Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Apunte N° II ¿Cómo se Ejecuta en Chile el Principio de Subsidiariedad? por Mario Paz - Los Hijos de Mafalda
- Unión Nacional de Artistas manifiesta rechazo a la grave situación vivida por el realizador audiovisual Vicente Montecinos
- Sexualidad y consumo neoliberal. Entrevista de Alex Ibarra a Fran (F.) Scort

- Sumario completo



Página de inicio

La irresponsabilidad de los poderes. Por Nelson Aquiles Soto

Como consecuencia de los lamentables incendios ocurridos en el país, los cuales se iniciaron fines del año 2016, amplificándose estos en toda la zona centro y sur durante el mes enero, y que según expertos se mantendrían también durante el mes de febrero, se puede visualizar que esta catástrofe social y ambiental, costará muchos años para su recuperación, especialmente que la naturaleza pueda ofrecer ese paisaje fértil y verde que atraía a tantos turistas extranjeros y chilenos de la zona norte y centro, quienes en muchas ocasiones visitaron los lugares afectados hoy reducidos a escombros y cenizas, dejando un panorama devastador, cuyas imágenes televisivas se asimilan a un bombardeo aéreo ocurrido durante una guerra, siendo testigos como cientos de pobladores que obligadamente dejaron sus hogares para conservar sus vidas y las de sus familias, quedando en cada una de sus retinas solo las cenizas de años de esfuerzo y trabajo que les permitieron sobrevivir hasta ahora.

Este desastre no solo deja con los brazos cruzados a miles de compatriotas -que gracias a la inmensa solidaridad de sus hermanos de clase- les darán energía necesaria para volver a levantarse ante los embates de la naturaleza, solidaridad que no busca publicidad ni reportajes televisivos, expresiones que los canales de televisión y sus auspiciadores utilizaron de forma creciente y gracias a los cuales, tengo la certeza (por la cantidad de avisos comerciales y horas destinadas a la transmisión del dolor ajeno), les reportó más millones que los recolectados durante las campañas que estos mismos hicieron en los días en que se mantuvo álgida la información.

Esta solidaridad tampoco fue en busca de la reciprocidad, solo estuvo y está el deseo de ayudar al hermanos que sufre, especialmente a quienes han vivido la furia de la naturaleza de manera reiterada, así lo demuestra el caso de los chilenos que viven en Dichato, quienes hace pocos años sufrieron también las consecuencia del tsunami, donde el gobierno de turno no actuó de manera responsable e inmediata provocando en la población un daño irreparable no sólo a las viviendas de éstos sino en la pérdida de decenas de vidas humanas que podrían haberse salvado o evitado.

Pero al parecer la ciudadanía siempre se pregunta: ¿Quién es el responsable ante estos desastres?

Existen respuestas que apunta con el dedo a otros y no a nosotros mismos, y es así - frente a este desastre- que escuchamos diversas versiones sobre los responsables de lo ocurrido.

Algunos han indicado que esto es consecuencia de pirómanos; otros afirman que tiene que ver con las demandas del pueblo mapuche; algunos señalan que corresponden a actos terroristas; también que estos actos son provocados por las empresas forestales; unos cuantos indican que ocurrieron por el sistema eléctrico interconectado central y otros que apuntan a una supuesta desestabilización del gobierno, etc, etc… Aunque se decir que en casos aislados puede que tenga que ver con algunos de puntos antes planteados. Pero, independiente de lo anterior… ¿Cuál es el significado de “Responsabilidad”? Según se indica: ¨Responsabilidad es el cumplimiento de las obligaciones, o el cuidado al tomar decisiones o realizar algo. La responsabilidad es también el hecho de ser responsable de alguien o de algo¨…

También se dice que se utiliza el término de responsabilidad para referirse a la obligación de responder ante un hecho y que procede del latín responsum, del verbo respondere, que a su vez se forma con el prefijo re-, que alude a la idea de repetición, de volver a atrás, y el verbo spondere, que significa "prometer", "obligarse" o "comprometerse". Considerando lo anterior, como ciudadanos nos preguntamos: ¿Quiénes son los responsable del país?

Según la Constitución de 1980 es el Estado en su conjunto, con todas las instituciones que la componen, vale decir: el Poder Ejecutivo (a través del Presidente (a) de la República); el Poder Legislativo (Diputados y Senadores), Poder Judicial (liderado por el Presidente de la Corte Suprema), así también las instituciones independientes del Estado, como son las Fuerzas Armadas; la Contraloría General de la República; el Tribunal Constitucional; el Comité de Defensa del Estado, por nombrar algunos. Cada uno de estos estamentos los componen personas que, directamente o indirectamente, han llegado a estos cargos, por tanto asumen una responsabilidad, la que según una definición más profunda de este término, tiene una cualidad y un valor humano. En otras palabras, quienes asumen el compromiso que les otorga el cargo son personas capaces de comprometerse y actuar de manera correcta durante su desempeño.

La ciudadanía siempre espera -de quienes ostentan cargos de responsabilidad de país- que éstos actúen correctamente, ya que dicho compromiso también obedece a cuestiones éticas, morales y judiciales.

Ahora bien, entendiendo el significado de responsabilidad y sus preceptos, nuevamente la ciudadanía:

En la actualidad, ¿quiénes ostentan cargos de responsabilidad en los poderes del Estado y en las distintas instituciones que la componen? Estos personajes a cargo de estos poderes ¿tienen impregnado el espíritu de cuerpo con la institución a la cual pertenecen, incorporando en su quehacer diario los conceptos de ética, moral y justicia?

Muchos de ellos efectivamente la tienen, pero lamentablemente, por algunas manzanas podridas y corruptas existentes en estas instituciones -que solo han privilegiado los intereses personales o corporativos- el ciudadano común y corriente debe sufrir las consecuencias de una catástrofe como la que aún estamos viviendo en el sur de nuestro país, la más grave de estos últimos años.

Demás está decir que las leyes aprobadas que beneficiaron a grandes conglomerados económicos en materia de forestación en las zonas afectadas, se encuentra actualmente el Decreto Ley 701 de octubre 1974, una normativa que si bien es cierto fue emanada durante la Dictadura, ningún gobierno de la Concertación, ni de la Nueva Mayoría, ni menos el de Sebastian Piñera han hecho algo para derogarla, manteniéndoles el beneficio a todas aquellas empresas que han tenido el descaro de reírse de los chilenos, tal es el caso de la dominada colusión del papel confort los cuales devolverán a cada ciudadano unos míseros 7 mil pesos por 11 años de ganancia ilegal. Cabe destacar que estas mismas empresas son las afectadas por los incendios del sur quienes nuevamente recurrirán al papá Fisco para cobrar los seguros comprometidos.

En relación a la responsabilidad sobre la derogación del Decreto 701 ésta también recae en el Poder Legislativo. Muchos de los ¨Honorables¨ conociendo el problema evitaron hacerse cargo de ello, más aún, han aprobado leyes con el claro propósito de devolver los favores concedidos especialmente en el que apunta al financiamiento, directo e indirecto, de sus campañas políticas. De la misma forma, destaca la ausencia de instituciones independientes de los poderes anteriores, como por ejemplo: el Consejo de Defensa del Estado (CDE), el Tribunal Constitucional (TC) o la misma Contraloría General de la República, quienes debieron pronunciarse y no lo hicieron, o la ciudadanía no se enteró. . Lo más grave aún es que nuestro país no cuente con aviones para combatir incendios de la envergadura que nos ha afectado desde mediados de enero de 2017, caso contrario a lo ocurrido hace 43 años, donde sí hubo aviones para bombardear La Moneda, tal como dijera hace unos días el sacerdote jesuita, Felipe Berríos, al plantear que ¨Chile tiene un incendio en el alma y espíritu¨

No obstante lo anterior, lo más preocupante es que nuestras Fuerzas Armadas, no se hayan percatado de esta gran debilidad estratégica Militar, quedando a la luz de estos incendios forestales, la debilidad o responsabilidad que recae en los servicios de inteligencia y seguridad de nuestro país, quienes debieron prever estas situaciones ante un eventual conflicto bélico.

En todo caso, de ningún modo se pretenda que este comentario, relacionado con las Fuerzas Armadas, justifique la derogación de la Ley Reservada del Cobre, ya que si bien es cierto, Chile hoy tiene al menos del 28 % de la producción de cobre a través de Codelco (a manos del Estado), pues cerca del 67% fue entregada por los gobiernos de la Concertación -a partir del año 90- a las empresas transnacionales. Cabe destacar que en la actualidad la gran traba para los privatizadores y las transnacionales se llama: LEY RESERVADA DEL COBRE.

Nos hemos preguntado, ¿qué hubiese pasado si ese 10 % de las ventas del cobre, para financiar las Fuerzas Armadas, hubiese sido derogada como muchos políticos lo desean? Los Honorables, ¿serían capaces de legislar para aplicar un Royalty a las Forestales por la tala de bosques nativos o aumentar los impuestos a las Compañías Eléctricas por el uso de las aguas pertenecientes a todos los chilenos, sin que ello signifique un aumento de las tarifas por consumo de energía? Los legisladores, ¿están dispuestos en cambiar la Ley de Pesca o recuperar el cobre para Chile?

Finalmente por todo lo anterior, creo y estoy convencido que Chile debe refundarse y también reconstruirse, no es posible que ante catástrofes como estas, la autoridad siga construyendo poblados cuya única diferencia con las comunidades de hace 40 años es que las actuales son mediaguas con techo de zinc mientras que las de los 70’s tenían techo de fonolas.

Chile tiene recursos y estos están en manos de las grandes empresas nacionales y transnacionales entre las que se encuentran las pertenecientes al: sector pesquero, eléctrico, forestal y minero. Para ello necesitamos que quienes tienen responsabilidad en sus cargos otorgado por la ciudadanía mediante votación popular y otros designados por la autoridad de turno que dirige el país cumplan con el rol que se les ha asignado. La mejor muestra de tareas pendientes por parte de la autoridad es la denuncia del Comité de Defensa del Cobre ante la Fiscalía de Alta Complejidad, sobre una investigación referida a la pérdida por más de US$ 4.700 millones de dólares en las ventas de mercado a futuro, la cual lleva más de un año en trámite y aún permanece sin resultados, recursos económicos que podrían haber financiado 52.000 casas a razón de $ 50.000.000 cada una.

Para reconstruir y refundar Chile es importante hacer un llamado a todos los honestos funcionarios pertenecientes a todos los poderes del Estado a que se atrevan a denunciar y aislar aquellos corruptos que le hacen gran daño a Chile, y que con su actuar solo debilitan aquella democracia recuperada el año 1990. Una situación que se ha dado de manera transversal, tanto en los gobiernos de izquierda como de derecha, perjudicando sólo a quienes de manera honesta y servicial con el país han trabajado para el desarrollo del mismo. Por ello, nos queda sólo pensar en que las elecciones presidenciales y parlamentarias de este 2017 la bandera de lucha sea refundar y reconstruir no sólo las áreas devastadas por las tragedias sino también reconstruir y refundar nuestros valores como nación basados en la ética , moral y juicio que permitirá a aquellas autoridades elegidas a hacerlos realmente responsables de la toma de decisiones correctas, oportunas, eficaces y eficientes no sólo ante las tragedias sino también para el desarrollo real de nuestro querido Chile…. Fraternalmente

NELSON AQUILES SOTO AGUILERA

Ex Consejero Nacional

Federación de Trabajadores del Cobre

Los Andes 2 de febrero 2017.

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.