Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

Libros

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- El código de conducta de los diputados
- Bagdad y su asombrosa normalidad
- El viento que agita los trigales

- Sumario completo marzo de 2013





Sobre el autor

Serge Halimi
Director de Le Monde Diplomatique.
plus...



Página de inicio >> Marzo de 2013

La mala elección

por  Serge Halimi

Cuando es demasiado tarde, porque le hemos dado la espalda a las mejores opciones, nos vemos obligados a elegir el mal menor. Nueve días después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, el presidente George W. Bush amenazaba urbi et orbi: “O están con nosotros, o están con los terroristas”. Siguieron dos guerras, la primera en Afganistán y después en Irak, con los resultados que conocemos. Una vez más, en Malí, habría que optar, urgente, entre los dos términos de una alternativa execrable. ¿Pues cómo resignarse a que bandas armadas portadoras de una ideología y de prácticas oscurantistas puedan amenazar a las poblaciones del Sur después de haber aterrorizado a las del Norte? Pero al mismo tiempo, ¿cómo ignorar que la invocación de móviles humanitarios, la propensión a criminalizar a los enemigos políticos –los talibanes afganos fueron asociados al tráfico de opio; las FARC a la venta de cocaína o a la toma de rehenes–, sirven a menudo de pretexto para operaciones militares occidentales, que reavivan las sospechas de neocolonialismo y, en definitiva, terminan mal?

Veinte meses después del asesinato de Osama Ben Laden, el cuerpo de Al Qaeda aún se mueve. Los talibanes, por su parte, se encuentran mejor que nunca. Tal como lo señaló el ex primer ministro francés Dominique de Villepin, “los centros neurálgicos del terrorismo –Afganistán, Irak, Libia, Malí– tienden a ampliarse y a estrechar lazos unos con otros, unen sus fuerzas, conjugan algunas acciones” (1). Cada intervención occidental parece hacerle el juego a los grupos yihadistas más radicales, quienes conducen a sus adversarios a conflictos interminables en los que terminan agotados. Los arsenales libios alimentaron la guerra en Malí; el día de mañana, ésta puede equipar a los próximos frentes africanos con armas recuperadas y con ex combatientes.

Para justificar la intervención militar de su país, François Hollande anunció que “Francia estará siempre presente cuando se trate de los derechos de una población, la de Malí, que quiere vivir libre y en democracia”. Una hoja de ruta tan poco razonable no puede sino chocar con el hecho de que el problema no es tanto el de “reconquistar” el norte de Malí, sino de garantizar allí una seguridad duradera que tenga en cuenta las reivindicaciones legítimas de los tuaregs.

Y esto, sólo para empezar… Luego, en efecto, habrá que preocuparse por las alianzas militares tejidas en las sombras, por la disolución de las fronteras africanas. Habrá que reconocer que ésta fue (y sigue siendo) alentada por prescripciones neoliberales que arruinaron la confianza en los Estados, pauperizaron a sus agricultores y a sus soldados, y alentaron la sobrexplotación de las riquezas minerales del continente negro por empresas occidentales (o chinas). Después habrá que admitir también que el tráfico transnacional de drogas, armas y rehenes no existe, sino porque cuenta con proveedores y con consumidores no africanos. Por último, habrá que conceder que la caída de la cotización mundial del algodón arruinó a los campesinos malíes, y que la sequía del Sahel se acentúa con el calentamiento climático.

Muy parcial, este inventario de temas que en general no interesan a nadie sugiere que la “liberación” de Malí por ejércitos extranjeros dejaría intactas las causas del próximo conflicto. En ese momento, podemos apostar, se nos obligará a “elegir”, después de habernos explicado que ya no queda otra opción.

1. France Inter, 18-1-13.

*Director de Le Monde Diplomatique. Texto publicado en Francia, febrero de 2013. Traducción: Florencia Giménez Zapiola

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2014 Le Monde diplomatique.