En kioscos: Septiembre 2021
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Cuando el arte hace la pared »
>

Buenas noticias de la edición francesa de Le Monde Diplomatique

Una anomalía reconfortante

Desde hace dos años, la difusión de Le Monde diplomatique en Francia mejoró notoriamente (1); el número de suscriptores alcanzó un récord histórico; su situación financiera ya no es motivo de preocupación. Su recuperación desentona, en el panorama de la prensa y en el ambiente ideológico actual. En particular, contrasta con el deterioro editorial y económico de la mayoría de los periódicos, algunos de los cuales posponen su deceso, transformándose en suplemento digital del gigante de las telecomunicaciones al que pertenecen.

Nuestra buena salud también contrasta con la situación política e ideológica general. Política: la corriente intelectual –racional, democrática, universalista– que inspira a este periódico desde su nacimiento está provisoriamente a la defensiva, debilitada por una ausencia de estrategia a largo plazo, rivalidades internas, el incesante zumbido de los egos y las redes sociales. Ideológica: los atentados yihadistas y el miedo que éstos producen relegan a un segundo plano las luchas por la justicia social. Y alientan a pisotear lo que va quedando de libertades públicas, a aceptar un estado de excepción generalizada, a sembrar en las mentes la idea de una guerra civil.

Lejos de ser privativas de la extrema derecha y de los sitios web paranoicos, hoy en día esas intenciones tienen un espacio asegurado en la radio, en la televisión, en los principales medios de prensa. Contribuyen a las decisiones de un número creciente de representantes políticos. En junio pasado, el editorialista de Le Point equiparaba a la Confederación General del Trabajo (CGT) con Daesh. Con el mismo ánimo de comparar con inteligencia y serenidad, el ex ministro Luc Ferry acaba de opinar, en su crónica semanal de Le Figaro, que el uso del “burkini” apunta a “islamizar nuestras sociedades” y que en consecuencia, hay que “resistir a los colaboradores del islamo-izquierdismo”, a su “pacifismo muniqués”.

Movilizado, a su vez, por este inmenso caso estival, el editorialista socialista Jacques Julliard no deja de (...)

Artículo completo: 760 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de octubre 2016
en venta en quioscos y en versión digital
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiera los periódicos y libros digitales en:
www.editorialauncreemos.cl

Serge Halimi

Director de Le Monde diplomatique.

Compartir este artículo