Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- El histórico programa "Nuestro Canto" vuelve a la radio
- Organizaciones ciudadanas y políticas exigieron a la Presidenta Bachelet no firmar Acuerdo Transpacífico (TPP)
- ¿Contamos los chilenos del exterior? Por Rodrigo Olavarría Tapia

- Sumario completo



Página de inicio

¿Qué diría el Cardenal?

Mediante la presente premisa pública, manifestamos nuestro profundo y agudo malestar por el desalojo realizado por la fuerza pública, ocurrido en nuestra sede de Carmen 350 hoy domingo a las 6 am. Ya que al incurrir en semejante maniobra represiva, se desconoce el factor clave que gatilló la radicalización del movimiento, siendo un error de la cúpula de la UCSH, la cual no reconoció nuestra paralización de actividades curriculares que había sido votada en un largo proceso plebiscitario, donde la democracia primó como un valor intransable del estamento estudiantil, valor social que se puede encontrar en el Modelo de Formación de nuestra casa de estudios.

Luego de esta votación, las actividades continuaron normalmente en la sede de Carmen 350, asistiendo profesores a las aulas y realizando sus actividades ordinarias ante los estudiantes que no apoyaban el paro, y ante los compañeros que eran obligados a entrar considerando factores no menores a la hora de aprobar una actividad curricular, como es la asistencia y el paso de los contenidos. De esta forma, ante este derecho y franco atropello a la decisión que hemos tomado como estudiantes críticos y democráticos, algunos compañeros optaron por hacer respetar la democracia al interior de nuestra universidad, siendo este lugar un verdadero bastión de la defensa de este valor intransable, característica que es homologable con el pensamiento del personaje histórico que da nombre a nuestra universidad, pues el Cardenal Raúl Silva Henríquez combatió fervientemente contra el régimen autoritario que vivió nuestro país, resultando un personaje icono a nivel latinoamericano en la defensa de la democracia.

Seguimos reafirmando que los estudiantes de la Universidad Católica Silva Henríquez hemos comprendido que no podemos quedarnos sumidos en la pasividad, considerando los complejos días que vive nuestro país, pues nuestra universidad posee un rol social que los estudiantes están dispuestos a encarnar fiel y cabalmente, ya que nos rebelamos asumiendo este compromiso por la sociedad, sin que sea simplemente un slogan publicitario. Por lo recientemente mencionado, advertimos que no podemos continuar con la cabeza gacha y acatar que nuestra Universidad nos impide organizarnos, boicoteando nuestras paralizaciones e impidiendo que el estudiantado de la UCSH tenga un rol protagónico en el complejo escenario actual, pues por el carácter de nuestra universidad no podemos desentendernos de la contingencia nacional.

Retomando la senda del primer párrafo de esta carta, creemos que el permitir el ingreso de las fuerzas represivas del Estado al interior de nuestra universidad es un peligroso precedente para nuestra comunidad, pues se han abierto las puertas a quienes en dictadura nunca entraron, lo cual es una página negra en la historia de nuestra institución, pues las autoridades de la UCSH han demostrado una falta de humildad y autocrítica, al no reconocer su enorme contribución a la toma de Carmen 350 por todo lo que aquí se ha expuesto. Además que la arrogancia de este acometer no engrandece precisamente a quienes han tomado esta decisión triste y torpe, pues la “solución” realmente caldea aún más los ánimos y no significa ningún avance significativo en respetar las medidas que el estamento estudiantil considera pertinentes, siendo claramente un agravante en el conflicto, y no se acerca en ningún caso a una solución al factor clave que generó esta ocupación.

Para finalizar, creemos que el presentar cargos a los compañeros que participaron en la toma, por violación de la propiedad privada, es una señal que aglutina conceptos como la petulancia y el despojo de lo que pertenece al estudiantado, pues se pretende castigar a quien defiende la democracia, como también se pregona tácitamente que los estudiantes son intrusos en su lugar de estudios, característica distintiva de nuestro modelo educacional a nivel país, donde las universidades, ante lo cual nos rebelamos profundamente. Por lo aquí mencionado, emplazamos a las autoridades que firmaron el desalojo a retirar las acciones legales en contra de nuestros compañeros, pues en este proceso de toma no ha participado ningún delincuente, pues los estudiantes de la Silva (UCSH) no somos delincuentes.

Atte. A Uds.
Federación Estudiantes Universidad Católica Silva Henríquez. FEUCSH

Santiago domingo 28 de agosto, 2011

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2019 Le Monde diplomatique.