En kioscos: Junio 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Nueva Constitución para un Nuevo Chile. Por Nicolás Bravo Burgos

A días de las elecciones del este sábado 15 y domingo 16 de mayo, donde finalmente vamos a elegir quienes van a redactar la nueva Constitución Política del Estado, es importante reflexionar sobre la importancia que este hito histórico tendrá para el futuro de nuestro país en los próximos años.

Se comienza a cerrar un ciclo, y con ello, a culminar la etapa de transición a la democracia. Luego del estallido social más grande desde la salida de Pinochet del poder, se logra por fin tener la oportunidad de modificar el modelo político y económico, que heredamos de la Dictadura Militar y que posteriormente administraron los gobiernos de la Concertación (Nueva Mayoría) y la Alianza por Chile (Chile Vamos). Por medio de un organismo de deliberación política y democrática, se definirán los principios que darán forma a la nueva estructura política y económica del país; los limites existentes entre los respectivos poderes del estado; los mecanismos para mejorar la calidad de nuestra democracia y la participación social; y, sin duda, ampliar aún más las fronteras del Estado que hoy conocemos.

Pero cuando hablamos del modelo político de un país, no tan solo nos referimos a cómo se componen y organizan tradicionalmente los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, sino que también hablamos de las funciones y capacidades que tendrán los ministerios, y sus respectivos servicios públicos, y también la organización de los gobiernos regionales y locales, tanto para el diseño y ejecución de las políticas públicas como para también la generación y distribución de los recursos que el país posee en sus diferentes niveles.

Es una oportunidad histórica que reescribirá las reglas del juego, y que sentará las bases de nuestra República de Chile durante los próximos años, que permita superar el neoliberalismo y el actual Estado subsidiario, y dar paso a un nuevo Estado, garante de derechos sociales, con mayor protagonismo en el desarrollo económico, social y cultural del país. Por ello, la importancia de las elecciones de Constituyente, y de quienes serán elegidos para esta gran tarea, no tan solo por la contingencia política, sanitaria y económica, sino que por el compromiso que deberán tener para hacer frente a las problemáticas sociales del país y en el mejoramiento de la calidad de vida de la población.

Nicolás Bravo Burgos
Administrador Público
Licenciado en Ciencias Políticas y Administrativas

Compartir este artículo