Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Dignidad, transparencia y voluntad es lo que hace falta. Por Enrique Villanueva
- ¿Qué es una crisis humanitaria? Publicado por Arantxa Tirado
- Columnas sobre Chiloé

- Sumario completo



Página de inicio

Grave problema cultural de Senadores y Diputados queda al desnudo con Informe FAO 2012 sobre el Estado de la Pesca...

El consumo de pescado de los chilenos es peor que el de los “ Países de bajos ingresos y con déficit de alimentos “, y que corresponden a los países más pobres del Planeta, - según se puede concluir del Informe de FAO 2012 sobre “ El Estado de la Pesca Mundial…”. -, como resultado de la legislación discriminatoria en contra de las familias de nuestro país de la autoría de Senadores y Diputados.

(JPEG)

El Informe FAO: “ El Estado Mundial de la Pesca y la Acuicultura 2012 “revela que las tendencias del consumo de pescado y de proteínas marinas a nivel mundial es justo lo contrario de lo que le ha sucedido a los chilenos, que poseemos un consumo de 7 kg. per cápita, como resultado de la actuación discriminatoria de Senadores y Diputados, que tendría su origen en el grave problema cultural que tendrían los anteriores y que se manifiesta en su ignorancia de las tendencias legislativas en el mundo moderno que desde hace décadas protegen a través del fomento del consumo de pescado la alimentación saludable de sus poblaciones. El Informe FAO da cuenta en su pág. 92, que “ … el consumo anual de productos pesqueros per cápita ha crecido en forma constante en las regiones en desarrollo ( de 5,2 kg en 1961 a 17,0 kg en 2009 ) y en los países de bajos ingresos y con déficit de alimentos ( de 4,9 kg en 1961 a 10,1 kg en 2009 ) el que sigue siendo considerablemente inferior al de las regiones más desarrolladas, aunque estas diferencias se están reduciendo.” Luego en la pág. 94 agrega “ También existen disparidades entre los países desarrollados y en desarrollo en relación con la contribución del pescado a la ingestión de proteínas animales. A pesar de los niveles relativamente bajos de consumo de pescado, esta proporción fue notable alcanzando en torno a un 19,2% respecto a los países en desarrollo y un 24% en los PBIDA ( Países de bajos ingresos y con déficit de alimentos ). www.fao.org/docrep/016/i2727s/i2727s.pdf

La Encuesta Nacional de Alimentos 2010 del Ministerio de Salud, que se encuentra en Internet, en su página 19, muestra el gráfico según nivel socioeconómico del Consumo de Pescado en Chile en relación al recomendado. El mismo representa que la situación del consumo de proteína marina y de pescado de los últimos quintiles es casi nula, lo que agrava la lectura de los 7 kg per cápita de consumo que tendrían las familias chilenas, y que esta por debajo de la de los países más pobres del Planeta.

(JPEG)

Mientras desde hace unas décadas la tendencia mundial de la legislación pesquera de la casi totalidad de los países colocaba como centro de su preocupación garantizar el consumo de pescado y de proteínas marinas a las familias de sus países, como parte del desafío de darles acceso a una alimentación saludable, en Chile Senadores y Diputados el año 1991 en un acuerdo de mayoría concordaron aprobar la actual ley de pesca que se encuentra vigente, en la que decidieron favorecer un modelo de explotación de la Riqueza Pesquera país que permitiera que se destinaran el total de los desembarques pesqueros a las mega industrias de exportación de productos pesqueros para el mercado global y a las de alimentación para la engorda de cerdos, pollos y salmones. La legislación que aprobaron dio facilidades para que las principales pesquerías pudieran ser monopolizadas por un puñado de Grupos Económicos propietarios de la flota industrial, a los que les dejaron los espacios legales para que pudieran hacer participes de la colusión a la flota semi industrial – mal llamada artesanal -. que controlaba el total de las cuotas en las 5 Millas, con lo que terminaron controlando el 100 % de los desembarques de la Riqueza Pesquera de nuestro país.

Lo anterior seguirá ocurriendo ya que nuestros legisladores han decidido colocar como principal foco de sus preocupaciones para la actual Ley Longueira volver a entregar el 99% de nuestras principales pesquerías a manos de los Grupos Económicos que controlan la flota industrial y semi industrial - los que actúan coludidos -, mientras al sector de pescadores artesanales de pequeña escala les promete entregar un 1% para que desde ese porcentaje obtengan carnada, entreguen materia prima a las Pymes y provean de pescado a las familias chilenas, exactamente lo contrario de lo que promueve la FAO. Las ideas de nuestros legisladores se mueven justo en contrario a lo que advierte El Informe FAO respecto a la Gobernanza y la pesca de pequeña escala, el que afirma en su pág. 100 “ Cada vez se comprende y aprecia más la importancia de la pesca en pequeña escala para la seguridad alimentaria y la reducción y prevención de la pobreza en el mundo en desarrollo. Sin embargo, la falta de capacidad institucional y la no inclusión del sector en las políticas nacionales y regionales de desarrollo siguen obstaculizando las posibles contribuciones de la pesca artesanal al crecimiento económico, la reducción de la pobreza y el desarrollo rural. “,

Más adelante en la página 101 termina afirmando “ Las directrices promueven enfoques globales e integrados que combinan la gestión de los recursos naturales y los ecosistemas con el desarrollo social y económico. Debería darse la misma consideración al medio ambiente, las necesidades del desarrollo social y económico y los derechos de la comunidad. La sostenibilidad es un concepto clave, válido tanto para aspectos bioecológicos como para las dimensiones humanas. “ que contradice el reduccionismo del discurso sobre sustentabilidad del Ministro Longueira, quien en una aparente defensa en contra de la sobreexplotación pesquera no ha tenido ningún reparo en afirmar que por él le entregaría todos los recursos a perpetuidad a los Grupos Económicos de siempre a pesar de que esos son los principales responsables de la devastación pesquera que ha sufrido nuestro país, palabras que han causado el estupor del Senador Bianchi, quien por lo mismo lo ha dado denunciado a los medios de comunicación.

Por último, el grave problema cultural que padecen Senadores y Diputados queda al desnudo con su decisión de entregar nuestras principales pesquerías en forma monopólica a la obsoleta industria de la harina de pescado por otros 25 años, contradiciendo el diagnóstico de nuestros más destacados científicos (http://vimeo.com/32125796 )que afirman que Chile al concentrarse en la elaboración de productos de baja complejidad – como es el caso de la industria reductora o para la alimentación animal – está perpetuando su economía tercer mundista. Si Chile quiere crecer en equidad debe fomentar en forma preferente el que sus principales pesquerías terminen alimentando una nueva generación de empresas capaces de elaborar productos de alta complejidad, ya que las mismas traerán aparejado empleos de mejor calidad y de mayor impacto virtuoso sobre toda la economía, como lo demuestran los países que han alcanzado el DESARROLLO.

COMITÉ DEFENSA DE SARDINAS, ANCHOAS Y JUREL PARA LAS FAMILIAS CHILENAS MIEMBRO ALIANZA CIUDADANA POR LA DEFENSA DEL MAR.

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.