Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Salmoneros arrastran a Chiloé y Puerto Montt a caos ambiental. Por Héctor Kol artículo
- Protestas contra la Escuela de las Américas: Las garantías para un ‘nunca más’ PorPablo Ruiz Espinoza
- Caso Exonerados y guerra sucia. Por Enrique Villanueva

- Sumario completo



Página de inicio

Chile por el mal camino. Por Gustavo Gac-Artigas

Hay momentos que sacuden la conciencia de un pueblo, momentos que permiten sacar lecciones y definiciones, momentos que definen a quienes se les entregó la responsabilidad de gobernarnos, hay momentos que anuncian una tragedia.

En los Estados Unidos, un presidente racista, homofóbico y con un claro discurso similar al del movimiento supremacista blanco, jugó con el fuego. Por ambición electoral azuzó el racismo, clamó contra lo que él denominó la invasión hispana, aquellos que vienen a quitarnos el trabajo, aquellos que vienen a cambiar nuestra raza y nuestras costumbres, aquellos que representan una amenaza para el futuro del país.

Azuzó el fuego y moralmente es responsable de la masacre en El Paso, Tejas, donde 22 personas, 22 seres humanos cayeron asesinados por un joven blanco quien minutos antes de desatar la masacre publicó un manifiesto con las palabras de Trump, con las palabras de los supremacistas blancos, con las palabras de cualquier movimiento de extrema derecha en el mundo.

Ante la reacción mayoritaria en los Estados Unidos frente a un nuevo horror, el pan nuestro de cada día, como dijera en un artículo refiriéndome a una masacre anterior, hizo un discurso vacío, con palabras y frases correctas, en nuestro país el racismo, el odio y la supremacía blanca no tienen cabida, frases correctas en la voz de quien miente, de quien rehúsa tomar su responsabilidad, en los Estados Unidos y frente al resto del mundo.

Esta mañana leí en un diario chileno que en un manifiesto denominado Chile despierta, se llama a una marcha antimigrante para este fin de semana, armados si fuera necesario, imagino para defender a Chile de la invasión de extranjeros, mismo camino, mismos argumentos de los responsables de las masacres en los Estados Unidos.

Olvidan que, en tiempos oscuros, en tiempos de la desgracia, de persecución de chilenos por pensar diferente, cientos de miles abandonaron el país, algunos expulsados directamente, otros saliendo por diferentes caminos huyendo de la violencia, en el fondo cientos de miles huyendo del terror para vivir sin miedo, para dar a sus hijos una oportunidad de vivir mejor, mismos argumentos de los migrantes que llegan a los Estados Unidos.

Chile va por mal camino, no es el presidente quien llama a esa manifestación expresión de racismo y xenofobia, pero es responsabilidad del presidente y de quienes gobiernan, a cualquier nivel que sea, el impedir esa manifestación y oponerse claramente a la propagación del odio, al triunfo de lo irracional sobre lo racional. Hoy la responsabilidad es de todos y cada uno de nosotros, el permanecer en silencio es ser cómplice.

Al finalizar vuelven a resonar en mis oídos los versos de Neruda en Joaquín Murieta

Ya parte el galgo terrible

ya parte la cabalgata

a matar niños morenos

Ay qué haremos, hay qué haremos.

Ay qué haremos para que la vergüenza no caiga sobre Chile.

De lo contrario seguiremos el camino de Trump y reproduciremos Charlottesville en agosto del 2017 y el enfrentamiento entre supremacistas blancos del K K K contra aquellos que se oponen a su ideología, primer paso en una nueva era de masacres, el pan nuestro de cada día.

— -

Gustavo Gac-Artigas es escritor y director de teatro chileno, miembro correspondiente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, residente en EE UU.

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.