Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Mutación cultural Made in Chile. Por Andrés Sovier
- Gran movilización de estudiantes chilenos
- BOLIVIA, un referéndum por penales. Por Pablo Stefanoni

- Sumario completo



Página de inicio

Escuchas telefónicas
Escuchas telefónicas. Grave situación sin una aclaración oficial. Por Juan Luis Castillo Moraga

En relación al escándalo que da cuenta de las escuchas telefónicas e interceptación telefónica en el Ejército de Chile, vale la pena señalar, a lo menos que, llama profundamente la atención que el ministro de Defensa, ante consultas periodísticas responda “que la operación era completamente legal”.

Ante la insistencia periodística, el ministro replica: “Es lo que me dijo el comandante en jefe del Ejército”. ¿Desde cuándo en este país, los ministros se guían por lo que les informan sus subalternos, sin confirmar la información? . Sí claro pues esa es la figura legal, constitucionalmente el Ministro de defensa representa el poder civil que está sobre los mandos militares, en cada una de sus ramas.

En este país, en que los dineros para inteligencia, que vienen siendo gastados en chocolates, flores, regalos, autos y muchas exquisiteces variadas, sería recomendable que con esos recursos se pusiera acento en invertir en inteligencia militar al servicio de la seguridad nacional.

Es imperativo hoy, que la ciudadanía conozca la visión de nuestro presidente de la República frente a estos deleznables actos, los que atentan, aún más, contra una institucionalidad ya claramente debilitada, particularmente en el mundo militar. Es menester recordar que el presidente fue también víctima un día estas ilegales “Escuchas telefónicas” (recordar no más, el episodio con la señora Evelyn Matthei, en el llamado “Kiotazo” en 1992).

Situaciones como esta deben generar la mayor atención de nuestras autoridades y sentar precedentes, estos hechos no se pueden repetir, ni pueden ser tratados con la liviandad con que hasta aquí se ha tratado este tema, más aún cuando queda en entre dicho el honor y la credibilidad de otros poderes del estado. Recordar que para llevar a cabo estas escuchas, sólo es posible si se cuenta con una orden de un ministro de la corte y esto, hasta aquí, no ha sido aclarado.

Esperamos que el gobierno califique de inaceptables estos acontecimientos e investigue hasta las últimas consecuencias este grave incidente y sancione a los responsables.


 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.