En kioscos: Diciembre 2019
Suscripción Comprar
es | fr | en | +
Accéder au menu
Artículo precedente: « Prioridad a la educación »
Siguiente artículo: « ¿En nombre del pueblo o con el pueblo? »
>

La evolución de la dictadura del proletariado

Cuando la revolución duda

Para los historiadores conservadores, deseosos de descalificar la idea misma de revolución, el gusano estaba en la fruta: “La represión masiva no fue un accidente o una respuesta a una situación difícil, sino un componente del proyecto leninista”, afirma Dominique Colas. Sus colegas de izquierda insisten, en cambio, sobre las circunstancias que llevaron a los bolcheviques a utilizar, en la urgencia y sin un plan establecido, medios coercitivos, pensados como provisorios, con el fin de defender la Revolución contra el Ejército Blanco, las fuerzas extranjeras y las revueltas campesinas. El siniestro período estalinista que siguió tuvo poco que ver con el proyecto comunista en sí, y mucho más con la guerra civil.

Antes de que alteraran a los historiadores en la quietud de sus bibliotecas, las decisiones de Lenin fueron ampliamente discutidas en vida. Tanto dentro como fuera del partido, algunos las justificaban, considerándolas tomadas por las urgencias políticas y militares del momento; otros denunciaron, más o menos prematuramente, una deriva autoritaria. Varios momentos de la Revolución constituyeron puntos de bifurcación donde se planteó la cuestión del uso de la fuerza, la democracia, o incluso del Estado en el proceso revolucionario. Tres, en particular: la toma del poder por una insurrección armada en octubre (noviembre) de 1917, la disolución de la Asamblea Constituyente en enero de 1918, y finalmente la represión de la revuelta de los marinos de Kronstadt en 1921...

Artículo completo: 245 palabras.

Texto completo en la edición impresa del mes de octubre 2017
a la venta en quioscos
y en la librería de Le Monde Diplomatique
San Antonio 434, local 14, Santiago
Teléfono: 22 608 35 24
E-mail: edicion.chile@lemondediplomatique.cl

Adquiéralo por internet en:
www.editorialauncreemos.cl

Hélène Richard

De la redacción de Le Monde diplomatique, París.

Compartir este artículo /