Página de inicio

Colecciones

Publicidad

Suscripciones

LIBROS

Librería

Postgrados y postítulos

AGENDA - Encuentros

Fotos

Contáctenos

Otros sitios


Se puede imprimir

En este numero:

- Jornadas de educación previsional FEP/CENDA 2017
- Desilusión europea en Eslovaquia
- La rebelión de las “domésticas”

- Sumario completo noviembre de 2017





Sobre el autor

Jacques Testart
Biólogo, director honorario de investigación en el Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica (INSERM).
plus...



Página de inicio >> Noviembre de 2017

La irrupción de las tecnologías genéticas
Último paso hacia la selección humana

por  Jacques Testart

El término “eugenismo” fue inventado a fines del siglo XIX por Francis Galton, un antropólogo primo de Charles Darwin, para definir la “ciencia del mejoramiento de las razas”. El infanticidio, la administración de los matrimonios, la esterilización, el exterminio o el aborto pronto correrán el riesgo de aparecer como muy pobres medios para mejorar la calidad humana frente a los aportes de la genética molecular, aliada a la informática y a la biología celular.

El período reciente asistió a la irrupción de tecnologías genéticas complejas cuyos poderes, fascinantes y temibles, fueron popularizados por los medios: el Crispr-Cas9, “tijera genética”, y el gene drive, o “forzamiento genético”. Un primer ensayo chino que utilizó la tecnología Crispr en 2015 para reparar embriones humanos anormales aceleró que se autorizara la investigación en varios otros países, entre ellos el Reino Unido y los Estados Unidos. En gran medida se evoca la perspectiva eugenésica, como si esa “edición del genoma” pueda ser perfectamente controlada, una condición imperativamente previa a cualquier aplicación humana. Ahora bien, un especialista lo explica: “Las técnicas de edición acarrean daños colaterales. Otras porciones del genoma fuera de aquellas enfocadas son así modificadas sin que sea siempre comprensible el motivo o que se pueda siempre predecir su existencia. [Además], los vectores utilizados, ya se trate de bacterias, de partículas o incluso de una microinyección, son destructivos como una topadora que intentara hacer encaje en su cocina: el estrés inducido deja huellas no controladas, en forma de mutaciones y epimutaciones…”. Otros pocos críticos moderan los anuncios de una mejoría próxima del genoma humano...

Texto completo en la edición impresa del mes de NOVIEMBRE 2017
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 664 20 50
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

 
Contáctenos | Todos los derechos reservados | Todos derechos reservados © 2017 Le Monde diplomatique.