Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- FAMILIAS CHILENAS, MOVIMIENTOS ESTUDIANTILES Y LEY LONGUEIRA
- Ante los fraudes, las colusiones, abusos y las estafas actuales, ¿Qué pueden hacer los ciudadanos? Por Edgardo Condeza
- La derecha vuelve al gobierno en Argentina. Por Emir Sader

- Sumario completo



Página de inicio

Apunte N° IV La expresión económica del neoliberalismo chileno por Mario Paz

La verdad es el plato más doloroso para comer

Por lo mismo no comemos del plato de la verdad

Y buscamos la satisfacción en otros platos

Y nos llenamos comiendo de platos que solo satisfacen nuestro ego

Para comer del plato de la verdad, debemos aceptar el dolor

Y el dolor que debemos aceptar, es el dolor de cambiar

Porque sin cambio no hay revolución.

Hace ya mucho tiempo que se produce una discusión sobre sí el concepto más adecuado para caracterizar el modelo político y económico en el que vivimos en Chile, es el capitalista o neoliberal. Esta discusión desgraciadamente no ha podido dar luces, pues se producen tremendas confusiones, no solamente con respecto a la terminología, sino que fundamentalmente respecto a la realidad en la que vivimos. Por un lado, está el liberalismo, que como teoría da vida y sustenta al capitalismo industrial o tradicional, ese capitalismo que concentra gran cantidad de trabajadores en grandes fabricas, para que ejecuten labores industriales, para que produzcan. A este tipo de capitalismo, hacía referencia Marx y Engel en sus escritos políticos y económicos. En segundo lugar encontramos al capitalismo financiero, monetario o especulador, que sería la nueva expresión del capitalismo existente a nivel mundial. Este tipo de capitalismo se expresa principalmente por el movimiento de grandes sumas de dinero (capitales) en el juego de la bolsa, en el juego del comprar y vender pero sin producir nada, a este tipo de capitalismo muchos lo llaman neoliberalismo. Finalmente encontramos un capitalismo, que en la práctica no es el capitalismo tradicional o industrial puro, pero tampoco es neoliberalismo puro, si no que es un modelo combinado o hibrido, el cual al mismo tiempo asume características de modelo centralmente planificado, a este modelo, nosotros lo definimos como “neoliberalismo subsidiario”.

Para comprender este modelo hibrido de “neoliberalismo subsidiario”, primero debemos despejar la confusión básica presente en nuestro país, que no nos permite ver y conocer claramente en qué modelo vivimos. Dicha confusión se presenta en un elemento básico del lenguaje, ya que por un lado todas las categorías sociales a nivel discursivo hablan de capitalismo, y de mercado, de libre emprendimiento y libertad económica. Esto quiere decir que, según todos los discursos políticos y económicos establecidos desde la derecha a la izquierda, hablan de capitalismo y mercado, omitiendo la realidad práctica y cotidiana, que nos muestra que en Chile, tanto desde el punto de vista político y económico vivimos en una sociedad políticamente totalitaria y económicamente centralmente planificada.

Comprendemos que resulta muy difícil acepta que el Estado neoliberal subsidiario chileno, es un Estado económicamente centralmente planificado. Pero a pesar de esa dificultad, la realidad nos muestra que la gran mayoría, o incluso la totalidad de las leyes económicas que crea nuestro Estado, establecen la entrega de beneficios y recursos a los grupos intermedios, particularmente a los empresarios, pero no a cualquier empresario, si no a los grandes empresarios. Esto queda claramente establecido cuando Guzmán expone que “Un régimen de propiedad privada es el que asegura a los particulares el dominio real o potencial sobre bienes de producción. No es entonces régimen de propiedad privada el que se limita a tolerar el dominio de bienes pequeños por los particulares y que protege la “pequeña” industria, el “pequeño” comercio, la “pequeña” propiedad agrícola“[1]. Se entiende finalmente que vivimos en un Estado centralmente planificado que beneficia a los grandes empresarios, pues concentra la propiedad tanto de la tierra, del mar y de la industria en pocas manos, generando monopolios[2] y oligopolios[3], que finalmente destruyen el libre mercado, ósea destruyen al capitalismo clásico.

Para respaldar la afirmación expuesta, recurriremos a ADAM SMITH, y su publicación de 1776, conocida como “Investigación Sobre la Naturaleza y Causas de La Riqueza de las Naciones”, donde el padre del liberalismo establece que “existe una mano invisible que regula el mercado”. Esto quiere decir que no debe existir interferencias de entes externos al mismo mercado, situación que en Chile particularmente no ocurre, por el contrario, ya que es el mismo Estado un ente supuestamente externo al mercado, que controla todo el que hacer económico de nuestra nación, por lo tanto, en Chile no existe libertad económica, y menos libre mercado. Al mismo tiempo en Chile la propiedad privada está asegurada sólo para unos pocos, que en este caso son los grupos intermedios, todo ello podría entenderse también como que en Chile no existe capitalismo, pues existe un Estado fundado en un modelo económico centralmente planificado, que elimina todo tipo de competencia económica, ya que le asegura a una minoría aristocrática todos los beneficios y la riqueza, todo ello fundado en un discurso totalmente contradictorio que habla y asegura la existencia del libre mercado y la existencia del capitalismo, discurso que por falta de claridad, poco conocimiento o falta de análisis y diagnósticos correctos, es aceptado sin discusión por todas las fuerzas políticas que se autodenominan de izquierda.

Ahora bien, como siempre, debemos demostrar nuestras afirmaciones con elementos prácticos contrastables con la realidad, y para ello debemos comenzar a exponer información dura.

Para comenzar el proceso de integración de información dura a nuestro apunte, lo haremos desde la cabeza a los pies. Hemos hablado mucho de los grupos intermedios, de los empresarios, de monopolios y oligopolios, términos y conceptos que están en el aire, y que ahora los haremos carne.

GRUPO INTERMEDIO: LOS EMPRESARIOS DUEÑOS DE CHILE.

Los Directos Beneficiados por el Modelo Neoliberal Subsidiario Chileno

El primer representante de los beneficiados directamente por nuestro modelo neoliberal subsidiario es don ROBERTO ANGELINI, quien es dueño de las empresas Copec; Celulosa Arauco y Constitución; Antarchile; Empresa Eléctrica Guacolda; Corpesca; Empresa Pesquera Eperva; Forestal Cholguán; Pesquera Iquique-Guanaye; Seguros de Vida Cruz del Sur. Y solo como dato las utilidades de todas sus empresas, al 30 de Junio del 2011, suman un total de $628.603.000.000 Billones de pesos.

El segundo representante de los frupos intermedios es ALVARO SAIEH, que es propietario del Banco Corpbanca; SMU, que son las empresas Unimarc, Ok Market, Mayorista 10, Alvi, Construmart y Vivo; Seguros de Vida “Corpseguros“ y ”Corpvida“. Las utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, sumaron un total de $81.020.000.000 Billones de pesos.

El tercer representante de este grupo beneficiado directamente con las leyes promulgadas por nuestro Estado neoliberal subsidiario es HORST PAULMANN, propietario de las empresas Cencosud, que se compone de supermercados Jumbo; supermercados Santa Isabel; supermercados Easy; Almacenes Paris; Centro comercial Aventura Center; Retail Financiero; Shopping; autopista Costanera y Banco París. Las utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, suman un total de $129.750.000.000 Billones de pesos.

El cuarto de nuestros destacados es don ELIODORO MATTE, representante de la rancia aristocracia chilena, que es propietario de Empresas como la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones CMPC; Inversiones CMPC; Entel; Almendral telecomunicaciones; Almendral; Minera Valparaíso; Forestal Constitución. Del Pacífico Sur; Bicecorp; Banco Bice; Industrias Forestales; Bice “Seguros de Vida”; Compañía Industrial el Volcán; Puerto de Lirquén; Securitizadora Bice; Colbún. Las utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, suman un total de $ 674.659.000.000 Billones de pesos.

El quinto representante de los propietarios de nuestro país, es ANDRÓNICO LUCKSIC, propietario del Banco de Chile, LQ Inversiones Financieras, Quiñenco, Compañía de Cervecerias Unidas CCU, Viña San Pedro de Tarapacá, Madeco, Banchile “Seguros de Vida”, Indalum, Banchile Securitizadora, Cía. Sud Americana de Vapores. Las utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, fueron $740.993.000.000 Billones de pesos.

El sexto de nuestros destacados beneficiados por elñ modelo neoliberal subsidiario chileno, es don JORGE MARIN CORREA, dueño de Metrogas, Gasco, Transnet, Compañía General de Electricidad CGE, Empresas EMEL, Empresa Eléctrica de Antofagasta, Empresa Eléctrica de Magallanes, Empresa Eléctrica de Iquique, Empresa Eléctrica de Arica, Cía. Nacional de Fuerza Eléctrica, Compañía General de Electricidad CGE distribución. Las utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, fueron de $69.478.000.000 Billones de pesos.

Nuestro séptimo representante de los beneficiados por las leyes chilenas es don JUAN CUNEO, dueño de: Falabella, Sodimac, Plaza, Banco Falabella. La suma de las utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, fueron de $286.634.000.000 Billones de pesos.

El octavo de los empresarios propietarios de nuestro país gracias a las leyes neoliberales subsidiarias de nuestro estado centralmente planificado, es JUAN HURTADO VICUÑA, dueño de Entel, Almendral Telecomunicaciones, Almendral, Pacífico V Región, Consorcio Nacional “Seguros de Generales”, Sociedad Punta del Cobre, Invernova. La suma de las utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, alcanzaron $240.574.000.000 Billones de pesos.

El noveno miembro de los grupos intermedios es PABLO YRARRÁZABAL, dueño de Enersis, Endesa, Chilectra, Empresa Eléctrica Pehuenche. Donde la suma de las utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, fue $492.741.000.000 Billones de pesos.

El décimo de los representantes de los grupos intermedios es don EDUARDO FERNÁNDEZ, que es propietario de Entel, Almendral Telecomunicaciones, Almendral, Banmédica, Pacífico V Región, Consorcio Nacional de “Seguros de Vida”, Banco Consorcio, Consorcio Nacional “Seguros Generales”, Sociedad Punta del Cobre. La suma de utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, es $267.786.000.000

El undécimo de los representantes de los grupos intermedios es ARTURO CLARO, dueño de la Compañía Electrometalurgica, Cristalerías de Chile, Viña Santa Rita, Viña los Vascos, Quemchi, Navarino, Marítima de Inversiones, Cía Sudamericana de Vapores. Y las ganancias de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, son de $385.809.000.000

El duodécimo de los representantes de los grupos intermedios es JULIO PONCE. Dueño de La Sociedad de Inversiones Pampa Calichera, SQM, SQM Comercial. La suma de utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, es $255.292.000.000.

El decimotercero de los representantes de los grupos intermedios es LUIS ENRRIQUE YARUR. Dueño de Banco BCI, BCI “Seguros de Vida”, BCI “Seguros Generales”. La suma de utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, es $ 143.059.000.000.

El decimocuarto de los representantes de los grupos intermedios es BELTRÁN URENDA Dueño de Agencias Universales, Portería Cabo Froward, Empresas Navieras, Cía. De Navegación Interoceánica. La suma de utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, es $ 100.584.000.000.

El decimoquinto de los representantes de los grupos intermedios es J. Eduardo Errázuriz. Que es propietario de Sigdo koppers, Enaex, C.T.I Compañía Tecnoindustrial, Puerto Ventanas, Somela, Ferrocarril del Pacífico. La suma de utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, es de $59.498.000.000.

El decimosexto de los representantes de los grupos intermedios es MAURICIO LARRAÍN. Que es dueño del Banco Santander, Santander Seguros de Vida”, Santander Seguros Generales”. La suma de utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, es $ 278.244.000.000.

El decimoseptimo de los representantes de los grupos intermedios es ROBERTO DE ANDRACA. Dueño de Compañía de Aceros del Pacífico CAP, Invercap, Cintac, Intasa. La suma de utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, es $ 143.816.000.000.

El decimooctavo de los representantes de los grupos intermedios es FELIPE LARRAÍN. Dueño de Aguas Andinas, Inversiones Aguas Metropolitanas. La suma de utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, es $88.373.000.000.

El decimonoveno de los representantes de los grupos intermedios es JOSÉ SAID Dueño del Banco BBVA, Embotelladora Andina, Parque Arauco, Envases del Pacífico. La suma de utilidades de todas sus empresas al 30 de Junio del 2011, es $ 100. 548.000.000

Finalmente a modo de contraste, tenemos al ESTADO DE CHILE, que a la fecha, y aun no sabemos por cuanto tiempo más será el propietario de Codelco, Banco Estado, ENAP, ENAP refinerías, ENAP sipetrol, Zona Franca de Iquique, Televisión Nacional de Chile, Carbonífera Victoria de Lebu, ENACAR, Ferrocarriles suburbanos de Concepción, Transporte de pasajeros Metro, Empresa de Ferrocarriles del Estado. Todas estas empresas han entregado como ganancia al 30 de Junio del 2011, un total de $ 1.559.352.000.000, que comparadola ganancia de las empresas privadas que es $5,066,913,000,00, a la misma fecha, nos posdemos percatar que es casi 400 veces más.

Ahora bien, en primer lugar debemos reconocer que un porcentaje importante de las empresas que hoy son proiedad de estos sujetos, en un momento de nuestra historia nacional, fueron propiedad del Estado chileno, pero gracias a la instalación del “neoliberalismo subsidiario”, dichas empresas pasaron a formar parte de una aristocracia rancia y muy vieja.

En segundo lugar, estos 19 sujetos que hemos expuesto, son los verdaderos propietarios del país, aun que hay un investigador de nombre Julio Berdagué, que establece en un estudio, que solamente la fortuna de “cuatro familias chilenas equivale al ingreso anual del 80% de la población de Chile”[4]. Este mismo estudio asegura que estas mismas 4 familias son propietarios del 47% de la bolsa de valores, ósea de nuestra nación. Ahora bien, si dividimos el 100% de la propiedad de la riqueza que produce Chile, podemos afirmar que el 50% de la riqueza que produce los trabajadores de nuestro país terminan en las manos de los grandes empresarios que según este listado son 19 personas, del 50% restante, podemos asegurar que un 25% de la riqueza producida por los trabajadores cae directamente a las manos del Estado chileno, y el otro 25% restante del total de la producción de riqueza, finalmente se termina repartiendo entre los restantes 17 millones de habitantes que hay en Chile.

En tercer lugar, las emresas que son propiedad de estos sujetos, se desarrollan casi exclusivamente en el sector terciario de la economía, lo que significa, que las empresas que generan las mayores ganancias en nuestro país son las empresas de ventas y servicios. Esto podría querer decir que en Chile casi no existen empresas productivas del área industrial, y si no hay emresas productoras en el área industrial, podemos estar seguros que no existen obreros o trabajadores industriales, y si no hay obreros industriales, no existen sujetos para hacer la revolución. Esto es un silogísmo lógico, que lo demostramos con el siguiente ejemplo: “sin revolucionarios, no hay revolución” jejejeje.

En cuarto lugar, las pocas empresas que hemos expuesto y que desarrollan algún tipo proceso productivo, pueden ser clasificadas como empresas básicas, ya que desarrollan principal y casi esclusivamente procesos extractivos de materias primas, las que son vendidas en bruto, sin mayor elaboración, lo que quiere decir que, a los productos que vendemos, no se le integra valor agregado, lo que puede traducirse en que, “los productos que comercializamos al extranjero, no son productos industriales, son sólo materias primas”, que son el resultado de la explotación de la tierra, de donde se extrae los diversos minerales, también se extrae la madera, la fruta, el vino, verduras. Tambien explotamos el mar, dedonde extraemos pescado y todos sus subproductos. La única área de desarrollo productivo que en Chile no implica el proceso de explotación de materias primas nacionales, es el transporte. La simple exlotación de materias primas sin elevorar, quiere decir que, finalmente la producción de estas materias primas no genera cadenas productivas en nuestro país, pero al mismo tiempo nuestros productos efectivamente generan cadenas productivas en los países que nos compran dichas materias primas, lo que significa que nuestro país le genera puestos de trabajo industriales a otros países con más recursos.

En quinto lugar, el hecho de no tener industrias en nuestro país, significa directamente que Chile no necesita trabajadores calificadios, y si el mercado laboral no requiere trabajadores calificados, tampoco necesitamos estudiantes bien educados, o con educación de exelencia académica, en consecuencia la educación chilena no puede y no debe ser buena o de exelencia académica.

En sexto lugar, podemos asegurar, que la NO existencia de un sector de producción industrial, estable la inexistencia de trabajadores de la misma área. A lo que debemos agregar, que como la mayoría de los trabajadores chilenos son del área de servicios y ventas, y que además manifiestan altos niveles de rotación laboral, todo ello configura un cuadro que se traduce básicamente en la inexistencia de un sindicalismo fuerte, con capacidad real de presión y negociación. Esto se puede interpretar como la no existencia de un tipo de trabajador con altos niveles de identidad asociada a los procesos productivos, en consecuencia, la inexistencia de trabajadores con algún nivel de conciencia, por lo mismo trabajadores desorganizados. Pero no faltara quien pregunte: ¿Porque la inexistencia de procesos productivos influye en la creación de conciencia de los trabajadores?, la respuesta es más fácil aun, el hecho de que existan proceso industriales, estable la reunión sistemática y permanente de un número importante de sujetos que proceden de la misma clase social, que tienen un nivel de educación similar, y condiciones materiales de existencia sino iguales muy parecidas, todo ello configura un proceso de igualación de condiciones de trabajo y de explotación, que serían la base para la generación de conciencia de clase, y una posterior organización obrera.

A modo de una primera conclusión, y apartir de la información ya expuesta, podriamos asegurar que en nuestro país, no existe una visión económica desarrollista, asociada a un proceso de industrialización, por el contrario, los antecedentes nos indican que en vez de avanzar en un proceso de industrialización, hemos retrocedido, a un modelo pre-industrial agrícola. Situación confirmada por el área de desarrollo económico que hemos demostrado. En consecuencia, si el modelo económico de desarrollo, es pre-industrial agricola, podemos asegurar la inexistencia de una clase obrera “clásica”, ósea, la inexistencia existencia de un trabajador industrial que conformara las bases del proceso revolucionario, por el contrario contamos con muchos vendedores y prestadores de servicios, que según el modelo clásico, ellos, los venddores, no son los llamados a hacer la revolución.

Los antecedentes expuestos, nos hacen pisarnos la cola, y debido a ello nos veremos obligados a retomar la discusión sobre si Chile, es un país capitalista o no, y para dar algunas luces respecto a este tema, recurriremos a Theotônio Dos Santos, que establece que “la revolución burguesa (revolución capitalista) comprendía también el problema agrario, contemplado bajo dos aspectos: el de la destrucción del latifundio como fuerza política y económica, sustento del dominio de las oligarquías rurales y de los sectores exportadores de productos primarios”[5]. Esto nos quiere decir que la existencia del capitalismo, establece terminar con la concentración de la tierra en pocas manos y al mismo tiempo terminar con la exportación de productos primarios, y comenzar un proceso que integre valor agregado a los productos que comercializamos al extranjero, y desde el punto de vista político, debemos terminar con lo que en Chile se suele llamar la clase política, que es finalmente la única con capacidad de tomar decisiones, ya que se considera que el pueblo en su totalidad no ésta en condiciones de hacerlo, pero aun no tiene la disposición a hacerlo, pues niega de plano el poder. Ahora bien, si en Chile ocurre lo que hemos planteado, entonces sencillamente en nuestro país no existe el capitalismo.

Claro, efectivamente, se puede presentar nuevamente la discusión, de que es imposible que estemos viviendo en un sistema económico pre-industrial agrario, ya que con los adelantos tecnológicos, el avance de la computación, la ciencia y todas las modernidades, estamos viviendo en la plena modernidad, pero ello no niega que en Chile, las mayores industrias productivas, son industrias extractoras de materias primas fundadas en la propiedad de la tierra y del mar.

Uno de los elementos centrales del modelo neoliberal subsidiario, es establecer e imponer un discurso, que establece la existencia del mercado y de procesos de producción capitalista, pero a pesar de ello dicho discurso no representa la realidad. A pesar de ello dicho discurso se ha impuesto a nivel general, de otra forma no nos podemos explicar la confusión reinante en las fuerzas de izquierda que a la fecha aun no pueden definir claramente en el modelo económico, social y cultural en que estamos viviendo. Esta situación tiene graves consecuencias para el quehacer político, pues sin esta clara definición, es imposible establecer el sujeto histórico, y sin sujeto histórico no tenemos sujeto revolucionario.

Pero bien, si los argumentos presentados hasta el momento, no son suficientes, deberemos presentar más información dura, para ello debemos establecer quien genera el trabajo en Chile, y comprender de esta forma las cadenas productivas que funcionan en nuestro país.

Para comenzar la segunda argumentación, debemos nuevamente establecer que vivimos en un sistema económico centralmente planificado, que implementa un sistema político autoritario y totalitario, y que al mismo tiempo a impuesto un discurso de economía de libre mercado, discurso que es aceptado por las grandes mayorías de nuestro bello país. Finalmente, y para no perder el hilo, este sistema, neoliberal subsidiario, es un modelo económico pre-industrial agrario, y que se sostiene gracias a la intervención directa del Estado en la economía.

Ahora bien, lo primero que debemos establecer es que los habitantes de nuestro país, son aproximadamente 17 millones 300 mil personas aproximadamente[6], de este total, 13 millones 500 mil personas son mayores de 15 años, de estos 13 millones solamente 8.089 millones son las que conforman la fuerza de trabajo, de los cuales solamente 7.488.740 millones de personas están ocupados, y 600.340 son considerados como desocupados.

Del total de trabajadores ocupados que son 7.488.740, al mes de septiembre del 2011, solamente 4.479.273[7] son trabajadores formales que figuran como cotizantes en alguna AFP chilena, y finalmente del total de los cotizantes de las AFP., solamente 4.383.448[8], son trabajadores dependientes o contratados. Estos datos lo primero que nos demuestran es que del total de la población que se considera ocupada en nuestro país, que son 7.488.740, más del 40% que son 3.105.292, son personas que se desarrollan en el sector informal de la economía, pues trabajan sin ningún contrato, o también se puede interpretar que estos ciudadanos se han visto en la necesidad de generar actividades económicas de subsistencia o auto empleo. Pero para el apunte, la población relevante son los 4.383.448, pues son los trabajadores contratados.

Ahora bien, debemos nuevamente seguir clasificando, y para ello debemos retroceder en el tiempo y tomar las cifras entregadas por el Instituto Nacional de Estadísticas INE para el año 2010, que establece que el trabajo “según rama de actividad económica, la nueva clasificación basada en la CIIU Re.3, permite clasificar a los ocupados según 17 sectores económicos. El total de personas ocupadas en todo el país (para el año 2010) asciende a 7.353.830 personas, de las cuales 1.539.240 trabaja en el sector Comercio, 858.850 en Industria Manufacturera, 776.680 en la Agricultura, Ganadería y Silvicultura y 602.900 en Construcción”[9]. Al sumar el total de trabajadores por rama, nos arroja un total de 3.777.670 trabajadores para el año 2010, lo que deja fuera un total de 3.576.160 que no pertenecen a ninguna rama de las antes clasificadas para el año 2010.

Pero el mismo Instituto Nacional de Estadísticas INE para el año 2010, establece que, del total de trabajadores en Chile, “379.520 son trabajadores públicos, los que incluyen a las fuerzas armadas, además existen 508.290 trabajadores de la educación, y 302.460 trabajadores de servicios sociales y salud”[10], lo que nos arroja un total de 1.190.270 trabajadores. Pero para ser honestos debemos disminuir el 50% de los Trabajadores de la educación, ya que solo la mitad de la educación está en manos del Estado, o municipalizada, y también debemos disminuir el 27,3% de los trabajadores de la salud por el mismo motivo. En total tenemos que el sector público da empleo directo a 853.553 personas, a las que debemos agregar un 20% de trabajadores a honorarios suma alzada que suman 170.711, lo que nos arroja finalmente 1.023.262 de trabajadores directos del Estado Chileno. A partir de estos resultados podemos asegurar que más del 25% de los puestos de trabajos formales son creados por el Estado chileno. Todas estas cifras NO han contemplado a los trabajadores de las empresas del Estado como: Codelco, Banco Estado, ENAP, ENAP refinerías, ENAP sipetrol, Zona Franca de Iquique, Televisión Nacional de Chile, Carbonífera Victoria de Lebu, ENACAR, Ferrocarriles suburbanos de Concepción, Transporte de pasajeros Metro, Empresa de Ferrocarriles del Estado.

Muchos podrán asegurar que el Estado neoliberal subsidiario chileno no crea muchas fuentes de trabajo directo, y lo más relevante, es el trabajo privado, pero para corregir esta posible visión, y seguirlos aburriéndolos, queremos establecer que, nuestros Estado subsidiario, también genera trabajo indirecto, y para ello lo demostraremos con un ejemplo básico, y tomaremos a una de las instituciones del Estado mejor evaluadas por la población nacional, que son Carabineros de Chile, que según Ley 20.104 del 24 de abril de 2006, establecía que para el año 2010, esta institución debía contar con 45.881 funcionarios[11].

Ahora bien, tenemos 45.881 personas que deben ser vestidas, calzadas y alimentadas. Solo estas tres funciones, vestido, calzado y alimentación generan un conjunto de cadenas productivas, que en la práctica se transforman en un conjunto de puestos de trabajo permanentes. Por otro lado, estos funcionarios públicos, no solo andan a pie, tienen un conjunto de vehículos conocidos por todos, los que necesitan combustible, pintura jejeje, repuestos, insumos y técnicos y profesionales para el mantenimiento de dichos vehículos. Por otro lado, estos señores no solamente utilizan un lápiz, también utilizan papel, computadores etc.., que también generan nuevas cadenas productivas. El armamento no lo hacen o producen ellos, hay empresas especializadas que surten dichos insumos. Podemos seguir arto rato más con este cuento, pero lo importante es que, los señores carabineros, no pagan de su bolsillo todos estos insumos, los paga el Estado chileno. Todas estas fuentes de trabajo asociadas a dichas cadenas productivas, no existirían sin que existiera la demanda de dichos bienes pagados por el Estado.

Bien, el ejemplo de los Carabineros de Chile, no fue el mejor, entonces tomemos a los colegios subvencionados, los que reciben directamente del Estado una subvención en dinero, con la que se cancela a los profesores y trabajadores de dichos establecimientos. Ya este tampoco es un buen ejemplo, entonces tomemos al transantiago, sistema que también recibe subvención de parte del Estado, y con este dinero se cancelan los sueldos de los conductores. Bien, también es un pésimo ejemplo. Tomemos entonces los Bancos comerciales, que por un lado le piden dinero prestado al Banco Central, que es propiedad del Estado, o también podríamos decir que el Estado chileno les asegura el ingreso de dinero vía créditos con aval del Estado, platita constante y sonante.

También podríamos recurrir al ejemplo que nos da la Ley Nª 20.255, que subsidia a cualquier empresa, ya que establece que para los trabajadores jóvenes entre 18 y 35 años se crean dos tipos de subsidio, a) Subsidio a la contratación, donde el Estado le paga el 50% del sueldo y B) Subsidio a la cotización de la AFP[12]. Este mecanismo también es una de las tantas formas de crear empleo indirecto de parte del Estado.

Podemos seguir aburriéndolos con datos, pero creemos que con los ejemplos ya expuestos, hemos establecido nuestro punto, el cual es el siguiente: El Estado Chileno, es un Estado neoliberal subsidiario, con una economía centralmente planificada, fundada en la comercialización de materias primas, que son productos sin valor agregado, que por lo mismo sólo responden a un sistema pre-capitalista agrario. Centralmente planificado porque los recursos del Estado están al servicio de los Oligopolios de nuestro país, y pre-capitalista agrario porque sin industrias que generen una red diversa de cadenas productivas desarrolladas en nuestro país, no puede haber capitalismo como tal, por lo tanto, el proceso de extracción de materias primas (terrestres y marítimas), se dirige a otros países que tengan la industria necesaria para transformarlos en productos elaborados.

Mario Paz.

Secretario de Los Hijos de Mafalda

[1]“Erosión de la Propiedad Privada”, Portada, N° 18, Abril de 1971, p 3-4. Citado por: Valdivia Ortiz de Zárate, Verónica: NACIONALES Y GREMILIASTAS. El “Parto” de la nueva Derecha Política Chilena, 1964-1973. LOM Ediciones. Primera Edición 2008 P. 370

[2] Un monopolio (del griego monos ’uno’ y polein ’vender’) es una situación de privilegio legal o fallo del mercado, en el cual existe un productor (monopolista) oferente que posee un gran poder de mercado y es el único en una industria dada que posee un producto, bien, recurso o servicio determinado y diferenciado.

[3] Cuando un mercado es dominado por un pequeño número de productores oferentes (los oligopolistas), se dice que existe un oligopolio. La palabra tiene origen griego y está formada por dos conceptos: oligo (“pocos”) y polio (“vendedor”). Por eso, oligopolio significa justamente “pocos vendedores”.

[4]http://www.biobiochile.cl/2011/06/13/investigador-analiza-la-desigualdad-en-chile-4-familias-concentran-la-riqueza-del-pais.shtml El Presidente de la República Sebastián Piñera con $2,4 billones de dólares; Los hermanos Matte, uno de los socios de HidroAysén, con $10,4 billones; Horst Paulmann y su familia, de Cencosud, con $10, 5 billones; y La familia Luksic, propietarios de Canal 13 y otros, con $19,2 billones.

[5]Theotônio Dos Santos El desarrollo latinoamericano: pasado,presente y futuro. Un homenaje a André Gunder Frank** Este texto fue preparado para la edición conmemorativa de los 65 años de André Gunder Frank, El subdesarrollo del desarrollo-Ensayos para André Gunder Frank, organizada por Sing C. Chew y Robert Denemark.

[6] INE: POBLACION TOTAL Y DE 15 AÑOS Y MAS POR SITUACION EN LA FUERZA DE TRABAJO, AMBOS SEXOS, SEGUN REGION JAS2011

[7] http://www.safp.cl/safpstats/stats/.si.php?id=inf_estadistica/aficot/trimestral/2011/09/15A.html

[8] ttp://www.safp.cl/safpstats/stats/.si.php?id=inf_estadistica/aficot/mensual/2011/09/04A.html

[9] COMPENDIO ESTADÍSTICO / 2011. -1.4 ESTADÍSTICAS DE TRABAJO Y PREVISIÓN. página 177

[10] COMPENDIO ESTADÍSTICO / 2011. -1.4 ESTADÍSTICAS DE TRABAJO Y PREVISIÓN. página 183

[11] CHILE – Carabineros. Jorge Ojeda Frex. Lunes 16 de junio de 2008, puesto en línea por Ariel Zúñiga, Jorge Ojeda Frex. http://www.alterinfos.org/spip.php?article2376. La Ley 20.104 de 24 de abril de 2006, durante el gobierno de Michelle Bachelet se estableció un nuevo aumento de plazas institucionales, esperando contarse para el año 2010, con 45.881 funcionarios, es decir al final del cuarto gobierno de la concertación se esperaba haber realizado un aumento de 15.347 funcionarios, es decir un 150,26% más de funcionarios que a fines de la dictadura de Pinochet, es decir un crecimiento anual promedio de 2,513%En términos de medios materiales, también se han realizado importantes aumentos, en cuanto a presupuesto en el 2005, se llegó a la cifra de $ 289.120.330, es decir un aumento de un 12,5% respecto del año anterior, ello no es intrascendente puesto que el crecimiento de los ingresos del Fisco en igual periodo fue de un 6,1%, en otro punto el parque vehicular de la institución, entre los años 1990 y 2005, se aumentó en un 147%, y para el año 2007, Carabineros informaba que su parque vehicular alcanzaba a 7.318 vehículos terrestres, 12 aéreos, en su mayor parte helicópteros, y 66 acuáticos; también en el área de las Comunicaciones se compraron nuevos equipos, incluyendo un moderno sistema de encriptamiento digital.

[12] Ley Nª 20.255 publicada el 17 de marzo de 2008

Mario Paz. Secretario de Los Hijos de Mafalda

http://www.hijosdemafalda.blogspot.com

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.