En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Los daños que provoca la ley de drogas »
Siguiente artículo: « Las “fiestas patrias” »
>

Desplazamientos políticos

En septiembre Estados Unidos festeja la fiesta del trabajo. Este año va a tener la particularidad de que muchos obreros o empleados -en particular blancos y varones- se van a amontonar en los mítines del candidato republicano. Donald Trump cultiva estos apoyos fustigando los tratados de libre comercio que precipitaron la desindustrialización de los ex bastiones manufactureros del país. Y con la desindustrialización, el desclasamiento, el descontento, la desesperanza del mundo obrero. “La ley y el orden” que Trump promete restablecer son también las de la América de los años 1960, en la cual, siendo blanco, no era necesario haber obtenido un diploma universitario para asegurarse un buen salario, dos coches por hogar e incluso algunos días de vacaciones.

El fin de los sindicatos
Que un millonario neoyorquino cuyo programa fiscal es todavía más regresivo que el de Ronald Reagan y cuyas prácticas (fabricación de sus productos en Bangladesh y en China, contratación de sin papeles en sus hoteles de lujo) contradicen la mayoría de sus proclamas pueda metamorfosearse en vocero del resentimiento obrero sería un reto aún mayor si el sindicalismo no hubiese sido debilitado. Y si, desde hace casi cuarenta años, los partidos progresistas occidentales no hubiesen sustituido sin parar a sus militantes y cuadros surgidos del mundo del trabajo por profesionales de la política y de las relaciones públicas, por altos funcionarios y periodistas envueltos en una burbuja de privilegios.

La izquierda y los sindicatos llevaban a cabo en otras épocas un trabajo diario de educación popular, de redes territoriales, de “adoctrinamiento” intelectual de la población obrera. Movilizaban políticamente a sus miembros, los hacían ir a las urnas cuando su destino estaba en juego, les garantizaban una protección social cuando su futuro económico estaba amenazado. Les recordaban a todos las ventajas de la solidaridad de clase, la historia de las conquistas obreras, los peligros de la división, de la xenofobia, del racismo. Ese trabajo ya no se hace, o no se hace tan bien (1). Ya vemos quién se beneficia. Al no tener relevo político, las movilizaciones sociales se ven entrampadas apenas aminoran la marcha bajo un diluvio de polémicas identitarias. Y los asesinatos del Estado Islámico precipitan ese (...)

Artículo completo: 1 164 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de septiembre 2016
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Serge Halimi

Director de Le Monde Diplomatique.

Compartir este artículo