En kioscos: Noviembre 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Wetripantu; el inicio de un nuevo periodo en el ciclo de la tierra, que renueva las energías para avanzar en comunidad desde el territorio. Por Marco Silva Cornejo

A Luis Carileo, entrañable espíritu inquieto de Loncoche

En la Araucanía resuenan trompes, pifilcas y cultrunes, al paso danzante del purrun y de las rogativas que las autoridades ancestrales van narrando en la historia de los días y de los hualles. El nuevo inicio de un ciclo de la ñuke (tierra) que se prepara para albergarnos y entregarnos las bondades milenarias de esta casa planetaria que hemos compartido junto a nuestros pueblos originarios.

Ngen-Ko espíritu del agua no deja de estremecernos en su inclaudicable vendaval de lluvias y torrentes fluviales. Desde el Meli Witran Mapu (cuatro esquinas de la tierra), las comunidades emergen para inscribir su nombre de manera persistente en nuestra incipiente biografía republicana, pues somos los chilenos, una mayoría extranjera en un territorio que no nos pertenece, Aprendemos en los cotidianos la importancia del respeto con toda forma de vida, con los que nadan, los que andan en cuatro y dos pies, los que reptan, los que vuelan, los que piensan y tienen la palabra. De los Kimche (sabedores) aprendemos el relato de la humildad profunda que entrega la sabiduría y comprendemos por que la Ñuke esta sufriendo. Desgarrada por la acción extractivista de las forestales y empresas energéticas, por el afán colonialista del progreso moderno que usurpa y que castiga, que roba y que se apropia de aquello que es patrimonio del planeta.

En Wetripantu renovamos la energía y nuestros compromisos, de seguir sosteniendo en serena alegría la reclamación de los derechos, es por eso que nos organizamos para APROBAR en septiembre. Por que anhelamos el Estado plurinacional, con pleno reconocimiento y derecho a los pueblos que nos precedieron y que siguen existiendo. Por que el agua no es un bien de consumo sino que un derecho con aroma sagrado que debe seguir fluyendo libre para todos y todas.

En Wetripantu aprendemos del mapuche y reafirmamos el carácter profundo de la comunidad como sentido y dirección final de una nueva forma de desarrollo con acento de igualdad, dignidad y respeto. Marrichiweu.

Marco Silva Cornejo
Mg Ciencias Sociales Aplicadas UFRO

Compartir este artículo