En kioscos: Julio 2022
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu

Notas de un viaje a las tierras de Kim Il-sung

Corea del Norte

Se necesitaron dos años para obtener una visa de ingreso como periodista a la República Popular Democrática de Corea del Norte. Este sésamo no significa, sin embargo, libertad de movimiento, ni siquiera elección del programa de viaje y, menos aún, conversaciones espontáneas en la calle. Salvo algunas excepciones, las autoridades deciden lo que se puede ver. Pero no pueden ocultar todo.

Bocacalles atestadas, vehículos en todos los sentidos, bocinazos furiosos... Parece París o Milán pero estamos en Pyongyang, República Popular Democrática de Corea (RPDC), en pleno mediodía. El tumulto es provocado por la Feria Internacional de la Primavera, que se desarrolla en el parque de las Tres Revoluciones (política, tecnológica y cultural, según la terminología adoptada desde el reinado de Kim Il-sung, entre 1948 y 1994). En un gran hall de exposición, cientos de empresas norcoreanas y sobre todo extranjeras venden sus productos al público: computadoras último modelo y pantallas planas de Hong Kong o de Japón, cosméticos de Suiza, café de Malasia, refrigeradores de China, motores para bombas de Nueva Zelanda, zapatos norcoreanos, sin olvidar los productos vietnamitas, rusos... Incluso la European Business Association está representada. En un país bajo embargo internacional por decisión de la Organización de Naciones Unidas, la performance no es para desdeñar.

Ese día es extremadamente difícil abrirse camino en las calles, hay mucha gente. “Es el centro comercial de todos ellos”, resume la representante de una empresa occidental. Familias enteras, mujeres solas (mucho más numerosas), jóvenes con el teléfono celular en la oreja salen con gran cantidad de paquetes; algunos descansan ante los pequeños kioscos que venden pinchos asados o (...)

Artículo completo: 296 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de septiembre 2015
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Martine Bulard

Redactora en Jefe Adjunta de Le Monde diplomatique, París.

Compartir este artículo