En kioscos: Abril 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

La bajeza humana. Por Carmen Román

El sábado 23 de enero pasado, a los pocos minutos de sucedidos ambos temblores y alertas de la ONEMI, comenzó a rondar en mi conciencia el concepto de Bajeza Humana, la cual según el diccionario Bajeza Humana es:

• Acción vil y despreciable, de la que normalmente deriva un perjuicio para alguien. «nunca descendía a la bajeza de insultar al adversario político» • Calidad de vil o despreciable. «bajeza moral»

Pero ¿Por qué comenzaron a rondar dichos términos?

La situación confusa, por decir lo menos, que vivimos por ese par de sismos, me trajeron a la memoria el sismo 27 F en las postrimerías del gobierno de Michelle Bachelet y la persecución maquiavélica a su gobierno que ese fenómeno natural dio origen.

Piñera pronto iniciaría su primer gobierno, y vimos cómo se orquestó muy publicitadamente dos intencionalidades muy diferentes. Por un lado, aquella que pretendía despertar sentimientos de orgullo por el comportamiento de las/los chilenas/os, quienes dando una muestra de resiliencia increíble agitaban la bandera nacional dando inicios a la reconstrucción de Chile y por otro lado, la intencionalidad de acusar a la ex presidenta, de su mal actuar durante el siniestro, logrando ensañarse en la ex directora de la institución, Sra. Carmen Fernández.

La lectura periodística de ese tiempo siempre trataba de dejar la sensación de la negligencia, de la incompetencia, de la irresponsabilidad del actuar de las autoridades que habían vivido el 27 F. Allí estuvieron los políticos de la derecha pidiendo las penas del infierno a dichas autoridades. Los dos sismos y los sucesivos errores a lo largo del país de ese sábado develaron las increíbles contradicciones e intencionalidades de sectores políticos muy concretos.

Con anterioridad, en el mismo gobierno de la presidenta Bachelet habíamos visto como dichos políticos hicieron un uso perverso, calificando cualquier iniciativa como ESTÁ TODO MALO o cualquier sinónimo que apuntara con la misma perversidad. Así iniciativas como lo constitucional, el pilar básico de las pensiones, entre otras muchas iniciativas, fueron sucesivamente denostadas por dichos representantes. Curiosamente eran mediadas necesarias como lo demostraron las peticiones que surgieron en el movimiento del 18 de octubre de 2019.

Y comenzó a aflorar con toda la fuerza la permanente contradicción moral impresionante de un determinado grupo de políticos.

Y seguí recordando esa noche que el desprestigio de la política había comenzado con este tipo de argumentaciones sin ningún fundamento cuando se escuchaba a Pinochet aludir frecuentemente a “estos señores políticos” con su voz aflautada, comentado supuestas acciones de los partidarios de régimen del presidente Allende. Con el poder que ejerció como político, trató de acusar de todo, llegando al asesinato y tortura para encontrar evidencia a sus dichos.

Allí se inició este periodo nefasto del neoliberalismo que existe en nuestro país, donde la mentira, la ignorancia, la descalificación son las armas que permiten mantener una realidad que nos asfixia y esclaviza. Esta es una historia conocida hoy por todas y todos.

El 27 F irrumpió en mis recuerdos, desgraciadamente el número de víctimas fatales llegó a un total de 525 fallecidos, ese sismo, el de ayer, afortunadamente solo nos dejó un gran susto, siendo su origen evidentemente muy diverso en el país, pero lo que sí dejó al descubierto, es que quienes instalaron la bajeza política calificando las acciones del oponente desde sus juicios maquiavélicamente construidos, ayer cometieron todo tipo de torpezas. Hasta la fecha hay un silencio increíble acompañado de un desvío de la atención pública hacia una empresa privada que sería la responsable de invadir la conciencia ciudadana con una alerta que se ha demostrado absolutamente absurda.

Todo ello, me hace sospechar, dado al manejo impresionante de los medios de comunicación, que trataran de acallar o hacer olvidar la incapacidad de los responsables directos de este gobierno, que no solo quedó de manifiesto el sábado 23 de enero del 2021, sino que permanentemente estamos sometidos a esa dictadura informativa que pretende mostrarnos otras situaciones muy distintas a la que las chilenas y los chilenos vivimos, sufrimos y somos testigos.

Carmen Román
Académica
Vicepresidenta del Colegio de Trabajadoras y Trabajadores Sociales de Chile

Compartir este artículo