Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Denuncia del preso político mapuche Guido Carihuentro Millaleo
- Terminemos con la Constitución de Pinochet. Por Enrique Villanueva
- La Operación Colombo en las turbias aguas de la impunidad. Por Lucía Sepúlveda Ruiz

- Sumario completo



Página de inicio

Texto de Iván Fuentes sobre el nuevo papa Francisco

Que se vista de orgullo Latinoamérica, al saber que el nuevo Papa, Cardenal Jorge Mario Berggoglio, ungido como Sumo Pontífice y Obispo de Roma, es un latinoamericano, un hombre, de nuestro vecino país, un jesuita que permaneció varios años en Chile ejerciendo sus labores sacerdotales, con sencillez, austeridad, devoción y cercanía con la gente.

En estas circunstancias, no podemos dejar de evocar a la Iglesia sencilla de nuestra infancia, de la década del 70 y el 80, esa iglesia de la leche con chocolate que no podemos olvidar; esa iglesia del canto y la guitarra de nuestra adolescencia, y que nos guió en el camino hacia la madurez; esa iglesia de la Vicaría de la Solidaridad y de caritas Chile, no olvidamos el queso y la ropa que llegaba a la pequeña parroquia del campo, con la convicción y el compromiso de muchos voluntarios y sacerdotes, a todos quienes fueron injustamente perseguidos en un pasaje triste de nuestra historia; esa iglesia linda que pregonará nuestro padre Ronchi, el curita con falda como se le recuerda, que llegó con su alegría a los rincones más alejados e inhóspitos de la Patagonia; esa iglesia que siempre sentimos cercana, amiga, tan sencilla como nosotros, íntimamente nuestra.

Sin duda alguna hoy, el nombramiento del Papa Francisco no solamente nos llena de alegría, sino que nos hace albergar la esperanza de que la iglesia va a seguir su camino y superar momentos difíciles y esa cercanía que nos ayudó tanto a nosotros en períodos igualmente difíciles.

Reciba la iglesia católica nuestra alegría, somos amigos de las cosas simples, amigos del amor a la humanidad, que Dios bendiga a los que otorgan su vida entera para entregar el mensaje de Jesucristo, los cuide y los proteja siempre, que Dios Bendiga al Santo Padre en su bendita labor, a todas las hermanas y hermanos miembros de la iglesia, que abren sus manos y ponen su voluntad al servicio de los humildes y sencillos.

Desde la Patagonia Chilena Les abraza con cordial afecto, Iván Fuentes Castillo

Puerto Aysén; 14 de marzo de 2013

Publicado en http://www.lemondediplomatique.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.