En kioscos: Diciembre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Plataformas educativas, virtualidad y efectividad. Por María José Muñoz González

La mayoría de los países han optado por la continuidad del proceso educativo mediante recursos en línea, el uso de Internet ofrece una oportunidad única y la cantidad de recursos pedagógicos que se pueden transformar en conocimiento, así como las diferentes herramientas de comunicación que proveen plataformas privilegiadas para acercar la escuela y los procesos educativos a los hogares y a los estudiantes en condiciones de confinamiento. A este respecto, UNESCO (2016) divulgó y promovió el uso del Marco de Competencias y Estándares TICs desde la Dimensión Pedagógica, otorgando importancia a la reflexión pedagógica.

Otro aspecto importante es el excesivo acercamiento virtual a lugares personales que deben ser abordados de forma ética y profesional en la comunicación. En este sentido, Briones Caicedo, et. al, (2020), plantean que el asertivo comunicacional va de la mano con la responsabilidad social, y la migración a la educación virtual donde los profesores alcancen a transmitir la efectividad, de modo que se consiga la comunicación eficaz.

Ahora es cuando los docentes que no adquirieron las habilidades comunicativas online puedan adquirirlas en el entendido que las habilidades y los aprendizajes pueden ser adquiridos sin mayor resistencia por parte del profesorado. Para establecer comunicación con los estudiantes y profesores pares, deben existir horarios y plataformas educativas establecidas, independiente del medio de comunicación ejercido, en caso de optar por mensajería instantánea o llamados telefónicos estos deben ser institucionales. Olcott Jr. et.al, (2015) hablan de la carretera cibernética, lo virtual, la comunicación educativa, que no suponen falsedad, ilusión o ficción, sino una nueva forma de ser que favorece procesos de creación más allá de lo que permite la presencialidad física.

La cultura multimedia y las múltiples plataformas que los jóvenes manejan de acuerdo a De Luca (2020) son espacios sociales actuales y la reflexión que debe tener el docente sobre los desafíos pedagógicos y determinan el futuro de la educación, pero también la sobrecarga actual de la tele-formación para abordar estos problemas preexistentes de la educación y las habilidades que deben poseer los educadores.

La instrucción telemática es una realidad actual, hoy es una pandemia, mañana podría ser una guerra, un desastre climático, terremotos u diferente tipo de cataclismo, por lo que es necesario sin duda percibir este problema actual de la pandemia como una oportunidad futura de progreso educativo pese a cualquier adversidad. La implementación online debe ser sin discriminación alguna, pues muchos estudiantes que viven en zonas extremas, y tienen dificultades de desplazamiento, la educación virtual mejora esas brechas de distancia. En este sentido autores como Torres-Ortiz, et.al, (2016) sostienen que los profesores deben adquirir herramientas pedagógicas para brindar clases a distancia, independiente del problema que se presente, el profesorado debe estar preparado para el futuro.

Compartir este artículo