En kioscos: Diciembre 2019
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Los palmoteos y likes sobran, falta más apoyo para los deportistas paralímpicos. Por José Lizana

Se acabaron los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019, donde la delegación chilena sencillamente descolló con la octava posición, gracias a los once oros y treinta y cuatro medallas conseguidas en total. Basta recordar que en Toronto 2015 se obtuvieron cuatro oros y doce medallas, alcanzando el noveno lugar. Es decir, en la cita peruana casi se triplicó el total de preseas respecto a cuatro años atrás.

Los agoreros de siempre dirán que solamente se avanzó una posición, pero el salto cualitativo y cuantitativo es tremendo de cara a los Parapanamericanos de Santiago 2023. Incluso a nivel regional se superó a Venezuela, un país que hace rato viene escalando posiciones en el medallero de las competencias convencionales y paralímpicas. Mientras a Cuba, otra nación volcada al deporte, se le pisó los talones quedando a tan sólo dos medallas doradas, a diferencia de Toronto, donde se acabó a quince preseas de oro de distancia. En tanto, la diferencia con Canadá se estrechó mayormente en esta competencia, quedando a seis medallas de oro, en comparación a las cuarenta y seis de Toronto.

Siempre he dicho que en Chile ser deportista es una condena más que una profesión y creo que para estos muchachos ha sido exactamente así, porque acá las tribunas mediáticas son escasas, la infraestructura es escuálida y los recursos son extremadamente reducidos. Acuérdese que hace muy poco estuvieron protestando en La Moneda por una asignación más digna de recursos. Por esto mismo, las fotos, las promesas y los palmetazos ya no sirven.

Pareciera que a muchos políticos ya nada les conmueve, más allá de sus propias causas e intereses. Los de acá y los de allá no saben nada de deporte, sino pregúntenle al diputado que dijo que las Marcianitas habían sido campeonas fuera de Chile en 2006.

Conozco la historia de muchos deportistas paralímpicos, porque participaron en mi programa de radio “Deportes con y sin pelotas” en 2016 y también los he entrevistado para distintos medios. Por eso, creo que este y no otro es el momento de darles un apoyo solvente para que sigan desarrollando sus carreras, porque likes y palmoteos en la espalda les sobran. Como decía Bielsa: “Quiéreme para ganar, no me quieras porque gané...”.

Compartir este artículo /