Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- El regreso de los pulpos mediáticos en América Latina
- Universidad y formación de profesores
- vCuando Japón estuvo a un paso de su destrucción

- Sumario completo agosto de 2019





Sobre el autor

Razmig Keucheyan
Sociólogo. Autor del libro Les besoins artificiels. Comment sortir du consumérisme, La Découverte, París, 2019, que se publicará el 19 de septiembre de 2019. Este texto es una versión adaptada del prólogo.
plus...



Página de inicio >> Agosto de 2019

El problema de la contaminación lumínica
El derecho a la oscuridad

por  Razmig Keucheyan

No figura en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, ni en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Y sin embargo, el derecho a la oscuridad podría convertirse en un nuevo derecho humano. La oscuridad, ¿un derecho? La “contaminación lumínica” se considera una de las epidemias de nuestra época. Designa la creciente omnipresencia de la luz artificial en nuestras vidas, que induce, a su vez, la desaparición de la oscuridad y de la noche. Como las partículas finas, los desechos tóxicos y los disruptores endócrinos, pasado determinado límite, la luz se convierte en contaminación. En el transcurso de la segunda mitad del siglo pasado, el nivel de iluminación en los países desarrollados se multiplicó por diez.

Lo que supo ser un progreso, el alumbrado público y de interiores, se transformó en un problema. La contaminación lumínica perjudica al medio ambiente, a la fauna y a la flora. El halo luminoso que rodea a las ciudades desorienta, por ejemplo, a las aves migratorias y las conduce a desplazarse prematuramente en verano, o a volar alrededor de este halo hasta el agotamiento y, a veces, hasta la muerte. Ocurre lo mismo con algunos insectos. La luz natural es un mecanismo de atracción y de repulsión que estructura el comportamiento de las especies. Para las plantas, la intensidad y la duración de la luminosidad indican la estación. Una luz demasiado fuerte que extiende artificialmente el día, retarda los procesos bioquímicos que les permiten prepararse para el invierno...

Texto completo en la edición impresa del mes de AGOSTO 2019
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.