Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Megaproyecto construcción aeropuerto Temuko ocupación de tierras ancestrales mapuche por Rayen Kvyeh
- Juventud divina revuelta: El rol del mundo juvenil, como dinamizadores de los procesos de demandas sociales en el Chile pos transición por Marco Silva Cornejo
- El mirismo y la continuidad histórica de un discurso encantado. Por Marco Silva Cornejo.

- Sumario completo



Página de inicio

Más de lo mismo. El fracaso de la política policial. Por Luis Nitrihual

Tras la salida de Francisco Huenchumilla del cargo de Intendente de la Región de La Araucanía y la entrada triunfal de Andrés Jouannet al gobierno regional, quedó sellado el pacto con el “burguismo”; hoy un proyecto fracasado. La política policial impuesta por el gobierno de Bachelet en la Región - a quien elegimos no por su coalición de gobierno sino por una confianza incluso infantil en su figura- hoy se demuestra totalmente fracasada. Tanto, que tal como lo dije hace un par de años, entragarán el gobierno a la derecha.

En lo que a la Región de la Araucanía respecta, el actual Intendente ha demostrado un poco pudoroso sentido de la oportunidad política. Ayer opinaba que el pueblo mapuche había sido despojado de sus derechos, hoy pone en duda incluso su propia existencia como pueblo. Se trata del clásico síndrome de quienes ven una oportunidad política en una necesidad social. “A río revuelto ganancia de pescadores”, parece intuir, pero su estrategia es muy evidente y salta por los aires.

La reciente emisión del programa de televisión Informe Especial donde se muestra la activación de un grupo violento de la CAM, revela más que cualquier otra cosa una precariedad absoluta. Donde supuestamente había grupos “terroristas” preparados por las FARC, etc, hay en realidad acciones de sabotaje contra forestales y otras empresas depredadoras. Se trata, evidentemente, de acciones fuera de la ley totalmente condenables. ¿Pero no muestra el programa de televisión evidencia del robo del cual fueron objeto comunidades mapuches enteras? ¿Qué ocurre cuando a uno de nosotros le roban sus pertenencias? ¿No quiere recuperarlas? Son todas preguntas necesarias de hacer para poner en contexto el conflicto existente. No para apoyar las acciones de fuerza como suelen criticarnos los oportunistas políticos a quienes intentamos pensar públicamente. Se trata de comprender por qué lo hacen. Sobre ello hay una extensa bibliografía por cierto. Valdría la pena leerla.

Por otro lado se muestran los recursos que el Estado coloca para la protección de las forestales. Policía militarizada, cientos de millones de pesos en armamento, personal y equipamiento de alto calibre. ¿Para qué? Lo que llaman violencia rural continúa. Es bastante evidente que este conflicto no avanza en soluciones. La política de tierras ha fracasado. El Estado ha fracasado tanto para las comunidades en conflicto como para los particulares afectados. No hay voluntad política de discutir siquiera reconocimiento constitucional.

Hay que ser sinceros. Resulta evidente que siempre existirán grupos, tanto mapuches como chilenos, descontentos con el diálogo y la negociación, ¿pero no vale la pena intentarlo? En fin, mientras tanto tendremos a un Intendente con poca credibilidad. El 2014 reconocía al pueblo mapuche y hoy, como camaleón, pone en cuestionamiento incluso su propia existencia. ¿Un intento desesperado por convertirse en actor político? Para ello, sea de derecha o de izquierda, hay que al menos conservar las propias convicciones.

Luis Nitrihual Valdebenito

Temuco, mayo de 2016

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2018 Le Monde diplomatique.