Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- “Una pregunta para el excelentísimo Presidente” (Ricardo Lagos entonces)
- Marxismo y pueblos originarios en América Latina según Mariátegui (APUNTE II)
- Día del minero y el futuro de CODELCO. Por Nelson Aquiles Soto

- Sumario completo



Página de inicio

José Maldavsky falleció en París

José Maldavsky dejó de existir en París donde residía desde hace años con su familia, su esposa Marilú y sus hijos Alioshsa, Yuri y Nicolás.

Gran compañero, muy querido por la comunidad chilena y los cientos de franceses con los que convivió en su vida profesional, sus relaciones de amistad y su militancia política.

La edición chilena de Le Monde Diplomatique le rinde homenaje y expresa sus sentimientos solidarios con su familia y amigos.


(JPEG)

Pepe Maldavsky, dos veces héroe

Por André Jouffé

José Maldavsky falleció el primero de septiembre en París. Recién me entero ahora, gracias a una nota escrita por su amigo Dominique Vidal.

Lo vi hace tres años en un café La Bastilla. Pasar por París sin estar con Pepe era como una infidelidad.

A veces alojaba en su departamento en el boulevard Massena...

Pensé que como sus parientes, los Teitelboim y los Voloksy, iba a llegar a los noventa. Se cuidaba en extremo, no bebía, se alimentaba en forma sana, pero juntaba adrenalina en sus reportajes en conflictos bélicos con bombas que estallaban a metros de su persona.

Jubilado pero activo, sólo se movilizaba en bicicleta. Recuerdo bien que todas las mañanas anunciaba: Voy a hacer unos ejercicios. Uno de éstos era con el cuello “porque a los viejos les cuesta tragar y estos movimientos que hago son para evitar ese problema”.

En Chile fue redactor de “El Siglo” y en Europa asistente de Volodia en la revista “Araucaria”, pero lo audiovisual lo atrajo como un imán y se dedicó de lleno a documentales premiados y difundidos en todo el mundo, los menos, aquí en su patria.

Juntos cubrimos un Festival de Cannes en los años ochenta y de paso visitamos a Graham Greene, con quien me perpetuó en una foto.

Pepe era un hombre arriesgado. El once lo sorprendió fuera de Chile. En Argentina ocurrió un hecho que refleja la época. Buscaban a Pepe pero confundieron a Miguel Budnik con él. Y creo que Miguel, hermano de Clara, lo pasó mal. Eran los tiempos de la Operación Cóndor. Argentina y Chile al borde del conflicto armado, pero en materia de represión aliados y cómplices en su lucha contra el fantasma comunista y la subversión hecha Espíritu Santo, o sea en todas partes.

De regreso al país, Pepe fue capturado por la DINA y lo sometieron a horribles torturas. Posteriormente, a comienzos de los ochenta, lo detuvieron nuevamente y montaron un show espantoso. Aparecía Maldavsky en un entorno repleto de armas, bombas, granadas. Una gracia más de El Mercurio.

Supe de un paro cardiaco durante los apremios, asimismo era visible una cicatriz cuando le arrancaron el brazo. Creo que todos los cuidados que se prodigó no pudieron con el físico tan maltratado en su momento.

En Europa, se dedicó a los grandes reportajes televisivos, algunos de ellos llevados al cine. Siempre admiré o no comprendía como cincuentón y todo, prefería pasar la noche de Año Nuevo en medio de la guerra en la ex Yugoeslavia o en los lugares más increíbles.

Cuando lo vi en el 2013, filmaba sobre la resistencia femenina a los nazis, inspirando quizás en la vida de Freya von Moltke o testimonios de Hannah Arendt. En aquella oportunidad, lamentó que su documental que muestra cuando entrevista a su torturador, Manuel Contreras en su cárcel-hotel. Nunca fuera difundida en Chile. “Lo comprendo en tiempos de la dictadura, pero no en la actualidad”, dijo.

Al colmo del absurdo, Contreras le da visto bueno a la solicitud pese a la oposición del director de Gendarmería. Pepe va acompañado con su hijo como camarógrafo. En un momento dado ataja a su padre furioso por la maldadosa parsimonia y cuando está a punto de agredir al Mamo. Éste justifica los lanzamientos de seres humanos a las aguas del Pacífico y en el colmo de su enfermedad, es la única acepción que se me ocurre, le ofrece dos libros suyos de corte autobiográfico. “Vaya a buscarme esos ejemplares”, le ordena al director de Gendarmería quien obedece como si fuese un mozo.

Contreras se los entrega, pero previamente estampa su dedicatoria y firma. Maldavsky desconcertado, se lleva los volúmenes mientras piensa en el demonio que tuvo frente a él, y además, loco de remate.

Padre abnegado de sus hijos, a menudo cuidó solo de los cuatro. Fiel militante del partido comunista, además solidarizaba con movimientos estudiantiles, defensores del medio ambiente y libertad de género: “En eso también me entretengo bastante”, asumía.

A.J. En http://radio.uchile.cl/2016/09/11/pepe-maldavsky-dos-veces-heroe/


La Asociación de Ex Presos Políticos Chilenos (Francia) tiene la infinita tristeza de comunicar a todos sus miembros, amigos y simpatizantes e igualmente a toda la comunidad chilena de Francia, el deceso de nuestro camarada y amigo José Maldavsky, acaecido el pasado 1° de septiembre.

Presentamos a su familia nuestras mas sinceras condolencias. Para rendir homenaje a su memoria, nuestra asociación evocará su recuerdo en un acto cuya fecha y lugar será comunicado ulteriormente.

¡Compañero José Maldavsky presente, ahora y siempre!

París, 7 de septiembre de 2016


Murió el documentalista chileno José Maldavsky Por Pedro Solans

El 1 de septiembre, de un infarto cardiorrespiratorio y en forma sorpresiva, murió uno de los grandes artistas chilenos de la generación que combatió a la dictadura pinochetista. Considerado un héroe del contraataque ante la Operación Cóndor.

La comunidad artística chilena y otros latinoamericanos que residen en la capital francesa le harán un homenaje de alegría, con canciones de Mercedes Sosa y otros cantantes de nuestro continente que él admiraba.

Ahora con la infausta noticia de su muerte y el dolor de su amiga Marta Rojas, me pregunto, ¿Cuán breve fue nuestro encuentro de tres horas en un bar parisino? Ese día de noviembre no íbamos a ver solamente para entregarles algunos ejemplares de la novela "Las campanas de Juana la loca”. Nos citamos en el café Les Associes frente a la plaza Bastille por la vereda del Opera Bastille. Lo vi llegar en su bicicleta y nos acomodamos para un ligero café pero después de conocernos en un primer semblante parecía que no queríamos despedirnos. Me mostró una fotografía de una de sus nietas. Nos agarró la noche y como si hubieran sido poco las tres horas de charla para recorrer nuestra Latinoamérica me acompañó con su bicicleta al lado. Caminamos por la orilla del río Sena hasta que nos dimos el único abrazo en vida. Todavía retumbaba en él una muestra retrospectiva que habían hecho en Buenos Aires meses antes.

Murió un grande de los nuestros, un artista, un combatiente, un amante continental.

Pinceladas de su larga historia

Alberto Nadra en un texto donde anunció su muerte señaló que "en París, nunca tan lejano, se nos fue el querido "Pepe”, el periodista chileno José Maldavsky: serio cuando había que serlo. De un humor corrosivo aún en las paradas más difícil. Inflexible con las agachadas.

Con él –Isidoro Gilbert, Lucho Córdoba, Enrique Martini, mi hermano Rodolfo Nadra, el poeta paraguayo Elvio Romero, el charrúa Ricardo Saxlund, entre otros—integramos un equipo de contrainteligencia, y en ocasiones de acción, que denunció y enfrentó la Operación Cóndor, desde fines de los años 70 hasta avanzados los años ’80. Su sede argentina fue una oficina en Córdoba 652, 11 E, y hombres y mujeres en Chile, Uruguay, Paraguay, Brasil, como equipos en Praga, Berlín, Moscú y las principales capitales europeas.

Parcialmente cuento esa historia en mi libro "Secretos en Rojo. Un militante entre dos siglos”.

Tal vez alguien, alguna vez, rinda homenaje a esos luchadores, escriba ampliamente su historia, omitida aún en los comentarios de la prensa canalla acerca de las explosivas revelaciones que realicé, relegada por una Academia que investiga solo lo que le interesa o rinde, económica o políticamente. En los dos àmbitos, la prensa y la academia, a la dominante historia de los vencedores se ha incorporado ahora lo que considero "La historia de los vencedores entre los perdedores". Para la primera hay mucho espacio, para la segunda menos, para la tercera nada, o casi nada, que "no es lo mismo pero es igual",

Pepe, dio testimonio en una nota para el libro, que lo pinta de cuerpo entero, tanto al que conocí como al hombre que se forjó en las décadas siguientes: "Aunque les asombre, no tengo intención de relatarles en detalle mis recuerdos de la aventura de la calle Córdoba 652, en Buenos Aires, entre el año 1973 y el año 1975.

La pregunta que surge hoy de esta experiencia se vuelca en dos palabras; memoria y resistencia: ¿en qué medida Córdoba 652 es una referencia? (…)

"Después de los acontecimientos de Córdoba 652, los tiempos han cambiado. Pero el compromiso democrático ha adquirido el sentido de una lucha que traza, sin descanso, las vías de transmisión de la memoria histórica y la necesidad absoluta de resistir.

"Casi cuarenta años más tarde, nuestros modestos despachos noticiosos revelan el lugar determinante de la historia de resistentes anónimos contra la dictadura en la vida política de las democracias.

"Nuestro profesionalismo permite demostrar hoy que memoria y resistencia permanecen como un valor fundador de la legitimidad de optar por la democracia.

"Hoy nuestros países se desarrollan, pero el riesgo del olvido de un pasado reciente nos invita a mirar hacia atrás. La memoria es un valor esencial de la vida social. Ella surge cuando las sociedades se enfrentan a la historia de su fundación y a la herencia recibida de los regímenes precedentes. (…)

"Tales enfrentamientos pueden redefinir la legitimidad de la elección de la democracia, pero también pueden terminar en la negación del pasado contribuyendo al cuestionamiento de los valores que la originan. "La historia reciente de nuestros países prueba que memoria y resistencia están en el centro de los valores que permiten construir la democracia.

"Confirma que la memoria es la esencia de una crítica a la altura del hombre, frente a aquellos que privilegian una visión dogmática de una historia en movimiento y regida por las reglas de la economía de mercado.

"La historia fue escrita en Córdoba 652 paso por paso, en el anonimato. Ignorábamos si estábamos escribiendo las páginas de una historia triste para las nuevas generaciones: para que nunca más se repita, sigamos resistiendo.

"Quisiera por último rendir homenaje, agradecer y manifestar mi reconocimiento a la solidaridad internacional de los integrantes de la calle Córdoba 652, sin la cual no estaría escribiendo en este momento.

"No sólo me acogieron en su seno, con la generosidad que los caracteriza, sino además enarbolaron la bandera de la lucha de un pueblo martirizado por una dictadura como si fuera el suyo. Y eso no se olvida nunca”. La DINA lo encarceló cuando editaba en la clandestinidad el periódico del Partido Comunista de Chile, El Siglo. Torturado y confinado, partió luego al exilio y se radico en Francia donde no abandonó sus ideales, pero se convirtió en un documentalista de renombre internacional.”

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.