En kioscos: Julio 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

La otra cara de Polonia

Entre 2007 y 2013, las instituciones europeas acordaron 66.000 millones de euros en fondos estructurales para modernizar los márgenes orientales de Polonia. Este maná permitió que la región comenzara su transformación. Pero, separada del interior por el muro de Schengen, sigue estando rezagada del “milagro económico” polaco.

Apenas son las cuatro de la tarde y la oscuridad ya cae sobre el sotobosque de la voivodía (división administrativa) de Podlaquia. Al final del camino se encuentra la reserva natural de Bialowieza, una selva primaria donde cientos de bisontes todavía viven en libertad. No hay cowboys ni indios, pero estamos en el este de Polonia, el “Far East” de la Unión Europea (UE), lindante con Bielorrusia al norte y, al sur, con las estribaciones de los Montes Cárpatos, que abren a la planicie ucraniana. Una vez que pasamos Varsovia, las grandes aglomeraciones, salvo Białystok y Lublin, se vuelven escasas. La red ferroviaria se distiende; las autopistas dan paso a rutas nacionales cargadas de camiones que ascienden penosamente hacia Lituania, Bielorrusia o Ucrania. “Estamos físicamente aislados de Varsovia –se lamenta Andrzej Czapski, el intendente de la ciudad de Biala Podlaska–. Aquí no hay trabajo. Las grandes empresas de la región cerraron durante los años de transición”. Mientras ocurre el “milagro económico” polaco, tan halagado por los medios occidentales (3,8% de crecimiento en 2010 y 4% en 2011), las zonas rurales del Este se quedan atrás...

Artículo completo: 241 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de junio 2012
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Laurent Geslin y Sébastien Gobert

Periodistas.

Compartir este artículo