En kioscos: Abril 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

El agua es un derecho humano (ver documental)

https://youtu.be/rKtQrbVJSpI

La ofrenda de agua fue una acción social y artística que consistió en llevar a la Provincia de Petorca, Región de Valparaíso, 7.200 litros de agua envasada en bidones retornables de 20 litros para ser entregados a 180 familias precarizadas por la crisis hídrica-humanitaria que también afecta a gran parte del país. La acción fue articulada con la participación directa de un colectivo de ciudadanas y ciudadanos y artistas nacionales de diversas áreas de la cultura, las artes y los derechos humanos, que reunieron donaciones tanto económicas como insumos logísticos y materiales. El colectivo ha sido parte del cortometraje ‘SECOS’, liderado por la productora de cine POETASTROS. Entre los artistas que viajaron al lugar se encuentran: Aline Kuppenheim, Daniel Muñoz, Liliana García, Néstor Cantillana y Chamila Rodríguez

El cortometraje ‘SECOS’ fue una acción audiovisual ideada por el director Galut Alarcón en 2016 y que reunió a un colectivo de trabajadores del mundo cultural, además de una veintena de reconocidas actrices y actores de cine, teatro y televisión, quienes, junto a un grupo de defensores del medioambiente y representantes de sectores sociales precarizados por la sobreutilización de fuentes hídricas naturales, dieron forma a una obra audiovisual que permitió la visibilización del conflicto entre los pequeños y medianos productores y productoras de diversos sectores rurales, contra la conjura entre el Estado y el poder del empresariado transnacional (agroindustria, minería, avícolas, forestales, entre otras), las que amparan sus políticas productivas extractivistas en la Constitución de 1980 redactada y promulgada en dictadura.

En 2017 ‘SECOS’ fue estrenada en el Festival Internacional de Cine de Valdivia. Recorrió el territorio nacional en un sinnúmero de funciones presenciales a lo largo del año, generando conversatorios y debates en diferentes esferas de la sociedad, conectando organizaciones territoriales, comunidades, académicos, estudiantes que viven y observan la realidad común de la crisis hídrica. Durante el 2018 fue liberado online, alcanzando millones de visualizaciones. Ha sido una herramienta que sirvió de presentación del conflicto en el Congreso Nacional, junto con la exhibición de diversas muestras de cine relacionadas con luchas y conflictos ambientales, alcanzando importantes reconocimientos internacionales.

En los últimos años el conflicto hídrico-social se agravó con la multiplicación de plantaciones de monocultivo agrícola y forestal, la ampliación de faenas mineras que intervinieron reservas de glaciares y los bajos índices de precipitaciones. Durante el 2020 las condiciones de la pandemia hicieron que la vulnerabilidad y exposición de las comunidades a espurias normas sanitarias no garantizaran la provisión de agua para el consumo y la higiene, profundizando así la inhumanidad, pues el Estado no ha sido capaz de garantizar un mínimo de agua por persona. Por el contrario, no ha reconocido que hoy las comunidades se encuentran diezmadas con menos de 50 litros diarios por persona. Paradójicamente, en la misma Constitución de 1980 se indica que en estado de catástrofe, es obligación de las autoridades expropiar los recursos hídricos que se mantienen acaparados y sobreotorgados a privados, para que una parte de ellos sean brindados a las comunidades empobrecidas, garantizando así la habitabilidad como también la pervivencia de las economías locales. El artículo 27 del Código de Aguas establece lo siguiente:

“Cuando sea necesario disponer la expropiación de derechos de aprovechamiento para satisfacer menesteres domésticos de una población por no existir otros medios para obtener el agua, deberá dejarse al expropiado la necesaria para iguales fines”.

En el marco de este conflicto hídrico, el día 13 de febrero de 2021, la unidad de Agua Potable Rural (APR) de la localidad de San José en la comuna de Cabildo, provincia de Petorca, amaneció con una amenaza rayada en sus muros exteriores. La amenaza de muerte señalaba directamente a la presidenta de la APR del lugar, Verónica Vilches. Ella fue una de la personas que prestó testimonio en el cortometraje ‘SECOS’ y es un pilar fundamental de la construcción dramática de la obra, por lo que el colectivo de artistas que participaron se movilizaron junto a la co-directora del film, Chamila Rodríguez, con el objetivo de reunir voluntades del mundo civil para lograr armar una ofrenda consistente en 7.200 litros de agua para la comunidad de San José. Dicho aporte fue donado por la familia dueña de Diamantal, una pequeña planta de agua natural ubicada en Paine. La ofrenda fue transportada en dos camiones y entregada a 180 familias del lugar por una agrupación de trabajadores del arte y los derechos humanos, entre los que se encontraban, entre otros, Aline Kuppenheim, Daniel Muñoz, Liliana García, Néstor Cantillana y Chamila Rodríguez.

Además de proveer de bidones con agua de calidad a la comunidad, lo que se busca con la acción es sanar la irrupción de la violencia y amenaza contra la vida de Verónica, reconociendo lo que esta mujer simboliza: una valiente defensora de la naturaleza y continua luchadora del derecho humano de acceso al agua, cuyo objetivo no es otro que el mejorar la calidad de vida de las comunidades precarizadas por el modelo extractivista, exigiendo que se cumplan las normativas constitucionales. En la donación, realizada en el lugar, la Comisión Chilena de Derechos Humanos se hizo presente para prestar apoyo a Verónica Vilches, monitoreándola como víctima de violencia ambiental hídrica e iniciando acciones legales en contra quienes resulten responsables de estas cobardes acciones de amedrentamiento. El colectivo ha producido un microdocumental dirigido por Chamila Rodríguez, titulado: EL AGUA ES UN DERECHO HUMANO, que informa de la situación y será puesto en circulación dentro de Chile y el extranjero.

En Petorca no hay condiciones básicas para la vida. Diariamente las familias solo cuentan con una dotación de agua de entre 15 a 50 litros a través de camiones aljibes. Esto no cubre las necesidades básicas del hogar, ni escuelas u otros centros comunitarios que tan solo tienen acceso a una o dos horas de agua. La Provincia de Petorca cuenta con 76.894 habitantes, el 34% niñas, niños y adultos mayores, quienes forman parte del mayor grupo de riesgo sanitario, sin considerar a las personas con enfermedades crónicas o inmunosupresoras. La gran mayoría de la población rural y suburbana deben utilizar agua de dudosa calidad debido a la crisis de gestión hídrica que existe en Chile.

La normativa indica que en situaciones de escasez no se requiere la autorización ni la fiscalización sanitaria de los camiones aljibe, por lo que es imposible verificar y medir los componentes químicos del contenido que transportan. De esta manera y sumado al contexto de pandemia, el transporte de agua por estos medios no garantiza el cumplimiento de los requisitos del Ministerio de Salud.

La Provincia de Petorca lleva 11 años viviendo bajo la denominación de “zona de catástrofe hídrica”. A esto se suma la gran cantidad de dinero invertido por el Estado de Chile solo en dotación de agua entre los años 2012 y 2016 que, de acuerdo con una investigación de Ciper, fue de $92.116.236.206. Chile, en abril del año 2020, decreta a 138 comunas como “zona de catástrofe hídrica”. Esta Provincia es un reflejo vivo del abandono del Estado, enfrentando una situación de prolongada violación del derecho de acceso al agua y al saneamiento. El impacto de desabastecimiento ha provocado el empobrecimiento de las comunidades, especialmente rurales, dejando en agonía a la agricultura familiar, a las y los crianceros. Por otra parte, el mercado del agua y los camiones aljibe se alza como un pujante negocio amparado por el Estado que lucra con la dignidad de quienes viven privados del agua.

Testimonio de artistas participantes de La ofrenda de agua

Chamila Rodríguez, actriz y directora, y fundadora de POETASTROS: “Verónica Vilches, es dignidad y consecuencia pura. Mujer campesina, defensora del agua, la tierra y el medio ambiente, presidenta del Agua Potable Rural en San José de Cabildo en la Provincia de Petorca, epicentro del robo del agua en Chile. Es urgente que el agua sea un derecho humano en la Nueva Constitución de Chile. El agua debe ser recuperada para todas las comunidades y territorios. Es una vergüenza internacional que Chile sea el único país en el mundo que tiene sus aguas, sus fuentes y gestión privatizadas desde la Constitución de Pinochet”.

Galut Alarcón, cineasta, director de SECOS, y fundador de POETASTROS: “Tengo 48 años y durante muchas décadas he percibido que mi generación ha sido muy obediente con este sistema heredado de la Dictadura, hemos sido como los perros esperando que nuestros amos nos tiren un hueso para esconder, así nuestros valores y discursos se movilizan según la oportunidad de lograr la mayor conquista que creemos es el reflejo de nuestro éxito: el dinero, la casa grande, el auto último modelo. Al realizar SECOS conocí otro Chile, invisible hasta ese momento, conformado por luchadoras y defensoras valientes, que sin miramientos, sin pelos en la lengua, ven piedras sin valor en esos huesos que lanzan esos años del agua que tienen comprado todo y a todos; ellas saben que detrás de ese dinero, y ese enriquecimiento material, está el agua robada, están los ríos interceptados desde su naciente en la cordillera, las lagunas envenenadas, que afectan directamente la calidad de vida de sus comunidades intervenidas por la extracción industrial. Para mi ellas son un pilar de dignidad nacional, por lo que tomo como un mandato la voluntad de poner a su disposición mi talento artístico; asumo el arte y el cine en una acción política de resistencia. Una comunidad cruzada por un río seco es la imagen de un país abandonado a sí mismo. Ni Verónica Vilches y ninguna defensora socioambiental, debe ver amenazada su integridad por proteger sus comunidades y territorios: no están solas, no estamos solos”.

Aline Kuppenheim, actriz y Directora de la Comisión Chilena de DDHH: “Todo asentamiento humano se organiza en torno al agua desde el principio de los tiempos. Cuando en las ciudades ocasionalmente se nos restringe, vemos cómo nuestro sistema doméstico se altera por completo e indignados elevamos nuestros reclamos. En Cabildo es una situación permanente que no se limita a no poder ducharse, tirar la cadena, cocinar o lavar los platos. En Petorca ya no hay río, no hay para tomarse un remedio, no crece nada más que la espera, los animales se han ido, ya no hay actividad posible. Se seca la fuente de saberes, de recuerdos de piqueros en torno a un asado, de oficios perdidos, de trabajo, de sustento. En cambio, fluye libre la violencia, las amenazas de muerte, el saboteo y el agua a los monumentales estanques y frondosos jardines de los terratenientes ahí, cruzando la calle, frente a las narices de Cabildo porque en Petorca sí hay agua para las paltas de exportación, no para sus habitantes. No se puede llamar a eso “economía”. Negar el derecho humano al agua no es simple codicia, es criminal, es inhumano. Cuesta imaginarlo, por aberrante, por inaceptable, pero es nuestro deber hacerlo, comunicarlo, visibilizarlo y hacer de la tragedia de Cabildo, la causa de todo chileno y chilena plasmado en un derecho constitucional”.

Daniel Muñoz, actor y músico: “Vero Vilches. Para ella las palabras “democracia“ y “dictadura” empiezan y terminan con la misma letra. Una moneda con dos caras, pero siempre la misma moneda. Pesa igual del lado que sea. En Cabildo, dictadura y democracia se fusionaron con un solo objetivo, secar todo y a todos aquellos que se pongan por delante. Vero está dispuesta a dar la vida para que eso no ocurra, para que los animales vuelvan a pastar en los cerros, para que los niños vean correr las aguas del río que les pertenece, para que sus cultivos crezcan en paz, para que la palabra “dignidad“ y “justicia“ se fusionen en una nueva moneda que le dé un verdadero valor a este país. Son un grupo muy pequeño, que lucha contra grandes y poderosos empresarios. Pero lo que la pandemia ha demostrado es que un gran cambio puede venir de algo muy pequeño. Estar con Vero y sentir el inmenso amor por sus convicciones, me contagió... y no soy el único”.

Liliana García, actriz y Directora de la Comisión Chilena de DDHH: “Es impactante la línea divisoria entre la vida y la muerte de la tierra, y por tanto de las personas, que existe en la Provincia de Petorca. En San José de Cabildo se puede ver con claridad: hacia un lado el verdor de los campos regados para que crezcan paltos y frutos; del otro lado, en cambio, el pueblo que vive en la sequedad de un tierra yerma. Fue conmovedor escuchar los testimonios de estas mujeres que luchan por el acceso al agua, la tierra y la protección del medio ambiente. Que a pesar de vivir amedrentadas y bajo amenazas de muerte continúan valientemente con su lucha, defendiendo el derecho humano al libre acceso al agua. Agradezco haber conocido in situ esta realidad y considero urgente que autoridades de Gobierno proporcionen medidas de protección sobre la persona de Verónica Vilches y se inicie una investigación profunda para dar con los responsables de estas amenazas y hostigamientos”.

Néstor Cantillana, actor y director teatral “Conocer a Verónica fue una experiencia única. La fuerza y determinación de esta mujer es un ejemplo para todos nosotros. Escucharla defender con tanta pasión los derechos del agua para su amado Cabildo es realmente sobrecogedor. Todo mi apoyo y admiración para esta luchadora inagotable. El Estado de Chile debe garantizar su seguridad y detener a los culpables de los hostigamientos y amenazas que ha recibido una chilena que simplemente lucha por lo que es justo. La violencia del saqueo del agua por parte de los poderosos debe detenerse. No más zonas de sacrificio. No se puede priorizar la empresa privada y el negocio de las paltas por sobre la dignidad de un pueblo”.

Verónica Vilches defensora del agua, la tierra y el medio ambiente, presidenta de la APR Agua Potable Rural de San José de Cabildo en la Provincia de Petorca “Podrán rayar las paredes, todas las paredes, pero lo que no podrán rayar es mi dignidad”.

Especial agradecimiento a Rocío Toscano y a las personas y familias que donaron recursos.

Fotografía Andrés Cruz

Webs: www.poetastros.com / www.secos.tv

EL AGUA UN DERECHO HUMANO https://youtu.be/rKtQrbVJSpI

#ElAguaEsUnDerechoHumano

Compartir este artículo