Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Basta ya de proteger a los criminales: civiles y militares de la dictadura pinochetista. Por Enrique Villanueva
- Corsarios patriotas del cono sur de América. Patricio Núñez Henríquez
- DECLARACIÓN DE ORGANIZACIONES DEL MOVIMIENTO SOCIAL: ANTE EL ESCÁNDALO DEL LITIO, NUESTRA PROPUESTA NACIONAL

- Sumario completo



Página de inicio

Carta a Sebastián Piñera de la Coordinadora de apoyo al pueblo mapuche

A/a: D. Sebastián Piñera (Presidente de la República de Chile)

REF.: PROPUESTA DE MODIFICACIÓN DE LEY INDÍGENA 19.253 (1993). Un intento de usurpación legal de tierras indígenas.

Fecha: Madrid, 20 de mayo de 2019

El próximo 22 de mayo su gobierno dará inicio al proceso de consulta indígena orientado a modificar la actual Ley Indígena 19.253. La reforma a este cuerpo legal responde a su agenda, en materia de pueblos originarios; en el marco del Plan Impulso Araucanía presentado en Temuco en septiembre de 2018 y en el “Acuerdo Nacional por el desarrollo y la Paz en la Araucanía”. Un Acuerdo que solo se hizo en la Región de la Araucanía, en la que estuvieron ausentes organizaciones representativas del pueblo mapuche y de los otros 8 pueblos indígenas de Chile, que también se verán afectados por la modificación de esta ley.

Cabe recordarle que la Ley 19.253 en su Art. 12 establece la “protección de las tierras indígenas”, así como en su Art. 13 señala que “las tierras indígenas no podrán ser enajenadas, embargadas, gravadas ni adquiridas por prescripción, salvo entre comunidades o personas indígenas de la misma etnia. Las comunidades no podrán arrendar, dar en comodato ni ceder a terceros el uso, goce, administración de tierras de la que sean titulares. La tierra indígena no podrá permanecer en el patrimonio de una persona natural no indígena por más de 5 años”. Para los intereses de empresarios y particulares que pretenden apropiarse del territorio mapuche por la “vía legal”, la actual Ley Indígena les genera un gran problema, como ha sido el caso de su Ministro del Interior (Rodrigo Ubilla) que adquirió fraudulentamente tierras indígenas.

En lugar de mejorar las limitaciones que ya tiene la legislación indígena actual, su gobierno pretende restringir los derechos comunitarios de los pueblos originarios, reduciendo el acceso a la tierra, territorios y recursos naturales. De esta forma es que usted pretende modificar la Ley Indígena, argumentando que requiere ser “mejorada y actualizada”. Pero en realidad lo que su gobierno busca es:

• desproteger las tierras indígenas,

• establecer restricciones a la constitución de nuevas comunidades;

• fomentar la división de las tierras indígenas en pequeñas parcelas individuales, y propiciar la fragmentación de los territorios de las comunidades mapuche;

• favorecer la usurpación “legal” de las tierras indígenas “dentro de un marco de ley”, legalizando su enajenación y promoviendo el arriendo de esos terrenos por largos períodos de tiempo;

• beneficiar al empresariado, permitiendo la especulación inmobiliaria, la inversión de capitales en territorios indígenas, que las tierras indígenas puedan ser vendidas y arrendadas a las grandes empresas capitalistas y así cumplir con los objetivos económicos extractivistas que esconde el Plan Impulso Araucanía.

Por lo anterior, nos solidarizamos y nos hacemos eco de las 10 razones por las que el pueblo mapuche rechaza esta consulta y se manifiesta durante este día en el wallmapu:

1. Porque los mapuche luchan por recuperar las tierras. Durante los últimos 25 años, el movimiento mapuche ha desarrollado una política propia, autónoma, que ha puesto como eje central de sus reivindicaciones la lucha por la recuperación de la tierra y el control del territorio.

2. Porque los mapuche son gente de la tierra. El contacto con la tierra es parte fundamental de su existencia.

3. Porque su gobierno va a rematar los derechos de agua. Mediante el Plan Impulso, piensa rematar 3,5 millones de litros de agua “disponibles” en derechos que aún no han sido adquiridos, lo que supone continuar privatizando el recurso, vulnerando el derecho al agua de los pueblos.

4. Porque el proyecto de ley y la consulta indígena vulneran el Convenio 169. La consulta indígena en Chile no es vinculante ni considera instituciones representativas de los pueblos, tal como exige el Convenio 169 de la OIT ratificado por Chile.

5. Porque se ha presentado de manera engañosa ante las comunidades mapuche. El proceso de consulta se legitimó ante la prensa chilena destacando la participación de algunas organizaciones y dirigentes que no son representativos del mundo mapuche, creando una falsa sensación de participación inclusiva. El rechazo al Plan Impulso y a la modificación de la Ley Indígena es mayoritaria en el pueblo mapuche.

6. Porque atenta contra la propiedad comunitaria de la tierra. El proyecto de ley indígena del Gobierno rompe con el principio de propiedad comunitaria del territorio, mercantilizando las tierras indígenas, porque permite arrendar por 25 años a las grandes empresas, la subdivisión y loteo de las tierras indígenas.

7. Porque forma parte del Plan Impulso Araucanía que busca la reconversión económica de Wallmapu hacia el turismo, la energía y la agroindustria antes de 2026, para satisfacer los mercados asiáticos, considerando que la demanda de alimentos se duplicará de aquí al 2050. Además, considera la construcción de embalses para riego industrial y múltiples centrales hidroeléctricas, destruyendo el territorio donde se emplazarán.

8. Porque el Plan Impulso es IIRSA, que es una serie de proyectos de infraestructura que busca facilitar la extracción de recursos desde América Latina y el territorio mapuche. Para ello considera la construcción de puentes, caminos, líneas de tren y represas con el objetivo de profundizar el saqueo de los recursos naturales, desde el océano Atlántico al Pacífico, hacia los principales mercados del mundo. Existen proyectos que se presentan como parte de la agenda del Plan Impulso y que a su vez, pertenecen a infraestructuras IIRSA como el desarrollo del corredor bioceánico entre Bahía Blanca (Argentina) y Lebu.

9. Porque traerá más represión a los territorios. El Plan Impulso trajo consigo la creación del Comando Jungla que asesinó a Camilo Catrillanca en Temucuicui. Semanas antes, en Lautaro el mismo grupo atacó a Jorge Cayupan, dejándolo gravemente herido. Cada vez que el estado chileno elabora políticas públicas para el Wallmapu, éstas contemplan un incremento de las acciones orientadas a eliminar cualquier foco de resistencia para intentar asegurar las actividades productivas y extractivistas.

10. Porque no podemos permanecer indiferentes, al llamado a movilizarse en todos los territorios y a participar en las convocatorias del 20 de mayo, es que EXIGIMOS al Estado chileno:

• Revocación del Plan Impulso Araucanía y nulidad de la Consulta Indígena efectuada sin la participación de las organizaciones representativas del pueblo mapuche.

• Aplicación del Convenio 169 de la OIT sin restricciones.

• Desmilitarización inmediata y retirada del Comando Jungla en territorio mapuche.

• Derogación y eliminación de la aplicación de la Ley Antiterrorista a líderes sociales y políticos mapuche.

• Juicio y castigo a los culpables del crimen de Camilo Catrillanca Marín y de todos los comuneros mapuche asesinados por el estado chileno y sus gobiernos de turno.

• Restitución de los territorios ancestrales al pueblo nación mapuche.

• Respeto a la autonomía y desarrollo económico ancestral del pueblo nación mapuche.

• Libertad a los presos políticos mapuche y juicios justos aplicando en primera instancia el art. 10 del Convenio 169 de la OIT, que establece que, tratándose de personas pertenecientes a pueblos indígenas, el tipo de sanción preferentemente deberá ser distinto al de encarcelamiento.

¡¡¡¡MARICHIWEU!!!!

COORDINACIÓN DE APOYO AL PUEBLO MAPUCHE

coordinacionapoyo.pueblomapuche@gmail.com

fb: Trawunche Madrid

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.