En kioscos: Julio 2024
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Litio, no sólo baterías, una estrategia para crear futuro. Por Leopoldo Soto Norambuena

El litio como recurso energético no sólo se necesita y es útil para las baterías de celulares, autos o grandes baterías para almacenamiento de electricidad. También es útil para: almacenamiento de energía solar en base a sales fundidas de litio; en la industria aeronáutica y espacial desarrollando materiales livianos pero resistentes, mientras más livianos menos energía se requiere para moverlos; y en la industria de generación eléctrica a partir de la energía nuclear, litio 7 para la industria actual de reactores de fisión nuclear y litio 6 para la futura industria de reactores en base a la fusión nuclear. En estas tres últimas áreas, almacenamiento de calor, materiales livianos avanzados y energía nuclear, el litio tiene un rol en el corto, mediano y largo plazo, y se requiere hacer investigación, generar conocimiento y agregar este conocimiento al litio y así aumentar su valor.

Pensar que hay que vender el litio lo antes posible porque ahora vivimos el boom de las baterías de litio es un error. Al contrario, necesitamos proyectar la industria del mineral no metálico aspirando a tener litio para rato. Para no perder su valor, debemos agregarle conocimiento y así llegar a tener un rol fundamental a nivel mundial en la industria energética del futuro. No basta sólo con tener el recurso, ya que quienes dominen la ciencia y las tecnologías para desarrollar materiales livianos avanzados, sales fundidas, y separación isotópica de litio y generación de tritio para la fusión nuclear, tendrán poder sobre el mercado de este y el próximo siglo.

La política del litio anunciada por el Presidente de la República Gabriel Boric Font que considera una empresa nacional del litio y un instituto tecnológico y de investigación público en litio y salares permite enfrentar el presente y futuro del litio para Chile tanto a corto, mediano y largo plazo.

Una empresa nacional bajo el alero de CODELCO o ENAMI con participación mayoritaria del Estado y con participación privada, asegura que el beneficio principal sea para el país y la ciudadanía, así como también permite seguir explotando el litio sin perder el boom presente del mercado. La exploración y determinación de la concentración y luego la explotación otros salares del norte de Chile mas allá del Salar de Atacama, es un rol ineludible del Estado en su calidad de dueño de los mismos.

Un instituto tecnológico público de investigación en litio y salares permitirá la investigación para mejorar los métodos de extracción por evaporación de agua y desarrollar métodos de extracción directa sin evaporación, como una prioridad para explotar el recurso en amistad con el medio ambiente y las comunidades que habitan la región. Investigará y desarrollará materiales avanzados y nanomateriales para baterías y super baterías de litio. Posibilitará desarrollar las mejores sales que contengan litio que se calienten y se fundan con la energía solar durante el día, almacenando así el calor, y liberándolo por la noche cuando se enfrían o congelan, eliminando la intermitencia asociada a la energía solar. Investigará y desarrollará materiales livianos en base a aleaciones o materiales compuestos con litio, el metal mas liviano de la naturaleza, para eficiencia energética en la industria del trasporte aéreo y espacial. Generará el conocimiento para separar los isótopos del litio, el litio 6 del litio 7. Usar el litio 7 para desarrollar aleaciones líquidas de litio y plomo para enfriar y blindar las radiaciones de reactores de fisión nuclear. Producir el combustible para los futuros reactores de fusión nuclear, tritio a partir del litio 6, reactores que producirán energía limpia para la segunda mitad de este siglo y los siguientes. Complementariamente, dado el impacto global que tendrá el litio, las ciencias sociales y los estudios internacionales deberán estar considerados en este instituto.

Todo este conocimiento que se generará en Chile, y que nadie nos regalará o revelará, junto con el impacto económico que tendrá nos dará además capacidad de negociación internacional y geopolítica para mejorar la relación con nuestros países vecinos, Argentina, Bolivia y Perú, así como también relacionarnos soberanamente frente a las grandes potencias. En consecuencia, el instituto tecnológico y de investigación público en litio y salares necesariamente considerará la colaboración con universidades, con otros institutos tecnológicos y de investigación públicos, con el sector productivo público y privado y con las fuerzas armadas.

Necesitamos y tenemos litio para rato. La política nacional del litio presentada por el Presidente Gabriel Boric es el marco que nos permitirá transformar el litio en bienestar y felicidad para toda la ciudadanía, en amistad con la naturaleza y las comunidades locales. De todos nosotros y nosotras depende que así sea, la política nacional del litio es sólo el marco. Cada uno desde su rol, ya sea como ciudadanos defendiendo nuestros recursos y vigilando el desempeño de la empresa nacional del litio y del instituto de investigación en litio y salares, y aquellos que tenemos la formación profesional para generar conocimiento y tecnología, poniéndonos a disposición de esta gran oportunidad y desafío nacional.

___

Leopoldo Soto Norambuena. Doctor en Ciencias Exactas con Mención en Física de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Trabaja como investigador en la Comisión Chilena de Energía Nuclear en física de plasmas y fusión nuclear. Sobre 120 artículos publicados en revistas internacionales. Recibió el Premio Cátedra Presidencial en Ciencias en 1999. Galardonado como “Fellow of the Instute of Physics of United Kingdom” en 2007. Actualmente es secretario de la Sociedad Chilena de Física.

Compartir este artículo