Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Donbass aprende a vivir sin Kiev
- Quiénes le ponen freno a la corrupción
- ¿Outsiders al poder?

- Sumario completo mayo de 2017





Sobre el autor

Elven Sicard
Periodista.
plus...



Página de inicio >> Mayo de 2017

Amerindios sin brújula identitaria y espiritual
Guayana, la fiebre del oro... y de la Biblia

por  Elven Sicard

En veinticinco años, Guayana vio duplicar su población al tiempo que permanecía económicamente aislada de sus vecinos. Sin embargo, la porosidad de su frontera la vuelve permeable al tráfico de oro como al proselitismo evangelista. En primera línea, los amerindios se juegan su futuro como pueblo.

Con sus propios reclamos, las organizaciones amerindias participaron plenamente del movimiento social guayanés de la primavera. Sintiéndose olvidados por las autoridades públicas, los seis pueblos originarios de Guayana (entre diez mil y veinte mil personas, según estimaciones) conviven con los traficantes de oro y sufren los estragos de la extracción artesanal, tanto en materia ambiental como de seguridad. Lo que es particularmente cierto para los pueblos del interior, sedentarizados donde nacen los grandes ríos (wayana en el Alto Maroni, wayampi en el Alto Oyapoque y teko en ambos ríos). Su malestar más general se traduce en una tasa de suicidios entre los jóvenes ocho a diez veces mayor que la tasa promedio de Guayana. Esta situación, que comparten en menor medida los pueblos costeros (kalina, arawak-lokono y palikur), salió a la luz en 2003, pero debieron pasar doce años para que se enviara una misión.

El informe parlamentario presentado al Primer Ministro el 30 de noviembre de 2015 señala incumplimientos del Estado tan diversos como la falta de acceso a servicios básicos (agua corriente, electricidad, cobertura telefónica, transporte) o las fallas del sistema de salud, el mal manejo de la dependencia del alcohol o las drogas, la contaminación neurotóxica del agua y los peces por el mercurio que utilizan masivamente los buscadores de oro para amalgamarlo al metal precioso. Estudios sobre la concentración de mercurio en el cabello demostraron así que “los niveles de exposición crónica a los cuales se someten las poblaciones ribereñas amazónicas figuran entre los más elevados del mundo”...

Texto completo en la edición impresa del mes de MAYO 2017
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2017 Le Monde diplomatique.