En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Doña Justicia viene con un elegante retraso. Por Camilo Carrasco. Ilustración Giannina Gagliardi

Giannina Gagliardi, 11 de Septiembre, Nunca Más" Publicado el 11-09-2021 instagram: @gia.illust


En la cultura de las élites, en ritos, por ejemplo, como el matrimonio consentido, deseado, celebrado en lujo y ostentación, llegar tarde es incluso protocolar. La Novia ha de aparecer después de un período de expectativa de todo el cuerpo espectador de la ceremonia.

Documentado está que importantes ejecutivos prefieren llegar entre cinco y quince minutos tarde a sus reuniones, en función de ahorrarse conversaciones banales e ir “directo al negocio”, agregando plusvalía a su presencia con su “elegante retraso”.

Dicho lo anterior, y trayendo al hoy la leyenda de la Justicia, lejos de creerla una dama harapienta, ciega y armada, y en contraposición absoluta a lo que pudiese verse como una señora de élite, con abrigos de piel y perlas colgando, cabellera platinada y estilada, tacón Gucci, base de maquillaje Dior y aroma Chanel, la imagino morena, cubierta en tejidos de elaboración y recolección amorosa, cabellera trenzada y el rubor del frío de la cordillera. Pies humildes, piel generosa y aroma a ternura.

La justicia se me hace una dama propia de esta tierra, desterrada con la colonización y el perfume en botella de cristal. La justicia me huele a fruto de peumo y tiene la piel alrededor de los ojos arrugada de sonreír. El entrecejo también, de fruncir la frente pensando, o mirando aves a contraluz. Esta dama, a nuestra historia, aún no ha llegado de vuelta. En Chile, la Justicia no está de vacaciones, ha sido desterrada. Fue obligada a montar un helicóptero, arrastrada de la trenza, y se desmayó al ver a sus hijos caer al mar. Desde entonces, duerme tan plácidamente que su trenza se mantiene intacta.

Cuarenta y ocho años después de la interrupción del proceso democrático, las élites se regocijan en el, aparentemente, eterno sueño de la dama morena. Festinan, a su alrededor, a tal punto que algunos de sus soldados, se disfrazan de la dama morena. Se visten como ella para oficiar como ella y, en su nombre, faltar a la verdad, decir que la dama morena está animada, mientras ella no se ha levantado siquiera a beber agua dulce.

A mis veintiséis años, la herida transgeneracional ha goteado sobre nuestras narices, a cada beso, la sangre derramada por lxs compañerxs caídxs de nuestrxs amadxs; las lágrimas del terror, la tristeza, la frustración y la derrota; y el sudor por la extensa travesía en búsqueda de la dormida dama morena, acontecida mientras se procura la demolición de los muros erigidos alrededor de la obra de la dictadura cívico militar.

Las ceremonias han perdido su carácter ritual y se configuran como una coreografía repetitiva, al no estar la morena dama en el público, les danzantes iteran papeles sin el alma que tiene aquello que es arte. La represión, la tortura, la persecución se mantienen sucedáneas, inoloras, pero presentes. Sin alma, instrumentales y nada más, ni siquiera es el odio lo que las empuña ya, sino la inercia, la costumbre, la tradición maldita.

El rutinario quehacer también se compone de ilusiones de revolución, de memorias traslúcidas e insustanciales, de aspiraciones personales de habitar los paraísos individuales de la posguerra, de escupitajos cruzados en la cultura del adversariato.

La intervención fue también intrapersonal, y se duele de forma cómoda para los agresores. El verdadero ímpetu revolucionario hoy arde en los corazones de aquellxs que duelen, sienten, extrañan y añoran con todo lo que son, con cada célula, con cada punta de cada pelo, sostenido o caído ya por los años del régimen de nunca acabar.

Mientras, los personajes hacen admisible el olvido tormentoso, el silencio ruidoso, el frío en llamas de barricadas, justifican su quehacer, su que-estar, su que-decir en una abominable maquinación, insípido libreto de una obra de teatro, precaria o barroca, dependiendo de si se hace en los pasillos del congreso nacional, o en las plazas de las poblaciones.

Quedamos quienes podamos sentir mucha pena como para sonreír. Y en una plaza, no tan, liberada, nos detuvimos a reir por lxs presentes. Disculpen la subversión, queridos caballeros de la revolución, pero no hay espacio para cantar las canciones como fueron escritas, ya no más.

No queda espacio, ni tiempo, para no ser esencialmente distintes, revolucionar nuestras memorias, deshacer nuestros discursos, demoler nuestro día a día, y hacerlo noche a noche, ya que, en el diseño neoliberal de la agonizante constitución del tirano, el día a día es el trabajo y el trabajo. La noche a noche será el pensar, el soñar, el creer.

La memoria no será, ya, una fotografía impresa, una bandera en una avenida, una romería colorina. Será un renacer de la filosofía extirpada a sablazos de nuestra carne popular, la reconfiguración de la poesía dicha en las gargantas cercenadas por el corvo, la exaltación de una sexualidad libre como punta de lanza de la subversión del quehacer sin la intromisión de las ratas en nuestras corporalidades, será el juego de escondidas con el Nahuel que vuelve al bosque, envenenados sus padres y abuelos por la industria depredadora. Será el canto de las ballenas acompañando el nado libre de las infancias en las playas descontaminadas, el volantín solitario que no esquivará cableados gigantescos, la niña persiguiendo una pelota en una avenida sin el terror de la camioneta petrolera.

Ni victoria, ni derrota, no más terminologías militares. Nuestro homenaje será el amor. A vuestra existencia, a vuestra resistencia, a vuestra lucha, a vuestra mucha poesía, a vuestro ímpetu, a vuestro miedo, a vuestra valentía, a vuestro llanto, a nuestro llanto, a vuestra generosidad, a nuestra inamovilidad, a vuestro ayer y a nuestro hoy, por el mañana.

Quizá la Justicia, aquella dama morena no viene tarde, porque quién carga magia, dice el profesor Tolkien, jamás llega tarde ni temprano, siempre llega a tiempo. En Concepción, hoy 11 de Septiembre de 2021, llueve. Algunas personas creen que el cielo llora, yo elijo creer que las gotas de agua humedecen los labios de la dama morena, urgiéndole despertar, al fin.

“No es suficiente afirmar que la justicia tarda, pero llega, la justicia que no se ejerce cuando corresponde, ya es injusta”
Pierre Dubois.

Texto de Camilo Carrasco

Compartir este artículo