En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Algunas tareas democráticas. Por Alex Ibarra Peña

El pueblo que fue a las urnas cumplió la primera tarea, impedir que la derecha alcanzara el número de convencionales constituyentes para dar inicio a la clausura de la Constitución de la dictadura cívico militar, defendida por la derecha tradicional, la derecha renovada y los partidos políticos que pactaron durante la transición. Debemos estar muy atentos a las presiones públicas para impedir que aquellos constituyentes que tienen compromisos con la ex concertación abandonen toda posibilidad de pacto con la derecha aquí hay un listado largo vinculado a la Lista del Apruebo, entre ellos: Harboe, Baradit, Agustín Squella, Patricio Fernández, etc. También hay varios con pasado y relaciones con el mundo concertacionista como Fernando Atria.

Esto tendrá que ser visibilizado dado que la derrotada derecha no implica que está vencida, logró instalar algunas figuras fuertes, que corrían casi seguras, como Cubillos, Monckeberg, Marinovic y de seguro algunos otros nombres más solapados.

La segunda vuelta de Gobernadores será importante por los movimientos políticos que podrían venir. La elección de Oliva u Orrego en Santiago, seguramente dará pie al comienzo de un nuevo noviazgo entre la Lista del Apruebo o ex concertación y la derecha. Podemos dar por seguro que algunos operadores políticos de ambos lados ya deben estar fraguando alianzas que seguro no son gratuitas, es decir comprometiendo canjes.

Este hipotético pacto, daría la ventaja para asegurar la elección de Orrego. Sin embargo, queda tiempo para la nueva elección. La principal causa de un triunfo para Oliva está en ese porcentaje de ciudadanos que no votaron el fin de semana pasado. Tal vez se logre convencer al menos a aquellos que votaron en el plebiscito anterior, pero no bastaría. La principal tarea del FA y sus aliados del PC está en conseguir cautivar que más gente vote. Los resultados sorpresivos en Ñuñoa, Maipú y Santiago y las variaciones en los concejos municipales de varias comunas nos sitúan en otro contexto territorial que deja abierta la posibilidad estadística para ambos competidores.

El debate entre los constituyentes también podría darnos luces acerca de este proceso de superación de la transición política que se haría efectivo en una redacción del protagonismo de la derecha. Son interesantes las ideas circulantes en torno a iniciar declarando la ilegitimidad de la Constitución del 80 rebelándose frente al pacto Lagos-Longueira; por supuesto la posible presidencia de la Convención Constituyente por la machi Francisca Linconao, no sería una simple anécdota sino más bien un gesto de restauración a tanta discrminación que han sufrido los pueblos originarios.

Cada jugada de esta convención constituyente será ejemplar no sólo para la construcción de un nuevo tipo de democracia en nuestro país, sino que también para todos esos movimientos ciudadanos de otros países que comenzarán a escribir sus constituciones desde acciones constituyentes ciudadanas y democráticas. No hay que abandonar el espacio público ni el debate, lo medios de comunicación hegemónica seguirán tratando de engañar a la ciudadanía que debe mantener su luminosa vigilia.

Alex Ibarra Peña.
Dr Estudios Americanos.

Compartir este artículo