Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Artículo en francés de Giorgio Jackson: Le mouvement étudiant et les changements au Chili
- Bajo consumo de pescado: efectos de una Ley Longueira que le acomoda a la Nueva Mayoría. Por Pablo Fernando González
- El conflicto étnico-territorial en Isla de Pascua

- Sumario completo



Página de inicio

El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, elogió al movimiento estudiantil chileno y a su dirigenta, Camila Vallejo, de quien dijo: "todos estamos enamorados".

García Linera habló de la protesta por una mejor educación en Chile al inaugurar un encuentro de militantes jóvenes del gobernante Movimiento al Socialismo, en Sucre, la capital oficial de Bolivia a 780 kilómetros al sudeste de La Paz.

"Los jóvenes deben saber lo que pasa en el continente y en el mundo, lo que pasa en Estados Unidos, en España o en Grecia, lo que ocurre en Brasil, en Argentina o en Chile, donde hay una hermosa joven (Camila Vallejo) que está conduciendo una gran revuelta; todos estamos enamorados de ella", dijo García Linera.

El vicepresidente tocó el tema del movimiento juvenil chileno en una referencia a la necesidad de formación de líderes y convocó a los militantes del partido gobernante a "ampliar su conocimiento sobre lo que ocurre en otros países".

Según García Linera, "para que triunfe en un país la revolución tiene que venir acompañada de otros países. No llegará a ningún destino si no se expande a otros países. El destino del mundo se construye colectivamente en todas partes".

El vicepresidente boliviano, considerado como el principal ideólogo del gobierno, propuso un perfil del lider político que, según aclaró, debe ser "humilde con los suyos pero insolente y agresivo con el adversario", "sencillo y trabajador" con sus partidarios y "fuerte y agresivo" con sus adversarios.

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.