Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- El lobo
- Las enfermedades del Norte migran a África
- Europa se queda atrás en la guerra industrial

- Sumario completo abril de 2017





Sobre el autor

Olivier Cyran
Periodista.
plus...



Página de inicio >> Abril de 2017

Solidaridad versus xenofobia
Alemania y los refugiados, dos años después

por  Olivier Cyran

Por lo general, los hogares para solicitantes de asilo no suelen estar emplazados en paisajes de postal. Para llegar al de la Bornitzstrasse, en Berlín-Lichtenberg, hay que subir una larga calle que lleva de un supermercado de marcas genéricas a unos edificios abandonados, pasando por un terreno baldío ocupado por un pequeño circo. Dos camellos famélicos pacen algunos pastos barrosos. Un poco más lejos, un inmenso bowling, herencia de la era soviética, le da la espalda a barra de hormigón gris de cuatro pisos equipada con cámaras de vigilancia. Llegamos. En la entrada, tres jóvenes afganos matan el tiempo fumando un cigarrillo. “¿Vio? Angela Merkel es tan amable que nos trajo camellos para que no extrañemos”. El anglófono del grupo se llama Emir, tiene veintiocho años, una mirada risueña y el don de divertir a sus compañeros, que estallan de risa sin que tenga que traducirles. Bromear sobre su destino es uno de los pocos remedios disponibles frente a la interminable espera en la que están atrapados.

Cuando Emir llegó a Berlín, en septiembre de 2015, Alemania hacía frente a la mayor oleada de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial: hasta diez mil personas por día atravesaban las fronteras, sobre todo desde Siria, pero también desde Afganistán, Irak, Sudán, África del Norte o los Balcanes. En una Europa paralizada por el terror, la mayoría de los Estados solo imaginaban los medios para poner un freno a esos grandes viajeros dispuestos a enfrentar todos los peligros para escapar de la guerra o la miseria. La decisión de Alemania de abrirles las puertas sin condiciones sorprendió tanto a sus vecinos que se convirtió en un hito histórico. ¿Cómo podía ser? El monstruo económico que acababa de agarrotar a Grecia e imponer el reino de la austeridad esperaba a los trenes de refugiados con los brazos abiertos...

Texto completo en la edición impresa del mes de ABRIL 2017
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2017 Le Monde diplomatique.