En kioscos: Octubre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Hacia la reorganización de los cabildos populares: nuestros candidatos constituyentes. Por Alex Ibarra

Ya sabíamos que el «Pacto por la Paz» tenía la pretensión de un ilícito intento de apropiación de la bandera levantada por las causas sociales con la intención de frenar los procesos transformativos con protagonismo de un pueblo soberano. En este sentido, el plebiscito era un paño frío para apagar la llama encendida en las barricadas en cada ciudad y barrio del territorio en que la organización espontánea dejaba ver incipientes liderazgos.

Hace unos días superamos la primera traba que no puede por ningún motivo situarnos en el conformismo. La campaña del terror y de la confusión, sin argumentos sostenibles no funcionó, el pueblo que estaba yendo a las urnas en elecciones pasadas, fue y votó en consecuencia, tenía una causa de la cual se sentía parte.

Las trampas del proceso plebiscitario son varias, en estos días se van denunciando y aclarando. En la redes sociales junto a los medios de comunicación más responsables y honestos, va surgiendo un discurso de difusión que ayuda a la formación política de los ciudadanos que están atentos a ámbitos de discusión política. Los otros medios de comunicación siguen desinformando y ocultando la información relevante en favor de los poderes económicos todavía dueños de todo, pero asustados. Esta divergencia de la tarea comunicacional deja en evidencia que uno de los contenidos constitucionales urgentes es una Ley de Medios, creo que este debate ha estado pasivo y se requiere un cabildo que de una cierta organización para pensar la regulación de los medios de comunicación pública.

El debate público tiene que estar marcado por una continuidad sin pausa, en los cabildos, en las calles, en las familias, en los medios, etc. No nos podemos permitir que los Partidos Políticos nos vuelvan a engañar, con su intento de levantar candidaturas constituyentes, no se merecen esta importante función. La gran proporción de los constituyentes tienen que ser líderes que tengan una trayectoria a favor del movimiento social, pero no sólo demagógica.

Los cabildos tienen que levantar sus candidatos constituyentes que han sido parte de este proceso hacia la dignidad. Esos cabildos organizados territorialmente o temáticamente, se pueden ir asociando, sumando más grupos, para así alcanzar un número de personas que los pueda respaldar y así vencer el cerco que han puesto los Partidos Políticos. Por lo que hemos visto en estos días, el gatopardismo es la principal estrategia a la que están acudiendo. El triunfo de las candidaturas populares apartadas de los clásicos operadores es posible. La candidatura y triunfo por la alcaldía de Sharp en Valparaíso es un antecedente a considerar. Es muy importante poder elegir a alguien que conozcamos, alguien con quien hemos cruzado una palabra, una mirada, un próximo, alguien que pueda sentirnos cercanos.

Sin duda, no todos los constituyentes deben salir de las organizaciones territoriales. Los que participan en Partidos Políticos legítimamente pueden elegir sus candidatos al interior de sus organizaciones, pero no les es lícito salir a engañar la representación popular. El Partido Político que pretenda salir a apropiarse del ámbito popular, estaría actuando sin respetar el espacio de los liderazgos populares, hay que estar atentos, ya que intentarán esta ocupación engañosa.

En lo personal, también me parece que hay ciertas trayectorias que sin duda podrían ser buenos constituyentes. Hay figuras públicas e intelectuales, que sin duda podrían ser un aporte significativo al proceso, sobre aquellos que han propuesto la alternativa constituyente como vía democrática para superar la crisis política de la posdictadura, creo que personas como el historiador Sergio Grez, el rector Álvaro Ramis, por nombrar algunos, son referentes legitimados.

Aquí las razones para seguir participando en las organizaciones territoriales. Ya cumplimos con el deber de ir a las urnas, ahora tenemos que asumir la responsabilidad en la construcción de aquello que supuestamente hemos ganado. Hemos vencido y no podemos permitir que las fuerzas políticas antidemocráticas, a fuerza de engaños, se nos vuelvan a consolidar como líderes. Tenemos que dar esta batalla, organizándonos para construir y también para denunciar aquellas candidaturas que ya sabemos los turbios intereses que representan.

Finalmente, organizados también estaremos atentos a las últimas jugadas que intentará este Gobierno, ya sabemos de sus pretensiones y de sus intereses. Ellos están decididos a seguir contra el pueblo, nosotros unidos nos podemos defender. Hay que seguir rechazando la maniobras que siguen intentando, todavía les queda algún tiempo de Gobierno, sabemos que lo intentarán todo, no conocen la piedad, ni la solidaridad, ni la justicia. Les ganamos en las calles, les podemos vencer con una Constitución popular auténticamente representativa y estamos llamados, no sólo por nosotros mismos sino que por responsabilidad histórica y política, a seguir ganando en las urnas colocando a los líderes que están con nosotros y no contra nosotros.

Alex Ibarra Peña.
Dr. Estudios Americanos.

Compartir este artículo