En kioscos: Abril 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

La comunidad como sentido; aproximación a una experiencia empírica en la comuna de Loncoche. Por Marco Silva Cornejo

Una de las evidencias más claras que ha dejado la crónica política nacional entre estallido social y confinamiento por COVID 19, es la profunda desigualdad y desintegración sobre la que se construye el espacio social en nuestro país. La matriz económica que propicia el individualismo y la desigualdad parecen ser la columna vertebral que se ha fisurado de menara irreversible, interpelando a la clase política y las alternativas que buscan gobernabilidad a buscar nuevas formas de acción política poniendo a la comunidad como sentido.

La reconstrucción de tejidos sociales orgánicos y empoderados, sostenidos en procesos de participación ciudadana vinculante, deben pasar de los ejercicios teorizantes a acciones políticas y prácticas constituyentes que le den soporte y coherencia a nuevas formas de gobernar en el plano nacional. En este sentido llama profundamente la atención el proceso impulsado desde la Araucanía, particularmente desde la comuna de Loncoche; lugar donde la acción política liderada por Alexis Pineda Ruiz y su equipo, han sostenido un trabajo territorial por más de dos años de manera permanente, apostando a reconstruir fuerza social y política desde la reactivación del tejido social y disponiendo su práctica cotidiana en la reconstrucción de organización territorial, todo ello fundido en la elaboración de un programa de gobierno participativo que busca modelar señales de gobernanza y articulado bajo el lema de; Otro Loncoche es Posible.

Entender la reconstrucción del espacio social como un eje prioritario del proceso de gobernanza, implica que la sectorización y focalización de las políticas locales, debe estar definida en su fase de diseño, selección e implementación teñida por procesos de participación donde la comunidad juega un rol estratégico y deliberante, redistribuyendo de esta manera los espacios de poder y promoviendo desde la acción institucional el empoderamiento de la comunidad en las diversas áreas del quehacer comunal; economía, salud, educación, cultura, pueblos originarios, mundo campesino.

Loncoche tiene la posibilidad concreta de representar de manera empírica un salto cualitativo en las formas de hacer y ejercer el proceso de gobernanza en nuestra región y en nuestro país. Avanzando de esta manera en la articulación de una nueva forma de entender la acción política y su rol con la ciudadanía y la comunidad. Es por esta razón que invitamos a todos y todas, los que se han sentido representados por los procesos vinculados al 18 de octubre y a todos los que soñaron con la posibilidad de una nueva constitución en el plebiscito de octubre recién pasado a redoblar esfuerzos para avanzar a paso firma hacia ese Otro Loncoche que es Posible.

Marco Silva Cornejo
Mg. Ciencias Sociales Aplicadas UFRO

Compartir este artículo