En kioscos: Enero 2023
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas en recta final para su aprobación

Luego de un intenso debate que se ha extendido por casi nueve años el proyecto que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas, SBAP, se votará en sala la próxima semana.

Con un amplio apoyo ciudadano, de organizaciones ambientales, académicos, parlamentarios y los guardaparques de CONAF, se realizará el próximo martes 24 de enero la votación en sala de la Cámara de Diputados del proyecto de Ley SBAP.

Tal como ha señalado la encargada de Biodiversidad de la Fundación Chile Sustentable, la Bióloga María Isabel Manzur, esta iniciativa cuya discusión se ha extendido por casi 9 años, pasó por tres comisiones de la Cámara Baja y ahora tendría que ser aprobada en sala. “Esta sesión del 24 de enero es clave para avanzar en la ley SBAP. Es la institucionalidad que Chile necesita para proteger la biodiversidad y áreas protegidas. No olvidemos que de las especies nativas en Chile 6 de cada 10 especies se encuentra bajo amenaza (en peligro crítico, en peligro o vulnerables)”, dijo.

Cabe destacar que Chile posee una biodiversidad única en el mundo, pero no hay una ley que la proteja y la legislación vigente es incompleta y dispersa. En junio de 2014, Bachelet ingresó al Senado el Proyecto de Ley que Crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas (SBAP) (Boletín 9404-12). Los objetivos más importantes son crear la institucionalidad pública y que radique en el Ministerio de Medio Ambiente. Así también, establecer regulaciones nacionales para la conservación de la biodiversidad y crear un Sistema Nacional de Áreas Protegidas públicas y privadas, terrestres, marinas y acuáticas. El actual Sistema Nacional de Áreas Protegidas del Estado (SNASPE) radicado en Conaf, sería trasladado al Servicio de Biodiversidad.

Avances y retrocesos

En este contexto, en el proceso de tramitación han existido diferencias y acuerdos en las comisiones de ambas cámaras. En el Senado fue visto por Medio Ambiente, Hacienda, Trabajo y Comisiones Unidas de Agricultura y Medio Ambiente, y pasó por una Consulta Indígena. En la Cámara, “fue mejorado de forma significativa en la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara, pero experimentó serios retrocesos en la Comisión de Agricultura en el principio de no regresión (Art.2c), sitios prioritarios (Arts. 29 y 8 transitorio) y concesiones en áreas protegidas (Arts. 92 y 93) que limitan gravemente la efectividad del SBAP de proteger la biodiversidad nacional”, explica la bióloga que ha seguido de cerca toda su tramitación.

Precisa que en la versión de Medio Ambiente el principio de no regresión “impide volver atrás en la protección de toda la biodiversidad del país, dentro y fuera de las áreas protegidas. La versión de la Comisión de Agricultura acotó en su momento el principio de no regresión a solo las áreas protegidas, lo cual es un grave retroceso”.

Así también, respecto de los sitios prioritarios la versión de la Comisión de Medio Ambiente “reconoce la existencia de todos los 334 sitios prioritarios anteriores a esta ley, los 68 de la Estrategia Nacional de Biodiversidad y los 266 de las Estrategias Regionales de Biodiversidad que fueron establecidos por las regiones en procesos participativos hace 20 años atrás y poseen planes vigentes de conservación. La Comisión de Agricultura dejó fuera el reconocimiento a estos sitios prioritarios y su eliminación fue otro grave retroceso”.

Otro de los puntos controversiales del proyecto de Ley es que se relaciona con las concesiones sectoriales donde la versión de Medio Ambiente “prohibió las concesiones sectoriales en áreas protegidas, cerrando la puerta para realizar actividades industriales como salmonicultura, minería, plantas hidroeléctricas en su interior, lo que fue un hito histórico. Sólo permite concesiones para turismo de baja escala, educación y científicas y concesiones sectoriales en áreas protegidas para usos sustentables, servicios básicos y conectividad para comunidades locales e indígenas. Agricultura revirtió este significativo avance y resucitó el texto del Senado, aprobando concesiones sectoriales para actividades industriales dentro de áreas protegidas, permitiendo así su destrucción”, advirtió María Isabel Manzur.

Uno de los más importantes avances fue el aumento en el presupuesto para SBAP a 75 mil millones. “Es casi el doble de lo que antes había asignado y junto con ello se va a incrementar la dotación de guardaparques. Pasa de los actuales 462 funcionarios de Conaf a más de 1000 para el trabajo directo en las áreas protegidas”.

A pocos días de la votación en Sala la investigadora es clara en expresar que “estamos en un momento clave y nuestro llamado a los parlamentarios es a aprobar la versión de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara y rechazar la versión de la Comisión de Agricultura donde se hicieron modificaciones que fueron un retroceso para la biodiversidad. El proyecto tuvo grandes avances en su paso por el Senado y la Cámara, ha sido promovido por este gobierno y los gobiernos de Bachelet y Piñera, y es clave para la conservación de la biodiversidad nacional y para la aplicación de la Ley de Cambio Climático”.

Compartir este artículo