En kioscos: Junio 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Comunas sustentables: el desafío de las autoridades locales. Por Guido Asencio

La sustentabilidad es un término que implica hacerse cargo de aspectos económicos, sociales y medioambientales en cualquier ámbito, en este caso se aborda desde una perspectiva comunal, donde las autoridades locales deben tomar conciencia acerca del uso racional de los recursos naturales y tecnológicos que la población requiere.

Generalmente se habla del concepto de “ciudades sustentables”, pero en este caso la propuesta es más amplia al tomar como objeto de análisis una “comuna sustentable”, abriendo el espectro a lo urbano y rural, donde la habitabilidad constituye un elemento central que debe garantizarse, al mismo tiempo que existe una creciente preocupación por la estabilidad de las futuras generaciones, por lo tanto, el desafío está en que las comunas a través de sus estructuras organizacionales, lideren un conjunto de estrategias que tiendan a disminuir los altos niveles de contaminación, que hasta la fecha han generados graves daños medioambientales, principalmente causados por la desregulación y codicia human, con afán por profundizar un modelo económico capitalista que no considera a las sociedades sino que simplemente al individuo y sus riquezas.

La explotación indiscriminada de recursos naturales, el daño medioambiental, el agotamiento de materias primas, la quema de combustibles fósiles, son algunas de las consecuencias de la irresponsabilidad y falta de conciencia de muchas personas, deteriorando formas de vida y con ello han generado impacto en el deterioro progresivo del ecosistema.

En el caso de las comunas, los principales flagelos asociados a la contaminación están dados por la desidia y negligencia de algunas autoridades locales, haciendo poco o nada por gestionar y/o actualizar planes reguladores, establecer ordenanzas municipales en pro del medioambiente, teniendo como consecuencia las llamadas “zonas de sacrificio”, que provienen de orígenes comunes, tales como: excesivo uso de transporte local; aumento exponencial de basurales clandestinos o microbarurales; industrias locales irresponsables que expelen líquidos percolados a cuencas de ríos; generación de energías sucias; irrupción de pisciculturas e hidroeléctricas, etc. Si esta descripción de problemáticas medioambientales se parece a la realidad de alguna comuna, no es mera coincidencia, pues resulta de un recorrido de algunos estudios sobre medioambiente en comunas a nivel nacional, coincidiendo en que en que este tipo de conflictos son muy similares en todo el país, pero son muy pocas las comunas que han abordado responsablemente esta problemática.

En esta mirada es importante considerar que no existe una comuna o modelo ideal, por lo tanto, las comunas deben construir sus propios modelos con las características endógenas de su territorio, su historia, su población, propendiendo a efectuar autorregulaciones. Dentro de las premisas necesarias para concebir una comuna sustentable, es primordial en el valor de lo público generando urbanizaciones compactas que tiendan a disminuir los efectos del transporte, conectar el centro con las periferias, esto para relevar una cultura de conexión e identidad, buscando mecanismos que mejoren la calidad del aire, generen integración entre naturaleza y comunas, optando por energías limpias, sabiendo que son las clave para el futuro del planeta.

A continuación, se presenta una serie de acciones concretas que pueden utilizarse para implementar en las comunas:

• Gestionar programas de educación ambiental, para resaltar los valores del patrimonio natural y difundir información para la educación formal e informal, invitando a la ciudadanía a ser parte de estas iniciativas.

• Fomentar acción climática a nivel comunal, para llevar a cabo esto, es imprescindible invitar a jóvenes y adultos voluntarios, creando instancias como brigadas ecológicas, observatorios de cuencas de cursos de ríos, programas de reforestación de árboles nativos, gestionar los humedales, viveros municipales autosustentables, etc.

• Levantamiento de impactos medioambientales en diferentes industrias, para contribuir a la mejora de impactos de las industrias, es necesario generar diagnósticos comunales relacionados con caracterizar a las empresas instaladas en las comunas, en esta instancia es importante la colaboración de las propias industrias y la comunidad.

• Gestionar el manejo sustentable de residuos domiciliarios, esto reconoce que una de las principales problemáticas que enfrentan las comunas, está dado por el manejo de residuos, donde se debe trabajar la cadena logística que implica hacerse cargo de la recolección, el transporte y la distribución final.

• Implementar estándares de edificación sustentable, esto se relaciona con crear estándares de construcción sustentables, mediante la generación de guías que mejoren el desempeño de la eficiencia ambiental de las construcciones futuras.

• Impulsar la medición de huella de carbono e hídrica, a través de autodiagnósticos guiados, para reducirlas, esto tiene dos impactos inmediatos, uno relacionado con contribuir a la disminución de emisión de gases de efectos invernaderos y agua propiamente tal, y dos generar ahorros significativos en los servicios básicos.

• Enfrentar la contaminación atmosférica, esta es una de las problemáticas que subsisten en la mayoría de las comunas del país y tiene sus orígenes principalmente en el manejo de sistemas de transporte y combustión.

• Impulsar la creación de espacios públicos sustentables, esta idea reemplazaría el deliberado fomento de espacios públicos que hoy en día se fomentan “plagados de cemento” que proliferan en diferentes comunas. Para impulsar espacios públicos sustentables, se puede tomar como ejemplo la iniciativa denominada “bosques de bolsillo”, que consiste en plantar árboles nativos, acelerando su crecimiento a través de método impulsado por el japonés Miyawaki, lo cual implica tienen una doble finalidad, en primer lugar, ofrecer espacios públicos que limpien el medioambiente como pulmones comunales, y en segundo generar conciencia ecológica, creando programas de mantención participativos.

• Fortalecimiento de organizaciones de salud y bienestar, esto se refiere fundamentalmente a organizaciones deportivas no competitivas, sino colaborativas, fomentando sus propósitos que tiendan hacia una misión integradora en la sociedad, valorando actividades deportivas que tienen una directa conexión con la naturaleza.

Ciertamente son muchas las ideas que se pueden incorporar para encaminar a las comunas en la vía de la sustentabilidad, lo importante de esto es que las autoridades comunales estén convencidas de que el cuidado del medioambiente es urgente, así como también entender que la implementación de cada iniciativa debe contemplar una participación activa de la ciudadanía, puesto que lo que está en juego, es una estética que requiere de fórmulas eficientes y proactivas que busquen propiciar una cultura sustentable que trascienda en el tiempo.

Finalmente, la implementación de acciones en pro del medioambiente, deben considerar que el mundo es complejo, y que este reconocimiento implica que para resolver los temas planetarios se requiere de muchas disciplinas, nadie debe estar ausente para enfrentar este fenómeno, pues cada opinión, cada instancia de discusión, siempre va a ser necesaria para desarrollar planes para abordar la temática medioambiental, que reflejen las realidades comunales, pero con la condición de “saber conversar” con otros planes provinciales, regionales y nacionales, de lo contrario, solamente se transformarían en meros discursos decorativos que comprometerían la subsistencia de las generaciones futuras.

Compartir este artículo