Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- La ola que llevó al 15-M por Pere Rusiñol
- ¿Extranjeros o migrantes? Los nuevos vecinos del barrio. Por Humberto Palma Orellana
- YO DENUNCIO. En el caso Guzmán la justicia se somete a intereses políticos revanchistas. Por Enrique Villanueva

- Sumario completo



Página de inicio

Democracia, solidaridad, amor, y respeto por la diversidad. Entrevista de Alex Ibarra a Silvia Novak.

Entrevista a Silvia Novak (S.N) Actriz. Realizada por Alex Ibarra Peña (A.I) Colectivo de Pensamiento Crítico palabra encapuchada.

A.I: Silvia, gracias por aceptar esta entrevista para esta serie titulada “belleza, chilena”. Eres una reconocida actriz, con larga trayectoria. Sin embargo, tengo la sensación de que no has hecho un uso tan mediático de tu persona. ¿Hay alguna motivación personal en esto? ¿Cuidas mucho diferenciar los ámbitos de lo privado y lo público?

S.N: Más que cuidar y diferenciar esos ámbitos, yo simplemente vivo de acuerdo a mi propia personalidad, que es más bien tímida. Desde muy chica, fui una enamorada del teatro y del cine y siempre quise ser actriz, por lo fascinante que me parece la profesión, jamás pensando en la fama que eso podría traer o no; es decir, eso nunca fue un tema. Tengo una excelente relación con los medios en cuanto a herramienta de difusión de mi trabajo y mi vida privada siempre la he mantenido como algo privado, porque así me parece mejor. En teatro, mucho más allá de los aplausos, me interesa conversar con la gente, para saber cómo les llegó la obra y conocer los distintos puntos de vista como también la opinión de los periodistas especializados, por ejemplo, la reciente crítica que Andrea Jeftanovic le hizo a “Muros (o la socialización amorosa)”, de Soledad Lagos, en el Wikén de “El Mercurio”, la última obra en la que participé.

A.I: En esto que advierto como un cuidado de tu parte a la exposición pública, ¿prevalece un pudor o un autocuidado de tu imagen, dada la poca participación a la que se convoca a los artistas en una sociedad que se encuentra cautiva por un formato reducido a lo farandulero?

S.N: Siempre he tenido una relación fluida y amable con los medios de comunicación, ligada a mi trabajo, a lo que esté haciendo en ese momento. En una de mis primeras entrevistas que di cuando empezaba a trabajar en televisión, sentí que se podía tergiversar lo que uno decía. Me preguntaron cómo me gustaban los hombres y dije que me gustaban sensibles, inteligentes, maduros, con sentido del humor y el titular fue: “Le gustan los hombres maduritos”, quedé marcando ocupado, jajajajaja.

Los programas de farándula en general no los veo y reconozco que muchas veces cuando hago zapping y me encuentro con alguno donde se comenta sobre personas que están “de moda” en ese momento, muchas de ellas no sé ni quiénes son. Me atrevo a decir que la gran mayoría de los actores no somos faranduleros, aunque muchas veces nos podamos ver envueltos en esas situaciones más expuestas. Cuando he coincidido en algún trabajo con algunas de estas personas que son productos de los medios, he tenido la sorpresa de encontrarme no con el “producto”, sino más bien con la persona; es decir, me he relacionado con el ser humano. Por lo general, tenemos un prejuicio con estos “personajes faranduleros”, pero dada mi experiencia, cuando los he conocido en un plano más humano, algunos me han sorprendido gratamente.

Una de las cosas que me gustan del ambiente en que me muevo es la transversalidad. que no existan las diferencias sociales ni de condición sexual ni de género, porque se trabaja en equipo: todos aportamos desde nuestro espacio y todos somos importantes. Me gustaría que esto se replicara en todos los grupos humanos a nivel nacional. Me duelen el clasismo, los prejuicios, la discriminación.

A la que sí cuidé mucho fue a mi hija, que cuando era chica, durante un período trabajó en televisión. Un día, llegó contando que había salido en el diario y yo le dije: “Si quieres vender tu bicicleta, pones un aviso en el diario; si hay un asalto a un banco, eso también sale en el diario y al día siguiente, el diario se usa para embalar cosas o se recicla el papel”. Lo hice para que ella no se sintiera diferente de los demás niñ@s y obviamente lo guardé rápidamente junto a todas las cosas que salían de ella en ese momento, como mamá chocha y orgullosa del tremendo talento de su hija.

A.I: Haciendo un poco de memoria, aunque no sé si tú fuiste parte de esa sensibilidad, se puede apreciar un compromiso por varios artistas en lo que se llamó la recuperación de la democracia. ¿Compartes el juicio de que los artistas terminaron en la dispersión que se vio en toda la sociedad chilena que se sintió cautiva por la nueva sociedad de consumo?

S.N: Como persona y como actriz, he tenido una preocupación por lo social desde siempre. Tuve la suerte de tener una familia maravillosa, que me enseñó que esas diferencias no existían, porque nunca las vi en la forma en que ellos se relacionaban con los demás: no hacían diferencias, independientemente de la condición de las personas; eso no era un tema. La lucha por la recuperación de la democracia fue un compromiso que teníamos la mayoría de los chilenos para recuperar la libertad y terminar con la pesadilla de la dictadura. El compromiso con la justicia, la igualdad de oportunidades y la dignidad de las personas, lo tuve en ese momento y lo tendré siempre. Creo que en nuestra sociedad es muy importante visibilizar y ser conscientes del otro relacionándonos desde el amor y el respeto. En esa época además de la dura coyuntura histórica, para mi fueron momentos muy intensos en lo personal y familiar, el nacimiento de mi hija que es lo más maravilloso que me ha pasado en la vida y el inmenso dolor de perder a mi mamá que falleció de cáncer. Aprovecho de decirle a las mujeres, ya que estamos en octubre que, es el mes de la mama, que no dejen de hacerse las mamografías y los exámenes preventivos que pueden salvar muchas vidas.

Con respecto a lo que tú me preguntas sobre la dispersión, lo que yo creo que pasa en este momento y que no es sólo en mi medio, sino en la sociedad en general, es que hay un gran desencanto y un fuerte impacto a partir de los hechos de los cuales nos hemos ido enterando en los últimos tiempos. A pesar de eso, trato de luchar contra el desencanto y de no perder la confianza en que entre todos podemos construir una sociedad más justa, amable y tolerante. Tengo una cierta esperanza en algunos liderazgos juveniles que surgieron del movimiento estudiantil y supongo que entre los políticos con más experiencia habrán personas dispuestas a trabajar de forma sana y comprometida por la construcción de una sociedad mejor. Estoy chata de que los gobiernos se echen la culpa unos a otros, es el momento de que se unan para crear políticas de Estado en beneficio de toda la ciudadanía y proteger a los más vulnerables de los abusos. Creo en la democracia como la única forma de gobernar, me parece terrible que sigan existiendo todavía países sometidos a dictaduras políticas o religiosas. Todos tenemos que comprometernos poniendo lo mejor de cada uno para cuidarla y colaborar en que funcione con eficiencia y transparencia.

A.I: En tu destacada trayectoria profesional pudiste desarrollar trabajos en distintos géneros relacionados a la actuación, tales como el teatro, la televisión y el cine. A modo de confesión, ¿algunos de estos géneros te acomoda más o consideras que alguno logra estimular mayormente tus capacidades creativas?

S.N: Me gustan todos los géneros que mencionas, la exigencia la pondría sólo en la calidad de lo que se hace y en el profesionalismo; en eso creo que está bien ser exigente. El cine me parece absolutamente mágico: cuando era chica, pasaba tardes enteras viendo películas en los cines rotativos, recuerdo especialmente lo fascinantes que eran las películas italianas de esa época, y con mi familia íbamos siempre al teatro con el que aluciné desde el primer momento. Siempre supe que era ahí donde quería estar y la verdad es que ser actriz fue la mejor decisión, dedicar la vida a lo que a una realmente le apasiona. Mi formación fue bastante distinta a la de los demás niños: mis abuelos, en vez de leerme un cuento antes de dormir, me contaban las óperas como cuentos y después, me llevaban a verlas. Crecí entre el ballet, la ópera, los libros y la música, lo cual les agradezco todo esto.

Actualmente los festivales de cine los disfruto mucho, he participado en muchos como jurado, invitada o presentadora, ahora mismo vengo llegando del Festival Internacional de cine de Viña que este año estuvo dedicado al cine colombiano con la presencia del gran Ciro Guerra, estos festivales te permiten compartir con muchos realizadores de diferentes países y ver películas que son difíciles de encontrar en los circuitos comerciales. Hay que destacar el gran trabajo que hacen los festivales regionales para hacer que el cine llegue a todas partes. Por ejemplo, en el Festival Internacional de Cine de Lebú se mostró como primicia el corto de animación que ganó el primer Oscar para el cine chileno. También en este festival se enseña a los niños a hacer sus propios cortos que al verlos emocionan por su sensibilidad, talento y calidad. Esto además de fomentar la creación en los niños ayuda a una mejor educación. No puedo dejar de destacar el gran aporte que realiza al cine y a la cultura desde sus diversas miradas el DIVA Film Fest que es el Festival Internacional de Cine de la Diversidad, que dirige el gran Rodrigo Piaggio en Valparaíso a los que agradezco profundamente el haberme otorgado este año el Premio DIVA Film Fest 2016.

En algún momento, cuando fui representante de los actores en el Consejo del Audiovisual del CNCA, hablamos de la importancia de reservar algunas salas para dar exclusivamente cine chileno y latinoamericano. Hay una tremenda producción cinematográfica en nuestro país y en nuestro continente, que debiese ser apoyada, tener difusión y distribución sostenida. También me gustaría que tuviéramos más acceso a películas europeas y de otros continentes. Me encanta ver que cada vez hay más realizadoras mujeres, recuerdo que estando en la universidad, descubrí a una directora argentina que se llamaba María Luisa Bemberg, de la que vi películas como “Camila”, “Yo, la peor de todas” y me encantó su sensibilidad y su manera de relatar las historias y ver el cine desde el punto de vista femenino.

A.I: En una entrevista que circula en la web, en cuanto jurada del festival de cine de Quilpué, más o menos así de improviso haces un llamado a que se haga inversión económica en el cine chileno. ¿Qué juicio tienes sobre el cine chileno de los últimos años? ¿Valoras el trabajo de algún director?

S.N: Puedo decirte que me encanta ver cómo cada vez hay más producciones nacionales, que además se están visibilizando en el extranjero. Las nuevas plataformas han hecho más democrática la posibilidad de hacer películas. Sí me parece sumamente importante que exista apoyo financiero a la industria cinematográfica, tanto desde lo público como desde lo privado. Valoro el trabajo de muchos realizadores tanto emergentes como con larga trayectoria. Es muy importante que el público vaya a ver las películas chilenas en cuanto se estrenan, ya que depende de la cantidad de espectadores que tengan en la primera semana que puedan continuar en cartelera. A propósito de lo que hablábamos de realizadoras mujeres se estrena pronto la película “Rara” de Pepa San Martín que ya se ha ganado varios premios internacionales y que está basada en la historia de la absurda e injusta discriminación sufrida por la jueza Atala. Creo que como sociedad es un tema muy importante darnos cuenta de que hay diferentes tipos de familias, en donde lo importante es que los niños estén criados con amor sin importar la condición sexual de las madres o padres.

A.I: Por estos días nos hemos encontrado con un Chile que manifiesta su disconformidad con el sistema de pensiones dependiente de las AFP. Es sabido que en la carrera profesional de un artista, dadas las condiciones de precariedad laboral que también sufren como varios ciudadanos. ¿Existe algún debate gremial al respecto? ¿Te parece necesario que haya este tipo de debates gremiales entre los artistas?

S.N: Hay una precariedad laboral en Chile y en el caso de los actores, esa precariedad es notoria. Hace algunos años, fui parte del directorio de SIDARTE y miembro del Consejo de Chileactores. En los momentos en que tuve una participación más activa en la dirigencia, puedo decirte que estos temas estaban presentes y sé que lo siguen estando. Como gremio hemos crecido sobre todo en cuestiones que tienen que ver con nuestras leyes y también con la solidaridad, por ejemplo, se formó una Fundación que hoy ayuda a los actores que se encuentran pasando momentos más difíciles.

La jubilación debería ser júbilo. Hay algunas políticas públicas que hoy ayudan al bien vivir de los adultos mayores, pero faltan muchísimos beneficios; por ejemplo, el acceso a la cultura podría estar subvencionado. Pero esto requiere de un crecimiento social también, ya que los adultos deben ser integrados socialmente en varios aspectos y no sólo en los económicos, tenemos que pensar en una sociedad que comienza a estar integrada por mucha gente mayor, que, si quieren, pueden seguir trabajando luego de jubilar, como el gran aporte que son y ¡no por una necesidad económica para poder comprarse los remedios!

Hay que analizar bien los aspectos económicos de este tema, supongo que no es tan simple; por ejemplo hay que aclarar el tema de los financiamientos. Los especialistas en economía podrían colaborar en esto, pero no sólo como expertos en el tema, sino como ciudadanos solidarios que aportan al bien común.

Creo que podemos construir una sociedad mejor comprometiéndonos todos de alguna manera con el bienestar del resto. Te puedo contar que en lo personal tengo un compromiso permanente con COAR y el Hospital de Niños Roberto del Río y que junto a varios actores hemos estado colaborando activamente durante varios años apoyados por SIDARTE. Como te decía anteriormente es muy importante mirar al otro con sus necesidades y circunstancias en el día a día y poner lo mejor de nosotros para tener una más sana, justa y respetuosa convivencia. Pienso que las denuncias deben ir acompañas de acciones hechas con amor y apartadas de la confrontación violenta.

A.I: Desde hace algunos años se creó una entidad gubernamental que opera como un ministerio de la cultura. ¿Desde tu perspectiva qué ventajas se han presentado a partir de la creación de este organismo? ¿Tienes alguna opinión propositiva que tenga carácter de urgencia?

S.N: Todo organismo que visibilice a la cultura es importante. Durante un tiempo, fui la representante de los actores en el Consejo Audiovisual del CNCA. Por mi experiencia te puedo decir que no teníamos mucho poder de decisión en ese momento, pero por lo menos logramos debatir ciertos temas y compartir puntos de vista con un interesante grupo de representantes de diversos ámbitos del mundo audiovisual.

Me parece que una de las misiones más importantes que debería tener este organismo es hacer llegar la cultura en forma masiva a toda la comunidad, yo creo que el acceso de la gente a la música, al teatro, al cine, a las artes en general, nos pueden ayudar a construir un mejor país.

Insisto en que es necesaria una mejor política pública que ayude a la difusión, así como se ha hecho con la música con una ley que favorece su presencia en los medios de comunicación. Todavía queda mucho por hacer!!!

A.I: He ido observando que estás profundamente convencida de la sensibilidad animalista y del vegetarianismo. ¿Asumes un actuar comprometido con estas causas? ¿Qué mensaje nos quieres dejar?

Ser vegetariana es una de las decisiones más importantes y consecuentes que he tomado en mi vida, siento un gran amor y respeto por los animales, me duele profundamente la forma en que son “utilizados” por la industria de los alimentos. Sí, estoy comprometida con todas las campañas #NoAlRodeo, me parece una vergüenza que se considere “deporte” un acto de crueldad, maltrato y abuso a un animal indefenso. También, estoy a favor de la adopción y tenencia responsable de las mascotas #AdoptaNoCompres que son seres maravillosos que entregan un amor infinito, todavía extraño a mi gatita que murió hace un tiempo y que fue parte importante de nuestra familia por nueve años.

A.I: Finalmente, es un tema por estos días el acoso permanente en el cual se ven afectadas las mujeres en nuestro país. En tu calidad de mujer reconocida como bella desde ciertos criterios instalados culturalmente, ¿tienes alguna opinión sobre este tema? ¿Consideras que hay un machismo instalado en nuestra estructura social y cultural?

S.N: Absolutamente! Un machismo que ha hecho y sigue haciendo daño en muchos niveles. Ha sido emocionante ver en estos días, tanto a hombres como a mujeres comprometidos en la campaña #NiUnaMenos. No podemos permitir ni una muerte más!!! Ni más maltratos y abusos ya sean físicos o sicológicos. Es urgente crear redes concretas de apoyo y protección hacia la mujer víctima de maltrato. Yo creo que ahora va a ser más fácil que las mujeres que estén pasando por esta terrible y dolorosa situación se atrevan a denunciarlo, ya que ahora sienten el apoyo de toda la ciudadanía.

Es fundamental equiparar el acceso de las mujeres a todos los trabajos por supuesto con los mismos salarios!!! Incluyendo obviamente los lugares en que se toman las decisiones políticas. Hay situaciones muy absurdas, me impresiona ver paneles en que sólo hombres discuten sobre temas fundamentalmente femeninos.

(JPEG)
 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.