerdo de Reserva de Contingencia, el que tendrá un presupuesto inicial de 100 mil millones de dólares americanos, el que busca proteger a los Estados miembros frente a las presiones de liquidez de corto plazo.

Así mismo, en la reunión de Fortaleza, los países del BRICS reconocieron “la importancia estratégica de la educación para el desarrollo sostenible y el crecimiento económico inclusivo” y alentaron la iniciativa de establecer la Universidad de Conexión del BRICS.

En mayo pasado, se invitó al primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, para que “Grecia se convierta en el sexto socio del proyecto”. La propuesta será analizada y debatida en profundidad en el Foro Económico del BRICS que tendrá lugar en San Petersburgo, Rusia, los próximos 18 y 20 de junio.

Cuestionamiento FMI/BM

Con estas medidas, los países del BRICS cuestionan lo que han sido las políticas económicas del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM), y han expresado la necesidad que la ONU apure las reformas del sistema económico en cuestión que en gran medida sólo ha favorecido a los EEUU.

En otras palabras, los países que integran el BRICS apuestan por un mundo multipolar y quieren ser un contrapeso a la hegemónica política de los EEUU que concretamente defiende e impone sus propios intereses políticos y económicos a todo el mundo, incluido a sus aliados, en detrimento de los restantes 194 países que componen la humanidad.

“Este nuevo “multilateralismo” -dice Pamela López- que pretende incorporar más países en desarrollo, traería para América Latina la ruptura de la denominada Doctrina Monroe, resumida en la célebre frase “América para los americanos”, cuya versión más cruda es “América Latina es el patio trasero de Estados Unidos” y que se traduce en el poder del gigante del norte sobre la región” (3).

No es necesario ser un gran analista económico para entender en resumidas cuentas, que el FMI y el BM no ayudó antes, ni ahora, a los países del continente. El monopolio del dólar, de la toma de decisiones, de las condiciones de préstamos, imposiciones del FMI sobre políticas internas, más que ayudar muchas veces empeoraron la situación de pobreza y dependencia de nuestras naciones con la cadena, todavía, de la deuda externa.

No es posible olvidar que Pinochet ordenó en 1983 al Banco Central la compra de la deuda de varios bancos, entre ellos la del Banco de Chile, para salvarlos de la crisis que padecían y esto con dinero de todos los chilenos.

Actualmente, la deuda externa chilena, a diciembre de 2013, alcanzó a 130.724 millones de dólares. De este monto, la deuda externa de largo plazo es de 110.238 millones de dólares. De ella, 24.276 millones de dólares es deuda del sector público y 85.962 millones de dólares del sector privado. El 87,8% de la deuda externa bruta se concentró en dólares (4).

Y hablando de deuda, sorprendió el 2014 que el gobierno de Rusia condonara el 90 % de la deuda de Cuba, de 35.000 millones de dólares, y dio un plazo de diez años para pagar el saldo restante de 3500 millones de dólares.

Sorprende también la construcción del canal transoceánico en Nicaragua, cuya ejecución está a cargo de la compañía china HKND. Este nuevo canal fortalecerá los lazos entre Asia y América Latina. Por supuesto, la Embajada estadounidense en Nicaragua expresó abiertamente su descontento.

En fin, y apelando a lo que ellos mismos dicen defender, la libertad de comercio, es hora de abrirse a las nuevas propuestas económicas y políticas que están haciendo los países del BRICS en América Latina.

Es hora de cuidar nuestros intereses y buscar relaciones políticas y económicas nuevas basadas en el respeto y el beneficio mutuo.

NOTAS:

1. Países BRICS. www.exteriores.gob.es

2. Declaración de Fortaleza, VI Cumbre BRICS, 15 de julio de 2014.

3. Pamela López. Banco y fondo BRICS: ¿El término de la hegemonía estadounidense en América Latina?, 27 de julio 2014, Radio U de Chile.

4. Deuda Externa de Chile, 2013. Banco Central.

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2017 Le Monde diplomatique.